Monday, November 27, 2017

La izquierda ha perdido el rumbo - Eitan Orkibi - Israel Hayom




Desde que se incrustó en la oposición, la izquierda israelí se ha sumergido en un profundo proceso interno de búsqueda de su alma. Los debates periodísticos y los simposios apasionados se han dedicado a esta cuestión: "¿dónde nos equivocamos? ¿Por qué los partidos de la izquierda no logran ganarse los corazones y las mentes de los votantes y provocar un cambio político?"

Un argumento popular dice que la izquierda debe aventurarse fuera de la "burbuja" de Tel Aviv, que ha llegado el momento de dejar de ser arrogantes y condescendientes con el público y fomentar el diálogo, especialmente con el sector tradicional de los mizrahim que viven en la periferia.

Desde que Avi Gabbay fue elegido líder laborista en julio, comenzó a cortejar a los votantes de la derecha relajando las principales posiciones izquierdistas de los laboristas. Ostensiblemente esto indica que una nueva izquierda está sobre nosotros y que el nuevo liderazgo de izquierda está reconsiderando su camino, girando ligeramente hacia la derecha y subrayando su identidad judía. Aparentemente, este es uno de los resultados del examen de conciencia del grupo.

Pero esto resulta desconcertante para alguien que intenta entenderlo desde afuera. O el examen de conciencia ha llevado a la izquierda hacia la derecha o el proceso no es más que una estratagema para atraer votos lejos de la derecha moderada pretendiendo representarla mejor que el Likud.

La derecha, por cierto, sospecha de una falsificación. No es la primera vez que la izquierda recuerda que el poder proviene del público y que sus principios humanitarios están enraizados en la tradición judía. Esto sucede cada vez que la izquierda huele que llega la temporada electoral.

Supongamos que Gabbay encabeza una brillante maniobra política e imaginemos que puede llevar a su partido a la victoria. ¿Sería realmente la propia izquierda ideológica, la suma de todos sus principios, posiciones y cosmovisiones la que ganaría? Todo votante racional de la izquierda debería responder "no" por una razón muy simple: durante sus años en la oposición, la izquierda ha evitado un genuino examen de conciencia.

Con todo el respeto debido a la superposición entre los principios políticos y la identidad religiosa o étnica, la brecha política dentro del público israelí se extiende sobre un gran dilema: una solución al conflicto israelo-palestino y el futuro de Judea y Samaria. En esto, la izquierda no ha recalibrado su curso, volviéndolo irrelevante. Además de decir que "todavía apoya" la solución de dos estados y critica las políticas del gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu, la izquierda no ha proporcionado ninguna declaración verdaderamente concreta o actual sobre el proceso de paz que dice defender.

No hemos escuchado, ciertamente no desde la Unión Sionista, qué lecciones aprendió de la desconexión del 2005 de la Franja de Gaza, y cómo implementar un movimiento similar en el futuro sin replicar sus pésimos resultados con respecto esta vez al centro neurálgico de Israel. Aún no hemos entendido qué garantías tendremos de que no nos despertaremos para encontrarnos a nuestro lado con un estado terrorista de Hamas el día después de implementar un plan de paz, ni sabemos exactamente cómo la izquierda sionista intenta luchar contra unos palestinos obstinados en solicitar un derecho de retorno.

¿Cómo podrán garantizarnos que, una vez que Israel se retire a las líneas de 1967, los palestinos declararán el final del conflicto? Lo máximo que hemos escuchado de la izquierda hasta ahora es que Netanyahu rechaza la verdadera paz, que la afirmación de la derecha de que "no hay un socio" para la paz es un engaño israelí destinado a cerrar cada ventana de oportunidad, y que a menos que Israel cambie su tono, se ahogará bajo un tsunami diplomático.

En ausencia de un discurso actualizado, uno debe preguntarse si la izquierda ha dilapidado todos estos años en una oposición que ha cultivado el desprecio por Netanyahu, sin ofrecer un solo argumento positivo nuevo para el proceso de paz.

¿Cuál es el significado de este abandono sino una década perdida y un fracaso ideológico? Todo lo que queda por decir es que, en el delirio de su eslogan "cualquiera menos Bibi", la izquierda ha perdido de vista lo que significa ser de izquierda.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home