Sunday, November 12, 2017

Y dicen que el problema del antisemitismo británico es Corbyn y la población musulmana





En una carta recién revelada de 1986, el príncipe Carlos del Reino Unido insinuó que la "afluencia de judíos europeos extranjeros" a Israel era culpable de alimentar el conflicto árabe-israelí, y lamentó que los presidentes estadounidenses no estuvieran dispuestos a enfrentarse al "lobby judío"

La carta del 24 de noviembre de 1986 fue escrita a un amigo, el explorador Laurens van der Post, después de una visita al Golfo con la Princesa Diana. Fue  publicado por Sunday Mail. Charles escribió que ahora tenía una mayor comprensión de la hostilidad de los árabes hacia Israel después del viaje.

"También comienzo a comprender su punto de vista sobre Israel. Nunca me di cuenta de que lo ven como una colonia de los EEUU. Ahora me doy cuenta que los árabes y los judíos eran todos originalmente un pueblo semita, y que la afluencia de judíos europeos extranjeros (especialmente de Polonia, dicen) es lo que ha ayudado a causar grandes problemas".

Charles, que tenía 38 años en ese momento, sugirió que la inmigración de judíos a la Tierra de Israel era una causa fundamental del terrorismo que debía abordarse.

"Sé que hay muchos problemas complejos, pero ¿cómo puede haber un final para el terrorismo a menos que se eliminen las causas?", escribió.

No está claro en la carta si se estaba refiriendo a los judíos europeos que inmigraron a Israel antes o después del Holocausto y al establecimiento del país en 1948.

Charles también escribió que esperaba que un presidente de los EEUU hiciera frente al "lobby judío", supuestamente para resolver el conflicto árabe-israelí.

"Seguramente algún presidente de Estados Unidos tiene que tener el coraje de enfrentarse al lobby judío en los EEUU. Debo ser un ingenuo, supongo".

Después de la publicación de la carta, el editor de Jewish Chronicle definió su contenido como "realmente asombroso" y criticó sobre todo el uso del príncipe del término "lobby judío".

"Para mí, este es el elemento más sorprendente de la carta del Príncipe. El 'lobby judío' es uno de los temas antisemitas que han perdurado durante siglos. Es el mito que difunde que unos judíos muy poderosos controlan la política exterior, los medias, los bancos o lo que sea", citaba Stephen Pollard.

Pollard también dijo que los puntos de vista expresados por Charles se basaban totalmente en "la explicación árabe clásica de los problemas del Oriente Medio".

"Y es lo que todos siempre han dicho que pensaba realmente la aristocracia y la élite británica: la idea de que los judíos son una especie de extranjeros que no tenían un lugar real en Israel hasta que decidieron convertirlo en su patria", dijo Pollard. "Históricamente no tiene sentido y es bastante impresionante cuando proviene del heredero al trono".

Una portavoz del príncipe Carlos dijo que la carta no reflejaba sus puntos de vista, sino que solo transmitía los argumentos que encontró durante su viaje.

"Estaba compartiendo los argumentos árabes en una correspondencia privada con un viejo amigo en un intento de mejorar su comprensión de lo que siempre ha reconocido que es un tema profundamente complejo, y sobre el cual estaba comenzando a realizar su propio análisis en 1986", dijo el portavoz.

También dijo que el príncipe Carlos "ha continuado su estudio de los temas complejos y difíciles a los que hacía referencia aquí" y defendió su "comprobada trayectoria de apoyo a las comunidades judías y árabes de todo el mundo" y la promoción del diálogo interreligioso.

Según el diario The Sun, el Comité de Visitas Reales, la filial del Foreign Office que coordina las viajes oficiales en nombre de la familia real, rechazó una visita real a Israel, tras la invitación del presidente israelí Rivlin, en un aparente esfuerzo de "evitar molestar a las naciones árabes de la región que regularmente reciben a los monarcas del Reino Unido".

Y es que ninguna realeza británica ha hecho una visita oficial a Israel. De hecho, el informe decía que la invitación de Rivlin nunca llegó a la oficina del Príncipe Carlos.

Mientras la realeza ha visitado Israel en el pasado, ningún representante de la monarquía británica ha venido alguna vez al país en una "gira real" oficial.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home