Friday, June 02, 2017

La guerra que hizo el Oriente Medio: hace medio siglo, Israel luchó contra sus vecinos árabes, pero seguimos sintiendo sus ramificaciones - Michel Oren



A la medianoche del 11 de junio de 1967, un soldado israelí ennegrecido tras la batalla, se situó en el Monte Hermón y miró a través de un irreconocible y alterado Oriente Medio.

A su alrededor, los Altos del Golán que habían sido un reducto de Siria, estaba totalmente en manos de Israel, al igual que la Cisjordania ex-jordana más al sur. En Egipto, toda la península del Sinaí había sido capturada junto con la Franja de Gaza. Otros soldados israelíes estaban nadando en el Canal de Suez y, por primera vez en miles de años, la estrella de David dominaba sobre una Jerusalén unida. Sorprendentemente, la mayoría de estas transformaciones tuvieron lugar durante solamente seis días, marcando uno de las campañas más brillantes de la historia - y controvertidas -.

Todas las guerras en la historia se convierten inevitablemente en guerras de historias. Tan pronto como las armas guardan silencio, se inicia el debate sobre si la guerra estaba justificada y sobre si su resultado fue positivo.

Los argumentos en torno a la Guerra Civil, por ejemplo, o incluso sobre la Segunda Guerra Mundial, llenan volúmenes. Pero pocas guerras en la historia han demostrado ser tan polémicas como la Guerra de los Seis Días. En los campus americanos, estudiantes y profesores todavía bloquean la cuestión del derecho de Israel a Judea y Samaria - los nombres bíblicos de Cisjordania - y defienden la demanda de los palestinos de la estatalidad palestina de esas áreas. Los políticos norteamericanos, por su parte, dedican incontables horas para resolver diplomáticamente las consecuencias de la guerra. De manera obsesiva, los medios de comunicación se centran en las realidades creadas por esos “seis días fatales”.

Y nunca los conflictos de narrativas por la Guerra de los Seis Días han sido más amargos que ahora, en su 50 aniversario. Las líneas de batalla están claramente marcadas. Por un lado están aquellos que insisten en que los árabes nunca amenazaron en serio a Israel como para provocar su expansión territorial. La guerra dio lugar a la ocupación de Cisjordania y Gaza y la construcción de asentamientos israelíes. En lugar de una victoria, la guerra transformó a Israel en un estado colonial o de apartheid.

La otra interpretación sostiene que Israel no tenía más remedio que luchar y que esta guerra defensiva proporcionó al estado fronteras seguras, alianzas vitales, tratados de paz y un renovado sentido de una meta o propósito.

Para decidir sobre esta guerra de historias, uno tiene que volver a la víspera de la Guerra de los Seis Días, al 4 de junio de 1967. ¿Cómo se veía a Israel por aquel entonces, y cómo veían a la región - y al mundo - sus líderes? ¿Cuáles fueron las circunstancias que condujeron a la lucha y cuál fue el valor, en su caso, de sus resultados?

Israel en 1967 era una nación de un 2,7 millones de personas, muchas de ellas sobrevivientes del Holocausto y refugiados de los países árabes. En su parte más estrecha, el estado tenía nueve millas de ancho, con ejércitos árabes en todas sus fronteras y a su espalda el mar.

Sus ciudades estaban al alcance de la artillería enemiga - los cañones sirios bombardeaban regularmente las aldeas de Galilea - y los terroristas de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el Fatah de Yasser Arafat se infiltraban por la noche para atacar objetivos civiles.

Jerusalén estaba dividida y a los judíos se les prohibía visitar sus lugares más sagrados, sobre todo el Muro Occidental.

Económicamente, el país estaba en crisis, y a nivel internacional estaba aislado. China, India, Rusia Soviética y sus países satélites le eran hostiles. Los Estados Unidos, aunque amables, no eran aún un aliado militar de Israel. La mayoría de sus armas vinieron de Francia que, pocos días antes de la guerra, se cambió de bando y se puso del lado de los árabes.

Los árabes, por el contrario, eran optimistas. Con los soviéticos armando generosamente a Egipto, Irak y Siria, y los EEUU a Jordania y Arabia Saudita, disfrutaban de una enorme superioridad sobre las Fuerzas de Defensa de Israel.

Bajo la dirección del carismático presidente de Egipto, Gamal Abdel Nasser, los árabes se unieron en torno a un sentido de identidad nacional - en contraposición a un sentimiento religioso -, cuyo elemento central era el rechazo de Israel. El fracaso humillante de 19 años atrás, cuando no pudieron evitar la aparición de Israel y la creación del problema de los refugiados palestinos, movilizaban a millones de árabes que clamaban por la guerra.

Aunque es casi seguro que Nasser no quería provocar un derramamiento de sangre, sin embargo vio una oportunidad para reforzar su poder. A mediados de mayo, expulsó a las fuerzas de paz de la ONU en el Sinaí y depositó nuevamente a parte de su ejército en la península. A continuación, cerró el estrecho de Tiran, cortando la ruta del Mar Rojo hacia Asia a Israel.

Estos movimientos incitaron aún más a la opinión árabe hasta el punto que los rivales sirios de Nasser firmaron un pacto de defensa mutua con él, e inclusive su archienemigo, el rey Hussein de Jordania, colocó a su ejército bajo el mando egipcio. El presidente de la OLP Ahmad Shuqayri predijo “una completa destrucción” de Israel. Radio El Cairo dio la bienvenida a “la muerte y la aniquilación de Israel”.

Aislados y rodeados, los israelíes creían que se enfrentaban a una amenaza existencial. Muchos recordaron la Guerra de Independencia de 1948 en el que las fuerzas árabes sitiaron Jerusalén y casi conquistaron Tel Aviv, matando al 1% de la población judía.

En consecuencia, el gobierno distribuyó máscaras de gas y preparó unas 10.000 tumbas, pero supuso que no sería suficiente. El ejército llama a los reservistas, paralizando la economía del país.

El pueblo de Israel está dispuesto a librar una guerra justa”, reprochó el general Ariel Sharon al dubitativo primer ministro Levi Eshkol, "la cuestión es... la existencia de Israel“. Sin embargo, angustiados, los israelíes tenían la esperanza de una ayuda del exterior.

Pero ninguno vino. El presidente estadounidense Lyndon Johnson propuso el envío de una flotilla internacional para romper el bloqueo de Tiran, pero ningún país ofreció barcos e incluso el Congreso se opuso a la idea. A través de los canales subterráneos, los líderes israelíes instaron en secreto a los gobernantes árabes a no comenzar una guerra que nadie quería. Sus apelaciones no fueron respondidas.

Así se tomó la decisión de atacar de manera preventiva. Incluso entonces, las metas eran limitadas: neutralizar la fuerza aérea de Egipto y la primera de las tres líneas ofensivas en el Sinaí. Tan pronto como aviones de guerra israelíes comenzaron a destruir los aviones egipcios en el suelo, a continuación las tropas jordanas avanzaron hacia el Jerusalén occidental (judío), y su artillería bombardeó la ciudad, así como las afueras de Tel Aviv.

Los sirios hizo llover miles de bombas sobre la Galilea. En respuesta, las fuerzas israelíes entraron en Cisjordania y tomaron los Altos del Golán.

Sin embargo, en cada etapa de la lucha los líderes israelíes dudaron.

En la mañana del 7 de junio los paracaidistas del IDF estaban preparados para entrar en la ciudad vieja de Jerusalén, pero Eshkol escribió al rey Hussein ofreciendo renunciar a liberar el Muro Occidental si Jordania estaba de acuerdo en unas conversaciones de paz. Una vez más, la respuesta fue el silencio.

Un mes después de la guerra, Israel se anexionó formalmente el este de Jerusalén, pero también ofreció devolver casi todos los territorios capturados a Siria y Egipto a cambio de la paz.

Los árabes respondieron con “los tres famosos no”: ninguna negociación, ningún reconocimiento, ninguna paz. Sin embargo, ese noviembre las Naciones Unidas aprobaron la Resolución 242 que afirmaba el derecho de todos los estados del Oriente Medio a “fronteras seguras y reconocidas” y estableció el principio del “territorio por paz”.

Ese concepto ha servido de base para el acuerdo de paz de 1979 entre Israel y Egipto, que a su vez permitió el tratado entre Israel y Jordania de 1994. El proceso de paz, tal como llegó a ser conocido, es un producto de la Guerra de los Seis Días.

En eso se basa la alianza estratégica entre EEUU e Israel. La guerra despertó a la Casa Blanca a una nueva potencia democrática y pro-americana del Oriente Medio, un país que acababa de derrotar a varios ejércitos árabes respaldados por los soviéticos. Hoy en día, la relación militar y de inteligencia de los Estados Unidos con Israel es más profunda y multifacética que con cualquier otro país extranjero.

La guerra también galvanizó la identidad judía. El reencuentro del Estado de Israel con la Tierra de Israel - Haifa no aparece en la Biblia, pero sí Hebrón, Jericó y Belén - convirtió el país en mucho más judío. La guerra también permitió a los judíos americanos “caminar con la espalda más recta”, y sus organizaciones se convirtieron al orgullo pro-Israel.

Para los judíos soviéticos, en especial, que podían ser condenados a prisión solamente por estudiar hebreo, la guerra sirvió como fuente de inspiración y coraje. Después de jugar un papel clave en el principio de la caída de la URSS, casi un millón de estos judíos pudieron emigrar a Israel y ayudar a transformar el país en la nación más innovadora del mundo.

Gracias a la Guerra de los Seis Días Israel no volverá a ser nueve millas de ancho, y Jerusalén estará siempre abierta a los seguidores de todas las religiones. Gracias a la Guerra de los Seis Días, la guerra civil de Siria se está librando lejos de la antigua frontera, que estaba a tan sólo 10 metros del mar de Galilea.

Debido en parte a su exhibición de fuerza en 1967, Israel hoy en día tiene lazos florecientes con China, India y los países del antiguo bloque soviético. Aunque impensable hace medio siglo, los estados árabes sunitas consideran ahora Israel no como un enemigo, sino como un aliado en la lucha contra ISIS e Irán.

Pero ¿qué pasa con la ocupación de los palestinos? ¿Qué hay de los asentamientos y el daño que causan a la imagen de Israel?

Estoy profundamente dolido por la ocupación”, dijo Minneapolis rabino Michael Adam Latz. “Es una herida moral para el pueblo judío

Escribiendo en Haaretz, Steven Klein se lamenta que “La Guerra de los Seis Días cambió... a Israel del David sin complejos al Goliat sin disculpas”.

Para los palestinos, que llamaron a la guerra al-Naksa - el revés de 1967 -, inauguró un período de profunda humillación y una sensación de abandono.

No se puede negar la erosión de la posición de Israel, en particular entre los grupos liberales y progresistas, resultante de la falta de un acuerdo de paz con los palestinos. La política de asentamientos provoca con frecuencia la irritación.

Pero a los palestinos se les ha ofrecido un estado - en 2000 y 2008 - sólo para acabar dándole la espalda, y todos los asentamientos representan solamente el 2% de Cisjordania. Por paradójico que pueda parecer, y sin disminuir su trauma, los palestinos fueron transformados fundamentalmente por la Guerra de los Seis Días.

Antes de la guerra, con Jordania en posesión de Cisjordania y Egipto ocupando Gaza, nadie hablaba de un estado palestino o incluso de los palestinos. Pero entonces, por primera vez desde 1948, los tres principales centros de población palestina - en Gaza, Cisjordania e Israel - fueron reunidos bajo el gobierno de un solo país (Israel).

El resultado fue un tremendo reforzamiento de la identidad de los palestinos, enraizada en la conciencia de que ya no podían esperar de un Nasser o de cualquier otro líder árabe que luchara por su causa.

No es casualidad que, poco después de 1967, la OLP se fusionó con Al-Fatah bajo Arafat y lanzó alto perfil ataques terroristas. Siete años más tarde, ese mismo Arafat recibió una ovación en la Asamblea General de la ONU. La Guerra de los Seis Días puso a la cuestión palestina en el mapa político internacional.

Para los israelíes, sin embargo, el legado final de la Guerra de los Seis Días es la creencia de que la “espada rauda” con el que derrotaron a sus enemigos algún día podría convertirse "en rejas de arados". Las guerras en la historia de hecho se convierten en guerras de historias, pero también pueden dar lugar a una reconciliación. Mirando desde el monte Hermón hace 50 años, el soldado israelí podría vislumbrar un paisaje quemado y todavía peligroso, pero que sin embargo mantuvo la posibilidad de la paz.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home