Saturday, December 30, 2017

A los israelíes no les importa cómo vota la ONU. Y es por ésto - Daniel Gordis - Bloomberg



Cuando el presidente Donald Trump anunció el 6 de diciembre que los Estados Unidos reconocerían a Jerusalén como la capital de Israel, los israelíes aplaudieron. De hecho, el apoyo al movimiento en Israel fue casi universal. Cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas repudió abrumadoramente el anuncio de Trump la semana pasada, los israelíes simplemente se encogieron de hombros.

Los israelíes han visto durante mucho tiempo a la ONU como incansablemente hostil al estado judío, y ya no le prestan mucha atención. Un patrón constante en los recientes votos de la ONU sobre asuntos que involucran a Israel les ha conducido a esa conclusión. En 2012, cuando la ONU decidió otorgar a los palestinos el estatus de observador no miembro frente a las objeciones israelíes, 138 países votaron afirmativamente. Luego, en 2015, cuando la ONU permitió a los palestinos hacer ondear su bandera allí, nuevamente frente a las protestas israelíes, lo aprobaron 119 naciones. Este año, 129 estados votaron en contra de Israel. Las abstenciones siguieron un patrón similar. En 2012, 42 naciones se abstuvieron; en 2015, 45 lo hicieron. En el anuncio de Trump, 38 países se abstuvieron.

La uniformidad de la votación contradice una teoría defendida por algunos dentro de la izquierda israelí de que la medida de la ONU de este mes debe considerarse más como un referéndum sobre Trump que como una condena de Israel.

Incluso el voto de 1947 para crear el estado judío tampoco fue clamoroso. En los días previos a la votación, el lado pro-israelí temía por la mayoría de dos tercios que necesitaba. La votación estaba programada para el miércoles 26 de noviembre, cuando Uruguay lanzó una maniobra obstruccionista, los sionistas trabajaron todo el día durante el largo fin de semana de Acción de Gracias. La resolución 181 para la Partición de Palestina se aprobó el 29 de noviembre, pero apenas, con 33 naciones a favor, 13 en contra y 10 abstenciones.

Los israelíes sabían que si la ONU volvía a votar, el resultado podría ser diferente. Un año después, cuando el Departamento de Estado de los EEUU consiguió que el Consejo de Seguridad discutiera si colocar a Palestina bajo "administración fiduciaria" internacional en medio de la primera de las muchas guerras árabe-israelíes, los israelíes entendieron que los EEUU veían a la ONU como la forma más efectiva de deshacer el estado que acaba de crearse.

Con el tiempo, el movimiento palestino aprendió a utilizar la ONU como un foro para la deslegitimación de Israel. En 1975, la ONU aprobó una resolución que afirmaba que el sionismo era una forma de racismo, lo que significa que la ONU había declarado formalmente que el movimiento que condujo a la independencia judía era fundamentalmente malvado.

Aunque revocó la resolución del sionismo como racismo en 1991, la cultura de la ONU nunca cambió. En 2001 y 2009, las conferencias patrocinadas por la ONU contra el racismo en Durban, Sudáfrica, decretaron que el sionismo era colonialismo, que Israel era un estado de apartheid y que Israel había nacido en pecado y establecido mediante la "limpieza étnica". Copias de los dos más notorios tratados antisemitas del siglo XX, los "Protocolos de los Sabios de Sión" y el "Mein Kampf" de Adolf Hitler, fueron distribuidos en las conferencias.

Entre 2003 y 2012, la ONU emitió 314 resoluciones sobre Israel, casi el 40% de todas las resoluciones aprobadas en ese momento. A fines de 2013, el vicecanciller israelí Ze'ev Elkin señaló que de las 103 resoluciones sobre países individuales del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, 43 habían condenado a Israel. Solo durante la sesión de marzo de 2013 del consejo, se aprobaron seis resoluciones criticando a Israel, mientras que solo cuatro se dirigieron a todos los países restantes del mundo. Israel fue el tema de más sesiones de emergencia en el consejo que cualquier otro país, sin embargo, el organismo no aprobó una sola resolución condenando las 200,000 muertes en Darfur o las violaciones de los derechos humanos por parte de China, Cuba, Pakistán, Arabia Saudita, Sudán o Zimbabwe.

Es a la luz de esta historia que debe entenderse la indiferencia israelí al voto de Jerusalén. David Ben-Gurion, primer primer ministro de Israel, llamó a la ONU el "teatro del absurdo", y los israelíes están de acuerdo. Puede que no recuerden que Abba Eban, el elocuente embajador de Israel en la ONU y los EE.UU en la década de 1950, dijo una vez de la ONU: "Si Argelia presentara una resolución declarando que la tierra era plana y que Israel la había aplanado, se aprobaría con una votación de 164 contra 13, y con 26 abstenciones". Y los israelíes comparten el sentimiento.

Los israelíes también están lo suficientemente seguros sobre su futuro como para considerar la hostilidad de la ONU como irrelevante para su bienestar. Infinitamente más importante que cualquier voto de la ONU es el desarrollo de una alianza saudita, egipcia e israelí, que - a pesar de que esos países se unirán predeciblemente a las fuerzas retóricas de los enemigos de Israel - fortalece la posición de Israel en el Oriente Medio y que, algunas personas conjeturan, o incluso podrían atacar a Irán.

Pero no es solo porque los antiguos enemigos se hayan convertido en "aliados" que los israelíes se sienten optimistas y confiados. Cuando Israel se unió a la ONU en 1950, se convirtió en el 60º miembro. Hoy en día, hay 193 estados miembros, Israel por lo tanto es más veterano que más de dos tercios de los países del mundo, y es infinitamente más exitoso y estable que prácticamente todos los países creados desde su fundación. Los israelíes no esperan que la ONU cambie. Simplemente responden construyendo lo que, para cualquier medida, es un estado mucho más exitoso de lo que nadie podría haber imaginado cuando la ONU apenas aprobó una votación para crearlo en noviembre de 1947.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home