Monday, November 27, 2017

Nuevas evidencias halladas en los esqueletos podría poner fin al debate de hace décadas sobre quienes habitaban Qumran - Amanda Borschel-Dan - Times of Israel



En el sitio donde se descubrieron los Manuscritos del Mar Muerto hace 70 años, un nuevo análisis de 30 tumbas recientemente excavadas respalda la teoría de que hace 2.200 años Qumran fue colonizada por una secta predominantemente masculina, probablemente los esenios, cuyos rituales fueron descritos en detalle por los antiguos los autores Josefo, Filón y Plinio.

"La gente de Qumran - Nuevos descubrimientos e interpretaciones paleodemográficas" fue presentado en la reunión anual de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental, la semana pasada, por el antropólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel Yossi Nagar, y los arqueólogos Hanania Hizmi y Yevgeny Aharonovich, y explora quién habitaba en Qumran cuando en el Mar Muerto se escribieron los manuscritos, entre alrededor del 150 a. C. y la caída del Segundo Templo con la conquista romana del año 70 d.C.

El uso de la datación por C14 de uno de los huesos y otras inspecciones de la morfología y patología de los restos esqueléticos han llevado al equipo a reafirmar "la singularidad de la sociedad de Qumran, apoyando las teorías más antiguas, que ven a Qumran como una comunidad ideológicamente de hombres célibes".

El estudio confirma que la abrumadora mayoría de los 33 esqueletos hallados en las tumbas excavadas en 2016 eran hombres, y revaluó otros restos del cementerio que habían sido falsamente clasificados como femeninos. Según Science News, "el reexamen de 53 esqueletos humanos previamente desenterrados del cementerio de Qumran, que ahora se encuentran en Francia, encontró que seis de los siete individuos etiquetados anteriormente como mujeres eran en realidad hombres".

Esta nueva evidencia, afirma el equipo, debería poner fin al debate sobre la identidad de los residentes en el área, donde se encontraron los Manuscritos del Mar Muerto, en una serie de 11 cuevas que rodean el asentamiento.

"No sé si estas fueron las personas que produjeron los Manuscritos del Mar Muerto de la región de Qumran", dijo Nagar a Science News. "Pero la alta concentración de hombres adultos de distintas edades enterrados en Qumrán es similar a la que se ha encontrado en los cementerios conectados a los monasterios bizantinos". Los monjes bizantinos se establecieron en regiones remotas como el desierto de Judea comenzando en el siglo IV-V d.C.

Los colonos del lugar helenístico-romano de Horbat Qumran y su gran cementerio circundante "han sido objeto de interminables publicaciones científicas, cuestionando la asociación de este sitio con un grupo enigmático de personas, los esenios", escriben los autores.

Mucho antes del descubrimiento de los Manuscritos del Mar Muerto, los exploradores europeos conocían ese cementerio masivo que ya existía en el siglo XIX. Sin embargo, desde las primeras excavaciones extensas del lugar en la década de 1950 por parte de Roland de Vaux, hace más de 60 años, "la arqueología no nos había proporcionado una prueba convincente" de la asociación entre los residentes y la secta esenia, afirma el documento.

Debido a los hallazgos contradictorios en las cerca de 1.100 tumbas descubiertas en el lugar, han abundado las teorías acerca de los restos enterrados allí. Podría decirse que la teoría más popular es que los residentes eran una secta de hombres predominantemente célibes, los esenios, cuyos rituales espartanos y su estilo de vida comunitario explicaban la mayoría de los entierros simples, encontrados en el lugar.

Según el nuevo estudio, "la excavación de 30 tumbas recientemente descubiertas en 2016 en el cementerio de Qumran podría poner fin a los debates. Los restos óseos fueron examinados usando una variedad de metodologías de estimación de la edad y el sexo, y las estimaciones pasadas fueron reinspeccionadas".

Según los autores, "los nuevos resultados e interpretaciones demográficas nos dicen que los niños y las mujeres están ausentes de la muestra de esqueletos, estando la población compuesta por hombres adultos, y solo unos pocos menores aparecen representados; la proporción de menores y personas de edad adulta en la distribución de los enterrados coinciden con las sociedades monásticas del desierto, muy comunes en períodos posteriores".

En otras palabras, era un club de hombres.

¿Qué dice Flavio Josefo?

El historiador judío del siglo I, Flavio Josefo ​​(nacido Yosef ben Matityahu), escribió extensamente sobre los esenios en "Las Guerras Judías" y otras historias. El experto en Josefo, el profesor Steve Mason de la Universidad de Groningen, escribió una traducción literal de "La Guerra de Judea" del griego en un volumen que publicó en 2008, que fue extractado en la web de Arqueología bíblica.

Josefo escribe que los esenios eran judeanos por ascendencia, pero con distinciones. "Hay entre ellos un desdén por el matrimonio, con adopción de hijos de personas ajenas a ellos, cuando todavía eran lo suficientemente maleables para que los consideraran como su familia y les inculcaran sus principios de carácter". De esta manera, escribe Josefo, los miembros de la secta se "protegen de los caminos desenfrenados de las mujeres, persuadidos de que ninguna conservaba su fidelidad a un solo hombre".

La sociedad masculina que describe Josefo es estricta en su disciplina piadosa y en su naturaleza comunitaria: "Ya que [ellos] desprecian la riqueza, su patrimonio común es asombroso, uno no puede encontrar una persona entre ellos que tenga más en términos de posesiones... los activos de cada miembro han sido combinados, como si fueran hermanos, para crear un fondo para todos".

Los cuerpos se descomponen, escribe Josefo, pero hay una creencia indeleble en la secta de que "nuestras almas perduran para siempre, son inmortales: se entremezclan, han emanado de un éter más refinado, como atraídas por cierto encanto hacia las cárceles que son cuerpos".

Al mismo tiempo, escribe Josefo, "También hay un orden diferente de esenios. Aunque están de acuerdo con los demás sobre el régimen, las costumbres y loa asuntos legales, se han separado en su opinión sobre el matrimonio. Porque ellos sostienen que aquellos que no se casan cortan la mayor parte de la vida, la sucesión, y más: si todos pensaran de la misma manera, la estirpe desaparecería rápidamente".

Josefo continúa afirmando que las relaciones sexuales fueron simplemente una cuestión de procreación, y solo se llevaron a cabo después de "probar a las esposas" en un intervalo de tres años, una vez que se han purificado tres veces como prueba de que pueden tener hijos. Además, una vez que la mujer está embarazada, las relaciones sexuales se detienen, "lo que demuestra que la necesidad de casarse no es por placer, sino por los hijos".

Estos "esenios casados" podrían explicar las atípicas fosas con mujeres y niños. Otros lo han explicado, a esas tumbas en las que se encuentran bienes funerarios, en la creencia de que en períodos posteriores, los beduinos reutilizaron una porción de las sepulturas, a veces sin retirar a los ocupantes anteriores.

Los eruditos opinan

Si bien hay quienes, incluido el especialista en literatura de Josefo, Steve Mason, que no creen que el testimonio del historiador Josefo sobre los esenios sea confiable, otros señalan el hecho de que dedica una gran cantidad de espacio, unos 43 párrafos de 47, a los esenios en su descripción de las formas principales del judaísmo en su Guerras Judías, según una revisión de arqueología bíblica del 2009 de los arqueólogos Kenneth Atkinson, Hanan Eshel y Jodi Magness.

Los arqueólogos citan la biografía de Josefo en la que describe un aprendizaje de tres años con un esenio llamado Bannus, "quien vivía en el desierto, vistiendo solamente la ropa que le proporcionaban los árboles, alimentándose de cosas que crecían por sí mismas y usando abluciones frecuentes de agua fría, de día y de noche, por el bien de la pureza. Me convertí en su devoto discípulo. Con él, viví por tres años".

En un correo electrónico, Magness, profesora del Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, afirmó que el nuevo estudio respalda la opinión mayoritaria de que los residentes eran una secta masculina, probablemente los esenios.

"Yo diría que la imagen obtenida de las 30 tumbas recién excavadas es consistente con la evidencia de las tumbas excavadas por de Vaux en la década de 1950, específicamente, que la comunidad de Qumran consistía abrumadoramente en hombres judíos adultos. La ausencia de entierros de niños (aunque es cierto que la muestra excavada es pequeña) es llamativa a la luz de la alta tasa de mortalidad infantil en el mundo antiguo", afirma después de hablar en una conferencia sobre los Manuscritos del Mar Muerto en Nueva York. .

"Esta nueva evidencia parece respaldar la opinión consensuada (de la mayoría) sobre Qumran, que comparto - que Qumran era un asentamiento sectario -, y que muchos eruditos (incluyéndome a mí) identifican esa secta con los esenios mencionados por autores antiguos como Josefo, Filón y Plinio", afirma Magness.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home