Sunday, November 05, 2017

Los judíos americanos tienen el derecho a cambiar su identidad, pero los judíos israelíes no, deben acomodarse a las preferencias de los judíos liberales americanos



Nota Personal:

El Instituto de la Democracia de Israel, una institución claramente orientada hacia la izquierda, es el lugar elegido para este maniqueo artículo del que se desprende que la "evolución ideológica-cultural de la comunidad judía americana es sacrosanta", inclusive una cada vez más decidida desjudeización, mientras que la evolución ideológica-cultural de la población judía israelí, con una cada vez más decidida judeización (inclusive secular), es contemplada como una "traición" a la evolución de la comunidad judía americana más liberal.

Se trata por lo tanto de exculpar, si no ignorar o considerar acríticamente, las derivas identitarias de la corriente mayoritaria de la comunidad judía americana, derivas poderosamente asimilacionistas y universalistas, mientras se pone el foco en la evolución de la comunidad judía israelí, la auténticamente expuesta a peligros inmediatos y muy conocidos.

En realidad, ese sentimiento de "traición" que parece experimentar la comunidad judía americana (y que no es ajeno a un sentimiento similar que experimenta la izquierda judía israelí), solamente refleja la profunda crisis que afronta la comunidad judía americana mayoritaria (preferentemente liberal y progresista), la cual cada vez se aleja cada vez más de una identidad judía sustantiva, y que al constatar su retroceso demográfico y su perdida de influencia, claramente observable en el declive del judaísmo no ortodoxo en los EEUU y el de sus opciones ideológicas en el resto del mundo judío (la evolución ideológica de las comunidades judías europeas, por ejemplo), parece justificar una "autoruptura y un abismo" que solamente representa una autojustificación ante su perdida de relevancia en el mundo judío, fruto de su asimilacionismo y desjudeización.



Dos naciones judías y el abismo entre ellas - Shuki Friedman - IDI

La Asamblea General de las Federaciones Judías de América del Norte no es solo otra conferencia. Es una convocación anual judía en la que miles de activistas de todos los Estados Unidos celebran su actividad en nombre de su pueblo y su conexión con Israel.

Los asistentes consideran que el primer ministro de Israel no es un simple invitado, sino un participante en esa celebración.

Su ausencia ensombrecerá la conferencia, pero eso no es todo.

Será un momento seminal en el sentido más negativo, un punto de inflexión en la relación entre las dos comunidades judías más grandes de la Tierra, cuando el primer ministro de Israel, que representa al Estado judío ante todo el mundo, deja de lado su responsabilidad y la representación de casi la mitad de los judíos del mundo.

La comunidad judía de los Estados Unidos es la segunda comunidad judía más grande del mundo y la más importante fuera de Israel. Por lo tanto, la conexión entre las dos comunidades judías más grandes (43% en Israel y 39% en los EEUU) es vital para la integridad y la fortaleza del pueblo judío.

Desde la parte israelí, el Estado de Israel se ha visto a sí mismo como el hogar nacional de todo el pueblo judío desde el día en que se estableció.

Esta es, entre otras cosas, la razón de su existencia. Esta visión encuentra una expresión tangible de muchas maneras, como la Ley del Retorno, la voluntad de trabajar en nombre de las comunidades judías en peligro y proteger su seguridad, asumir un papel de liderazgo en la lucha contra el antisemitismo en todo el mundo e invertir recursos del presupuesto del Estado de Israel en las comunidades judías fuera de Israel.

Tal responsabilidad ante el pueblo judío en su totalidad también es una cuestión de principios. A lo largo de la historia de Israel, sus primeros ministros se han visto en gran medida como líderes y representantes del pueblo judío en su conjunto.

Se han permitido hablar y actuar en su nombre en sus tratos con entidades internacionales y líderes mundiales. La responsabilidad del pueblo judío es el corazón y la esencia del Estado judío.

La judería estadounidense ha sido la comunidad judía más grande y fuerte fuera de Israel durante décadas.

Ha utilizado sus recursos políticos, económicos e intelectuales para apoyar al Estado de Israel durante muchos años, y se considera a sí misma como responsable de su seguridad, prosperidad y bienestar.

Para muchos judíos estadounidenses, la identificación con el Estado de Israel es un componente significativo de su identidad judía. Celebran sus festividades, comparten sus penas y lo ven como un segundo hogar.

Sin embargo, profundas grietas han comenzado a formarse en la relación entre las dos comunidades, principalmente debido a los cambios que está experimentando el Estado de Israel y su política con respecto a unos temas que están en el núcleo de la identidad judía de la mayoría de los judíos estadounidenses. El Estado de Israel que les gustaría a la mayoría actual de los judíos americanos como su segundo hogar y una fuente de orgullo e identidad es un país con el que comparten valores y creencias fundamentales, en otras palabras, un estado judío secular y liberal. Pero ese no es el Israel de hoy.

Por razones demográficas y debido a sus cambiantes valores, el Israel de hoy es más religioso, más conservador y mucho menos liberal, y está descuidando los valores que la mayoría de los judíos estadounidenses aprecian.

El Israel de hoy es un Estado judío que, en algunas perspectivas, se maneja según los valores ultraortodoxos y, por lo tanto, no está dispuesto a reconocer los movimientos no ortodoxos a los que pertenece la gran mayoría de los judíos estadounidenses.

Esta falta de voluntad, que encuentra expresión en muchos asuntos, recientemente tomó mayor fuerza con respecto a cuestiones como el Muro de las Lamentaciones y la conversión.

La continua disposición del gobierno israelí a rendirse a los dictados de los ultraortodoxos sobre estos temas, junto con su renuencia a reconocer a los movimientos no ortodoxos, también están erosionando la solidaridad de los judíos estadounidenses con el Estado de Israel.

Los resultados de esta crisis son muy visibles entre los judíos estadounidenses.

Los líderes judíos están muy enojados con el Estado de Israel y se muestran menos dispuestos a trabajar en su nombre. La solidaridad con el estado judío está disminuyendo constantemente entre la generación más joven a medida que Israel se vuelve menos importante para su identidad judía.

Estos cambios tienen implicaciones desastrosas para el pueblo judío y para los judíos estadounidenses. El abismo cada vez mayor entre estas comunidades judías grandes e importantes está desgarrando al pueblo judío y convirtiéndolo, a todos los efectos, en dos pueblos.

Estos cambios solo empeoran las cosas para los judíos estadounidenses, que deben abordar la apatía de su joven generación hacia su identidad judía y, en muchos casos, su abandono.

Cuando el estado judío, el símbolo judío más fuerte en la Tierra, promueve valores que difieren tanto de su visión del mundo y que perciben como regresivos, la alienación que sienten no es solo hacia el estado, sino también hacia el pueblo judío al que representa.

El Estado de Israel no solo está alejando a los judíos de identificarse con él, sino que también los aleja del pueblo judío.

Si bien la ausencia del primer ministro de la Asamblea General del próximo mes es mala en sí misma, es aún peor debido a la declaración simbólica que realiza. Muestra que el Estado de Israel está dejando de lado su papel como responsable de la integridad del pueblo judío. Muestra que el primer ministro de Israel está dejando de lado su responsabilidad hacia la comunidad judía más grande del mundo.

Muestra que el Estado de Israel ya no tiene en cuenta a los judíos que viven fuera de Israel en sus consideraciones políticas, incluso cuando es obvio que lo que los judíos que viven aquí ejercen una gran influencia sobre los judíos que viven allí y sobre el pueblo judío. como un todo.

Si este proceso continúa e Israel se convierte en "una nación que vive sola", sin tomar en cuenta a los judíos del mundo, esto sería una tragedia histórica.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home