Sunday, November 19, 2017

Tres gemas ocultas y muy poco conocidas de Jerusalén - Noam Chen - Times of Israel





Recientemente me asocié con el guía turístico local Jacob Bildner, un experto en recorridos por la ciudad, y juntos nos embarcamos en una misión especial para descubrir el mundo oculto de Jerusalén. Jacob fue fundamental para ayudarme a descubrir algunos de los secretos más fascinantes de la ciudad, desde lugares que no son accesibles para el público hasta lugares que están literalmente ocultos a la vista. La relación que ha establecido con las comunidades conectadas con cada uno de esos lugares fue inestimable para garantizar el acceso privado a muchas de las personas que visitamos.

Explorar estos sitios fue un viaje al pasado alucinante e inolvidable, revelando aún más capas ocultas de la ciudad santa.

He reunido tres de estas gemas escondidas para mostrarles un aspecto de Jerusalén que quizás no hayan visto jamás:

El Kishle


Un camino poco transitado. El camino que conduce de la Torre de David al Kishle


Antiguo complejo militar y prisión del Kishle

El Kishle se estableció en 1834 para servir como un complejo militar. Durante el Mandato Británico en la Tierra de Israel, fue utilizado como una estación de policía y prisión donde los miembros clandestinos judíos fueron encarcelados. Algunos prisioneros dejaron su marca en las paredes, incluido el emblema del Irgun (La Organización Militar Nacional en la Tierra de Israel), que se puede ver cerca de la entrada.

Los arqueólogos que excavaron el sitio han descubierto hallazgos de casi todos los períodos de la historia de Jerusalén, desde las fortificaciones del rey Ezequías durante el período del Primer Templo hasta los restos del Palacio de Herodes, que se extendía hasta el Monte Sión.

El Kishle se abrió al público en noviembre de 2015 y ahora forma parte del Museo de la Torre de David. Solo se puede acceder con visitas organizadas.


La Casa Siebenberg




Impresionante contraste entre lo nuevo, arriba, y el mundo antiguo, unos metros más abajo en la Casa Siebenberg

La Casa Siebenberg es uno de los tesoros ocultos más intrigantes de Jerusalén.

Todo comenzó cuando Theo Siebenberg, un judío europeo que logró huir de Europa durante la Segunda Guerra Mundial y llegar a los Estados Unidos, se mudó en 1970 a Jerusalén y compró una casa en el corazón del barrio judío.

Rodeado de historia por todas partes, estaba ansioso por descubrir la antigua herencia judía en la ciudad santa. Él comenzó por excavar debajo de su propia casa.

Sus años de excavaciones revelaron una línea de tiempo de unos 3.000 años de historia judía en Jerusalén, todo escondido bajo una sola casa. Algunos de los sorprendentes hallazgos incluyen bóvedas funerarias del período del Primer Templo, un acueducto y mikves (baños rituales) del período del Segundo Templo, con artefactos increíblemente conservados y mucho más.

En una de las antiguas murallas, incluso se puede ver carbón negro que los arqueólogos han confirmado es un remanente de la destrucción de Jerusalén por los romanos en el año 70 d.C.

Después de las excavaciones, Theo decidió convertir su casa en un museo que se inauguró en 1987. El primer piso de la casa está renovado y es moderno, pero al bajar las escaleras literalmente retrocedes en el tiempo hacia un mundo completamente diferente.

La Casa Siebenberg actualmente está cerrada al público en general.


La tumba de Jason




Tumba funeraria excavada en la roca del período del Segundo Templo, la Tumba de Jason, en agudo contraste con los modernos edificios a su alrededor

La tumba de Jason es una antigua tumba excavada en la roca que data del período del Segundo Templo. Jason fue un sumo sacerdote durante el siglo II a.C., tal como se describe en el Segundo Libro de los Macabeos. Su nombre aparece en las inscripciones talladas en las paredes de la estructura.

La tumba, ubicada en el corazón del barrio de Rehavia, fue descubierta en 1956 cuando se estaba construyendo un nuevo edificio residencial. Más tarde se decidió conservar la antigua tumba y no continuar con el proyecto de construcción. La tumba ahora se encuentra situada entre los edificios nuevos y modernos del barrio de Rehavia, por lo que es una maravilla verdaderamente oculta. El contraste entre el vecindario y esta antigua tumba es fascinante, y es un verdadero testimonio de que la historia está en todas partes en Jerusalén.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home