Saturday, May 13, 2017

Israel sigue en guerra - Efraim Inbar - Besa Center



Después de varias derrotas militares, el estado árabe más grande y poderoso, Egipto, firmó un histórico tratado de paz con Israel en 1979. La deserción de Egipto de la alianza árabe anti-israelí neutralizó en gran medida la posibilidad de un gran ataque convencional contra Israel, mejorando en general la posición estratégica de Israel.

Sin embargo, El Cairo se abstuvo de desarrollar unas relaciones normales con el Estado judío. Se implantó una "paz fría", lo cual no solamente subraya los intereses estratégicos comunes de ambos países, sino también la reticencia de Egipto para participar en la reconciliación de los dos pueblos.

Jordania hizo lo mismo en 1994, emulando en gran medida el precedente egipcio. El tratado de paz de Jordania con Israel también refleja los intereses estratégicos comunes, pero es conocido habitualmente por los jordanos como la "paz del rey", lo que demuestra una falta de inclinación por las interacciones con los judíos al oeste del río Jordán.

La renuencia del mundo árabe a aceptar a Israel no debería ser una sorpresa. Los musulmanes parecen tener buenas razones teológicas para rechazar la existencia de un Estado judío. Por otra parte, los sistemas educativos de los países árabes han estado adoctrinando a sus jóvenes con mensajes antisemitas y en el odio hacia Israel durante décadas. Lamentablemente, la imagen negativa de los judios e Israel en las escuelas y medios de comunicación árabes apenas ha cambiado con los años.

Esta es también la razón de por qué la euforia del campo de la paz israelí en la década de 1990, impulsado por el "proceso de paz" con los palestinos, era injustificada. De hecho, el proceso de paz fue un fracaso. Sin embargo, ese proceso de paz sí proporcionó al movimiento nacional palestino un punto de apoyo en Cisjordania y Gaza. Hoy en día, cuando una gran parte del mundo árabe está ocupado con sus propias y profundas crisis socio-políticas y la otra parte teme a la amenaza iraní, son el movimiento nacional palestino y los islamistas quienes llevan a cabo la lucha contra los sionistas.

Los palestinos están a la vanguardia de la guerra contra Israel, a pesar de no tener tanques o aviones. Utilizan el terrorismo, y pagan las nóminas de los terroristas capturados por Israel, así como mantienen a sus familias. En suma, lanzan misiles contra la población civil de Israel desde Gaza y aplauden los ataques asesinos contra los judíos, y cuando los terroristas mueren en acción se les sube al pedestal del martirio. La única razón de que su potencia de fuego sea limitada procede de los esfuerzos israelíes por cortar el suministro de armas.

El movimiento nacional palestino niega los vínculos históricos de los judíos con la Tierra de Israel, y en particular con Jerusalén. La Autoridad Palestina ha exigido una disculpa del Reino Unido por la Declaración Balfour de 1917, la cual reconocía la relación y el enlace judío con Israel. Hay un sinfín de ejemplos en las escuelas y en los medios de comunicación palestinos que demuestran que los palestinos no están dispuestos a hacer la paz.

Por otra parte, la Autoridad Palestina no puede mantener una "paz fría" con Israel, tal como hacen Egipto y Jordania hacen. Tanto Egipto como Jordania han tomado muy en serio su compromiso con la prevención del terrorismo, pero en Cisjordania, la Autotidad Palestina - establecida con la premisa de que iba a luchar contra el terrorismo a cambio de territorio - se niega a cumplir con su parte del trato. No solamente fomenta el terrorismo, sino que proporciona subsidios a los terroristas encarcelados y los eleva a la categoría de "mártires". Mientras tanto, en Gaza, el partido de gobierno, Hamas, se niega formalmente a renunciar a la lucha armada contra Israel.

El proceso de Oslo, en la década de 1990, fue un intento por parte de Israel de impulsar al movimiento nacional palestino hacia una postura estatalista que finalmente desembocara en una postura racional semejante a las de Egipto y de Jordania, posibilitando una "paz fría" con Israel. Pero las dimensiones religiosas y étnicas del conflicto con Israel han superado los subdesarrollados instintos palestinos estatalistas. Los impulsos étnico-religiosos de los palestinos nutren su continuación de los conflictos violentos.

Hasta el momento, ningún líder palestino que hubiera adoptado o priorizado como prioridad la construcción de un estado sobre otras aspiraciones palestinas ha contado con el apoyo popular. Salam Fayyad, que fue admirado en Occidente por sus intentos de reformar la inflada burocracia de la Autoridad Palestina, pareció inclinarse en esta dirección. Pero su nivel de apoyo entre el público palestino nunca superó el 10%.

La sociedad palestina se ha vuelto cada vez más religiosa y radical, al igual que otras sociedades árabes. Esta tendencia beneficia a Hamas, que se está volviendo más popular. El creciente poder de Hamas alimenta aún más la hostilidad hacia Israel. El ideal de una unidad palestina busca satisfacer la búsqueda de venganza y finalmente la destrucción de Israel - lo que constituye una justicia histórica a ojos de los palestinos -, prevaleciendo sobre cualquier otra consideración.

Una renovación de unas negociaciones que conduzcan a más retiradas israelíes resulta muy poco probable que desemboque en un acuerdo duradero y satisfactorio a corto plazo. Israel tendrá que mantener un poderoso ejército durante muchas más décadas para hacer frente a los retos planteados por los palestinos. Por otra parte, los cambios dentro de los estados vecinos pueden agilizarse aún más, provocando escenarios inesperados, como un retorno de los Hermanos Musulmanes a la cabeza en Egipto o la caída de la dinastía hachemita, lo que podría dar lugar a un resurgimiento de una gran amenaza convencional. Tengan en cuenta que el espectro nuclear iraní todavía se cierne sobre el Oriente Medio.

Israel debe permanecer alerta y seguir preparándose para una variedad de escenarios bélicos. El deseo comprensible de una paz no debe empañar la desafortunada probabilidad de que Israel vivirá por su espada durante muchos años por venir.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home