Saturday, August 12, 2017

El ascenso y la decadencia de Benjamin Netanyahu - Ben-Dror Yemini - Ynet




Independientemente de nuestra opinión política, las cosas que se publican sobre el primer ministro Benjamin Netanyahu deberían hacernos daño a nivel nacional. Porque en el Estado de Israel, apenas un 1% de los ciudadanos - un puñado - son interrogados por la policía. Y en ese mismo Israel, durante las dos últimas décadas, todos los primeros ministros han sido interrogados por la policía como sospechosos como consecuencia de investigaciones criminales.

Netanyahu ha recibido unas dosis masivas de odio. Está bien que los medios de comunicación sean críticos y bruscos, pero las líneas rojas se han cruzado demasiadas veces. Netanyahu ha sido tratado mucho más severamente que otros. Por otra parte, Netanyahu no ha deteriorado el país de ningún modo. Tiene una impresionante lista de logros. Contrariamente a las afirmaciones sin sentido, la democracia está funcionando y Israel se ha vuelto más popular en cada más y más países. Estos logros tienen su nombre en ellos. Netanyahu lo hizo a su manera, y lo hizo muy bien.

Él siempre ha sido un derechista y un capitalista, y el intento de convertirlo en una paloma blanca socialista fue patético. Fue elegido para implementar su política, no la política de Shelly Yachimovich. Cuando le critiqué por dirigir a Israel hacia un gran estado, fue principalmente porque no cumplió su palabra. Él aclaró que estaba en contra de un estado, pero este estado se está creando bajo su gobierno.

He tenido conversaciones con él aquí y allá. No hay mucha gente de su calibre. Netanyahu es un interlocutor fascinante, con un conocimiento asombroso incluso en áreas en las que usted no esperaría que dominara. Un multimillonario francés, Arnaud Mimran, dijo que le pagó porque era una persona fascinante. No está claro si realmente le pagó, pero tiene sentido.

Este talentoso hombre debió haber llevado a Israel, y a sí mismo, a lugares mucho mejores y más elevados. Ha demostrado que puede hacerlo. No dudó, por ejemplo, en ser un ministro de finanzas muy impopular. Hizo lo que creyó que era correcto para salvar a Israel de una crisis y no temió un enfrentamiento con el sector haredi. Insistió y lo puso en práctica. No hay necesidad de ser un ferviente defensor de su política para apreciar el liderazgo que demostró.

Netanyahu siempre ha sido un hedonista, pero su apetito creció. Fue llamado "Bibi, el Rey de Israel" y "el mago", y él se lo creyó. Y así, el primer Netanyahu se convirtió en el segundo Netanyahu. Una y otra vez, el interés personal llegó antes que el interés nacional. Le pareció conveniente ceder ante los haredim en las cuestiones de la conversión y del Muro Occidental. No se trataba de corrupción, era cinismo, porque no había necesidad de esa concesión. Los haredim no habrían dejado el gobierno. ¿Había alguien esperándolos? Netanyahu creó una profunda, innecesaria y grave crisis con los judíos estadounidenses. Él hizo daño a Israel. ¿Por qué? Porque estaba cegado por el poder. Porque podía.

No hay duda de que Netanyahu ha roto el código genético de algunos israelíes, al igual que ha sido cada vez más detestado por otros. No importa si está acusado o no. Lo que más importa es que ya está muy claro que su entorno se ha convertido en completamente corrupto. ¿Estaba en el centro de atención pero no sabía nada? ¿Tiene ojos pero no puede ver? ¿Tiene oídos pero no puede oír? ¿Fue excluido por el abogado David Shimron ?

No puede haber pruebas, según la ley de la evidencia, de que Netanyahu supiera que su confidente estaba vinculado en uno de los acuerdos estratégicos de compras de Israel, pero según las leyes del sentido común, eso es completamente irrazonable. La afirmación de que el director del Ministerio de Comunicaciones, Shlomo Fiber, benefició al amigo de Netanyahu sin el conocimiento del primer ministro es también un insulto a nuestra inteligencia. Y para postre tenemos a Ari Harow, que ha convertido el eslogan de "no habrá nada" en una sátira.

El declive de Netanyahu es un golpe para Israel. Hubo también un Netanyahu diferente. Pero en el momento en que el primer Netanyahu fue reemplazado por el segundo Netanyahu, perjudicó a Israel y se convirtió en el arquitecto de su propia caída.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home