Monday, October 30, 2017

Cuando el viejo y el nuevo antisemitismo se unen - Ben-Dror Yemini - Ynet



Los judíos de los Estados Unidos nos dicen, una y otra vez, que se encuentran en un estado maravilloso. De hecho, en la mayoría de las comunidades judías, especialmente en Nueva York, la cantidad de incidentes antisemitas es infinitesimal. Los judíos están viviendo una buena vida.

Pero algo está hirviendo bajo la superficie. Durante la campaña presidencial de Donald Trump, y también durante el año pasado, la derecha radical ha sido la estrella principal de los incidentes de naturaleza antisemita. Este derecha no debe ser ignorada. Fue peligrosa en el pasado, y podría ser peligrosa de nuevo.

Algo más está sucediendo, sin embargo, y no solo debajo de la superficie. En varios días, ocurrieron tres cosas en los Estados Unidos que no guardaban ninguna relación, aparte del hecho de que probablemente no se registrarían oficiosamente como incidentes antisemitas, aunque dudo que alguien piense lo contrario.

Comencemos con Alan Dershowitz , una figura muy conocida que ha estado visitando los campus. Vale la pena señalar que no es derechista. Su cosmovisión, en términos israelíes, le clasificaría en algún lugar alrededor de la Unión Sionista. Está afiliado al Partido Demócrata, y es quizás el mejor orador contra la campaña para demonizar a Israel.

Hace aproximadamente dos semanas dio una conferencia en Berkeley. Una semana más tarde, el periódico local dirigido por estudiantes, The Daily Californian, publicó una caricatura que muestra a Dershowitz dirigiéndose a una audiencia como un liberal que presenta su defensa de Israel, pero todo el público solo puede ver su rostro. En la parte oculta, Dershowitz tiene a un soldado del IDF en la palma de su mano disparando contra un niño palestino, y otro niño palestino está siendo aplastado bajo su pie.

Uno puede gritar "libertad de expresión", por supuesto, pero es un poco difícil ocultar la imagen de unos judíos asesinos de niños. Tenemos al antiguo y al nuevo antisemitismo en una actuación conjunta. Y está sucediendo en esa fortaleza del progresismo, Berkeley.

Sigamos. El profesor Michael Chikindas de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, afirmó recientemente que el judaísmo era la religión más racista del mundo, acusó al pueblo judío de ser responsable del genocidio armenio, escribió sobre los "bolsillos judíos internacionales" y publicó numerosas caricaturas de judíos de nariz ganchuda que controlan el banco central, por supuesto. Chikindas enseña microbiología. También está protegido bajo la "libertad de expresión". Y él también, al igual que el diario de Berkeley, ha borrado la distinción, si alguna existió alguna, entre el viejo y el nuevo antisemitismo.

La conferencia anual de Estudiantes Nacionales por la Justicia en Palestina (SJP) se ha llevado a cabo durante el fin de semana en Houston, Texas. Su agenda anti-Israel y pro-Hamas es bien conocida. La figura principal del SJP es el Dr. Hatem Bazian, un profesor de Berkeley, alguien que ha sido pillado en el pasado realizando comentarios antisemitas de carácter islamista. Están en contra de cualquier reconocimiento de Israel. Están en contra de la paz.

Hasta ahora, no hay nada nuevo aquí. Pero han adoptado una retórica que no solo es antisionista (ni siquiera se menciona la palabra Israel, solo "el proyecto sionista"), sino también radicalmente anti-estadounidense. Según ellos, estas son dos entidades colonialistas.

Estos son solo signos, pero son muy preocupantes. No son casos errantes. Se escuchan voces similares entre muchos académicos en los Estados Unidos, y la situación solo se está radicalizando. Los judíos a veces también colaboran en esta historia, participando en los libelos contra Israel y agregando combustible al fuego del odio antijudío.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home