Saturday, June 03, 2017

Encuesta: La gran mayoría de los israelíes prefieren la soberanía sobre Jerusalén que el acuerdo de paz - Dror Eydar







Aunque a menudo se informa que la mayoría de los israelíes están a favor de la solución de dos estados para el conflicto palestino-israelí, una vez que se añade Jerusalén a la ecuación, un cuadro completamente diferente emerge. Una encuesta realizada esta semana encontró que alrededor del 67% de los israelíes se opondrían a un acuerdo de paz que otorgara a los palestinos la soberanía parcial sobre la Ciudad Vieja de Jerusalén, con el 33% que dijo que la apoyarían.

La oposición a un acuerdo de paz se elevó al 84% si se concede a los palestinos la plena soberanía sobre la Ciudad Vieja.

El sondeo, encargado por Israel Hayom y llevado a cabo por el instituto de investigación Maagar Mochot, se llevó a cabo después de una encuesta del Canal 2 Noticias que afirmó la semana pasada que el 47% de los israelíes apoyaría un acuerdo de paz basado en las fronteras de 1967, con intercambios de tierra que preserven los grandes bloques de asentamientos.

A raíz de esta encuesta algunos dentro de la izquierda sostuvieron que el gobierno estaba fuera de sintonía con el electorado. Pero resulta que esa encuesta pierde su fuerza porque no aborda el problema más grande que podría romper las negociaciones: el destino de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El término "soberanía plena" es bastante comprendido, pero el término "soberanía parcial" significa que la Ciudad Vieja se dividiría en gran medida a lo largo de los llamados parámetros Clinton, colocando el Barrio Judío en manos israelíes, pero colocando los otros barrios o la mayor parte del área bajo control palestino. Tales planes también significan que la soberanía sobre el Muro Occidental no incluiría la soberanía sobre el Monte del Templo en su conjunto.

Los defensores de la "división" de Jerusalén asumen que los palestinos estarían de acuerdo con la idea de una soberanía parcial a lo largo de esas líneas, pero cualquiera que esté familiarizado con la retórica palestina sabe que encuentran dicha noción como inaceptable. La frase que se escucha tan menudo sobre "un estado palestino con Jerusalén oriental como su capital" no se refiere únicamente a los barrios árabes de Jerusalén, sino que  también implica - al menos en el discurso palestino - la soberanía palestina sobre la Ciudad Vieja en su conjunto. De hecho, en el discurso político palestino la soberanía sobre el Monte del Templo implica la soberanía no sólo sobre el área superior, sino también sobre el propio Muro Occidental y las otras zonas.

La oposición a un acuerdo que concediera la soberanía palestina sobre la totalidad o parte de la Ciudad Vieja probablemente aumentaría si el sondeo se realizara entre los encuestados judíos. Esto se debe en parte porque, incluso entre la izquierda israelí moderada, hay una mayoría que se opone a la concesión a los palestinos de la plena soberanía sobre la Ciudad Vieja, aún como parte de un acuerdo de paz.

Dos tercios de los que dijeron que estarían de acuerdo con la soberanía palestina en la Ciudad Vieja como parte de un acuerdo de paz, ya no apoyarían tal acuerdo si dicha soberanía se extiende al Muro Occidental. En total, el 95% del público israelí - árabe y judío - se opondría a un acuerdo de paz que tuviera el Muro Occidental y el resto de la Ciudad Vieja bajo soberanía palestina.

La encuesta, por lo tanto, pone de relieve un punto clave: Jerusalén no es solamente un símbolo, sino que también debe ser el centro de Israel. No se puede abandonarla en el último momento, a pesar de lo que algunas personas en Israel puedan sugerir.

Se les preguntó si habría una posibilidad de llegar a un acuerdo de paz con la Autoridad Palestina en un futuro próximo, el 75% dijo que no y el 25% dijo que sí. La parte más fascinante de la encuesta consiste en las opiniones de los israelíes de centro. La sabiduría convencional afirma que el centro político de Israel es una extensión de la izquierda, pero la encuesta demuestra que el centro político se ha desplazado hacia la derecha. Esto significa que los medios de comunicación, posiblemente, deberían reconsiderar su tendencia natural a agrupar el centro con la izquierda cuando se trata de llegar a diversos escenarios de una coalición gubernamental durante las elecciones y las crisis políticas.

Un desglose de los puntos de vista ideológicos de los encuestados reveló un paisaje sociopolítico actualizado. Un 7% se llamaban a sí mismos como muy de derechas, el 38% se definió como de derechas, el 34% dijo ser del centro, el 13% se situó en la izquierda y el 3% que era "muy de izquierdas". Un 5% dio otras respuestas.

A los encuestados que dijeron que se oponían a un acuerdo también se les preguntó si todavía se opondrían a un acuerdo si supieran que la paz nunca llegaría sin renunciar a la soberanía en la Ciudad Vieja. La respuesta: el 87% dijo que no iba a cambiar de opinión. En otras palabras, el 73% del público elegiría Jerusalén sobre un acuerdo. Esta inmensa mayoría se hace aún mayor cuando a los encuestados judíos se les pregunta por separado.

Sion es otro nombre para Jerusalén. No es casualidad que el sionismo se base en ese nombre, y sin la fuerza de Jerusalén tan unida al sionismo, la transformación de diáspora a la condición de Estado nunca habría tenido lugar. El sondeo parece reivindicar a aquellos que en la derecha dicen que la solución de dos estados en realidad significa renunciar a la soberanía de toda la Ciudad Vieja o parte de ella.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home