Monday, May 01, 2017

Increible, J Street, la organización de la izquierda judía americana, "abraza" a un asentamiento israelí - Stephen Flatow


 J Street, el grupo de izquierda que afirma que se opone firmemente a los asentamientos israelíes ha adoptado un asentamiento israelí.

¿Qué? ¿Cómo ha podido ser?

Esta extraña historia pero cierta comenzó cuando el Parlamento israelí aprobó abrumadoramente una ley que prohibía la entrada de aquellos ciudadanos extranjeros que promovían activamente el movimiento de BDS contra Israel. La ley no impide que los ciudadanos israelíes puedan apoyar el boicot a Israel, ya que su derecho a solicitar la destrucción de su propio país permanece protegida.

La ley tampoco bloquea la entrada de extranjeros que se manifiestan de acuerdo con el BDS. Su derecho a creer lo que quieren creer - y todavía entrar en Israel - se mantiene intacto. La nueva legislación únicamente prohíbe la entrada de aquellas personas que buscan activamente socavar a Israel.

Por alguna razón, eso era demasiado para J Street, que se anuncia “pro-Israel” aunque no deja de criticar a Israel y de comprender a sus enemigos. Por alguna razón, J Street - que también afirma que no es compatible con el BDS - quiere que Israel abra sus puertas a los organizadores y activistas del BDS.

A pesar de que la Liga Antidifamación ha definido al movimiento BDS como antisemita, J Street quiere que los activistas del BDS tengan un acceso sin restricciones a Israel. Afortunadamente, los legisladores de Israel tienen más sentido común que los activistas radicales chic de Whashington, Scarsdale y Potomac. La mayoría de los miembros de la Knesset del partido de izquierda Unión Sionista se unieron a los diputados de la derecha en su apoyo al proyecto de ley anti-BDS.

La semana pasada, la división de J Street en los campus, J Street U(niversity), movilizó a 575 estudiantes judíos para escribir una carta a Birthright Israel, exigiendo que se negaran a cooperar con la nueva ley israelí. Las cartas solicitaban a Birthright que se abstuviera de cualquier selección de candidatos para sus viajes a Israel para determinar si eran activistas del BDS. O para decirlo de otra manera, J Street quiere que los promotores y activistas del BDS puedan explotar su derecho de nacimiento y tengan acceso a Israel bajo su manto, para que así puedan ser rechazados por las autoridades fronterizas israelíes.

Entonces, esto se pone realmente interesante.

Los 575 firmantes se describen a sí mismos como habiendo formado parte de otros viajes por derecho de nacimiento, o que lo estaban planeando para un futuro próximo. Y en la carta se menciona lo que denomina la política de Birthright de no viajar a “Cisjordania”, y por lo tanto se supone que reconocen “una distinción” entre el Israel pre-1967 y los asentamientos judíos de más allá las fronteras de 1967. Pero cuando la Agencia Telegráfica Judía informó sobre la carta de la 575, en su informe añadió una foto de los participantes de Birthright (tal vez incluyendo algunos de los 575 firmantes) posando y sonriendo frente al ”asentamiento judío" más conocido situado más allá de las líneas de 1967.

¡Huy!

Así es, en la foto vemos a unos sonrientes jóvenes judíos americanos visitando un sitio situado más allá de las fronteras de 1967, por lo tanto y según J Street un “asentamiento en territorio ocupado”. Pero este asentamiento está en el itinerario de cada viaje de Birthright. Cada estudiante de J Street U que ha viajado con Birthright debe haberlo visitado. Se llama el Muro Occidental.

Y es que la Autoridad Palestina, muy considerada y escuchada por J Street, considera al Muro Occidental como un “territorio árabe ocupado”. Lo mismo sucede con todos los países árabes, y una buena parte de otros países, como los europeos, según sus votaciones en la Unesco. A sus ojos, el Muro Occidental y el barrio judío que lo rodean son ambos “asentamientos ilegales”.

Es una apuesta segura afirmar que muchos viajes del Birthright visitan otras partes de Jerusalén que los árabes consideran asimismo como “asentamientos”: French Hill, Ramot, Gilo, Talpiot Mizrach y más.

Con esto no quiero decir que los jóvenes de J Street U que visitan estos "asentamientos israelíes" sean unos hipócritas. Tal vez algunos lo sean. O tal vez sólo sean ingenuos y un poco tontos. Tal vez están tan mal informados que no se dan cuenta que cuando visitan el Muro Occidental y muchas otras partes de Jerusalén, están visitando “asentamientos”.

Lo que quiero decir es que ellos - y toda la izquierda judía - están engañándose a sí mismos si creen que los asentamientos judíos que se encuentran en las colinas de Judea y Samaria son el obstáculo para la paz. Se están engañando a sí mismos si creen que conseguir un viaje con Birthright para luego boicotear Shiloh o Beit El o Kiryat Arba conseguirá hacer avanzar la causa de la paz. No lo hará. Porque si se diera la situación de que Israel abandonara Shiloh o Beit El, eso no traería la paz. Los árabes consideran el Muro Occidental y el barrio judío como “asentamientos”. Y si alguna vez toman el control de esos lugares, a continuación Haifa y Tel Aviv serán los próximos "asentamientos" que habría que liberar.

Y quien sabe, quizás entonces también en J Street les apoyarían.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home