Friday, June 23, 2017

¿Los judíos estadounidenses resolverán el conflicto entre Israel y Palestina? - Shmuel Rosner


1.- Ha sido una semana muy ocupada para los hacedores de la paz en el Oriente Medio, pero no pierden el sueño por esto. Como la Casa Blanca ha reconocido, hacer la paz lleva tiempo. Mucho tiempo. Más de las 24 horas de visita de Jared Kushner a Israel y la Autoridad Palestina. Kushner se reunió con el primer ministro Netanyahu y con el presidente Abbas, y, a juzgar por las filtraciones de estas dos reuniones esta vez fue la parte israelí la más satisfecha.

¿Por qué? Probablemente debido al enfoque estadounidense sobre la financiación del terrorismo palestino - no a una financiación directa del terrorismo, pues no hay otra manera de interpretar los pagos establecidos por la Autoridad Palestina a las familias de los terroristas suicidas -. La administración Trump entiende esto y está presionando a Abbas para que renuncie a ese hábito tan poco razonable. Abbas tiene miedo de que haciendo eso comenta un suicidio político, y que pueda desencadenar que la violencia se desvíe hacia la AP.

¿Y por qué Israel parece más relajado? Debido a que la mayor parte de lo que podría ser obligada a realizar, aunque sea desagradable y un desafío político, es factible. Si los EEUU piden la congelación de determinadas actividades de asentamientos, Israel puede aceptar el desafío, de hecho ya ha hecho este tipo de cosas en el pasado. Y ya que el objetivo principal en el juego entre israelíes y palestinos, al menos por ahora, es tratar de no decir que no a Trump, Israel está actualmente en mejores condiciones que los palestinos.

Eso no es mucho, pero es algo.

2.- Daoud Kuttab, un periodista palestino, escribió un artículo para el Washington Post en el que sostenía que los judíos estadounidenses - y él no se refería a esos judíos americanos como Kushner, Greenblatt y Friedman, sino a esos afectos a organizaciones de la izquierda y más pro-palestinos  - pueden tener un gran papel para ayudar a los israelíes y palestinos en lograr la paz:

Una nueva y más comprometido alianza ha emergido y tengo la esperanza de que tenga impacto. Se compone de palestinos que están genuinamente comprometidos con una no violencia absoluta, junto con esos israelíes y judíos de la diáspora que están dispuestos a traducir su apoyo en una acción directa. Algunos grupos judíos estadounidenses ya existentes han hecho cambios importantes en la forma en que presentan su agenda de paz, mientras que nuevos grupos de la diáspora judía emergente se basan en la idea de una acción directa.

Se equivoca, por tres razones:
a) Los judíos americanos no tienen mucha influencia en Israel cuando se trata de sus relaciones exteriores y su política de seguridad. 
b) Los judíos americanos a los que se refiere Kuttab no van a tener mucha influencia en la administración Trump, de hecho estos grupos son vistos como hostiles por parte de la administración Trump (por buenas razones). 
c) Los judíos americanos no puede cambiar las realidades fundamentales que han hecho que este conflicto no haya tenido solución hasta el momento.
3.- El nuevo libro de Nathan Thrall está en los titulares debido a una aproximación sin tapujos que predica - comenzando por el titulo - presionar a Israel y a los palestinos, para forzarles a un compromiso. "El único lenguaje que entienden: forzando un compromiso a Israel y Palestina" está bien escrito. Sin embargo, afirma e insiste en lo obvio: los humanos pueden ser sometidos a presión cuando se dan cuenta que el precio que están pagando por sus acciones es superior al de sus ganancias.

Lo que no lo hace - en mi opinión - es explicar dos temas fundamentales:
a) ¿Por qué es tan esencial para el mundo forzar un compromiso? El mundo no se ha empeñado en forzar un compromiso en Siria, en Ucrania, en Yemen y en tantos otros lugares del mundo. Sin embargo, Thrall se centra en este conflicto específico como si tuviera que ser una prioridad fundamental para la comunidad mundial. Me parece como poco extraño. 
b) Thrall comete el error de que los economistas cuando utilizan la teoría de juegos para entender el comportamiento humano. Trata al Oriente Medio - a nosotros - como un agente racional en un juego racional. Busca que perdamos para que así lleguemos a un compromiso. Piensa que haciéndonos sufrir, vamos a aceptar una solución incómoda. En su favor, Thrall defiende su teoría con convicción y se basa en muchos ejemplos. Pero él se equivoca cuando no ve que un verdadero compromiso, con unas concesiones dolorosas, sería mucho más radical que cualquier cosa que hicieron Israel y los palestinos en el pasado. Él no ve que en algún momento la respuesta a esa presión podría ser contraproducente: el uso de la fuerza, la violencia. Él no ve que si esto sucede, el precio pagado por todas las partes será muy alto y habrá una gran cantidad de sufrimiento, y una gran cantidad de derramamiento de sangre, y el posible caos.
Por alguna razón, Thrall está dispuesto a correr ese riesgo. Y es que por una razón mucho mejor, sería prudente no correr esos riesgos.

4.- Thrall responde a algunas de estas preguntas en una entrevista con Lee Smith . Aquí, por ejemplo, parte de su respuesta sobre por qué los Estados Unidos se preocupan tanto acerca de este tema:

Los estadounidenses se preocupan profundamente por la Tierra Santa. Los presidentes y secretarios de Estado encuentran que el proceso de paz palestino-israelí tiene bajas consecuencias - desde la perspectiva de los principales intereses de los Estados Unidos - pero permite un alto perfil en la arena política con el que podrían cimentar su legado y, posiblemente, hacer historia. Y también hay un fuerte elemento de inercia.

Una vez más hay que dar crédito a Thrall, él da una respuesta honesta. Para su descrédito, no ve que estas son razones muy pobres para alguien que aboga por el uso de la fuerza (y para Thrall eso significa sanciones económicas y presión diplomática, sobre todo sobre Israel) para resolver el conflicto.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home