Saturday, December 02, 2017

Comunismo, sionismo y los judíos: un breve romance - Harvey Klehr - Mosaic



Una de las muchas virtudes del ensayo de Martin Kramer, "¿Quién salvó a Israel en 1947?", es recordarnos las décadas de hostilidad comunista al sionismo antes y después del momento en que, para sorpresa de casi todos, la Unión Soviética se posicionó en favor de un estado judío en el territorio del Mandato de Palestina y en noviembre de 1947 votó "" al plan de partición de la ONU.

Como señala Kramer, el apoyo calificado del ministro de Asuntos Exteriores soviético, Andrei Gromyko, a las aspiraciones sionistas en su discurso del 14 de mayo de 1947 en la ONU supuso un sorprendente repudio a las condenaciones soviéticas de larga fecha del sionismo como una forma especialmente perniciosa de nacionalismo burgués. De hecho, la URSS había prohibido la actividad sionista desde principios de la década de 1920, aplaudiendo las masacres árabes de judíos en 1929, y en la década de 1930 patrocinó su propia "patria judía" en Birobidzhan.

Sin embargo, ¿estaba justificada la sorpresa? En lo que respecta al sionismo, tal como lo muestra Kramer, las políticas de Stalin fueron impulsadas menos por un antisemitismo visceral que por los cálculos de los intereses soviéticos. A pesar de su antipatía hacia los judíos, el dictador soviético era bastante capaz de alinearse temporalmente con los intereses judíos para hacer avanzar los suyos, e igualmente fue capaz de revertir ese curso sobre la misma base, tal como lo haría con la suficiente rapidez.

A continuación quiero referirme a uno de los efectos de estos cambios sucesivos de postura soviéticos: a saber, su impacto en los partidos comunistas de otros lugares. Todos esos partidos tomaron la dirección guiada desde Moscú hasta 1943, a través de la Internacional Comunista (Komintern), y posteriormente a través del departamento internacional del partido comunista soviético. Cualquier cambio en la política exterior soviética requirió, y se encontró con, un cambio conforme y automático en la posición declarada de los satélites de todo el mundo.

Los dos partidos nacionales más directamente afectados por el repentino respaldo de Moscú a un estado judío fueron el diminuto Partido Comunista de Palestina (PCP) y el Partido Comunista de los Estados Unidos (CPUSA). En ambos casos, los judíos estuvieron fuertemente representados y ambos se beneficiaron brevemente del cambio soviético en 1947.

El PCP había languidecido durante años. Empujado constantemente por la Komintern para que reclutara árabes, constantemente hostigado por las autoridades del Mandato Británico y aislado en gran parte de la comunidad judía en general de Palestina, sus filas se agotaron aún más por la partida de sus miembros a la URSS o Europa occidental en busca de lugares más prometedores en los cuales construir el comunismo

En 1945, una pequeña sección disidente del PCP, insistiendo en que los judíos eran un pueblo con derecho a un hogar nacional en Palestina, se separó para crear el partido rival Comunistas Hebreos. Cuando la URSS decidió a favor de la partición, el PCP, en línea con la decisión de Moscú, se unió a los Comunistas Hebreos (y una astilla árabe) para crear una nueva entidad, el Partido Comunista de la Tierra de Israel (Maki), que después del establecimiento de Israel en mayo de 1948 tendría a cuatro diputados comunistas en la primera Knesset.

Este fue su mayor triunfo. En 1949, desilusionados por la reversión de la URSS al antisionismo, Eliezer Preminger, el segundo miembro más joven de la primera Knesset, dejó el Maki, resucitó el partido Comunistas Hebreos y funcionó como su único representante antes de unirse definitivamente al Mapam, un partido marxista pero formalmente no comunista que fue el predecesor del actual Meretz.

Mucho más significativo fue el impacto de los cambios de postura soviéticos en la fortuna del CPUSA, que siempre había sido rehén de los dictados soviéticos. En 1932, requerido por las políticas ultra revolucionarias de Moscú para atacar a otros radicales y socialistas, el partido había denunciado a Franklin Roosevelt como un fascista y se oponía al New Deal, destruyendo así unas alianzas potencialmente útiles con elementos que simpatizaban en especial con el movimiento obrero estadounidense. En 1939, después de su esfuerzo de cuatro años para reparar este daño ayudando a movilizar un "Frente Popular" dirigido por Moscú, el partido puso en peligro todos sus nuevos logros al apoyar obedientemente el pacto de Stalin con Hitler.

Las relaciones del CPUSA con la comunidad judía fueron aún más polémicas. Aunque los judíos estaban desproporcionadamente representados en el partido (constituyendo alrededor del 40% de los miembros en la década de 1930), sus actividades les habían antagonizado a la abrumadora mayoría de los judíos estadounidenses. Desde las manifestaciones antirreligiosas en la década de 1920, cuando los jóvenes comunistas judíos comían ostentosamente carne de cerdo frente a las sinagogas en Yom Kippur, a la aquiescencia editorial del periódico comunista yiddish Freiheit a las masacres "antiimperialistas" árabes de judíos en Palestina en 1929, o bien su defensa del pacto nazi-soviético de 1939 y hasta su aprobación del asesinato de los líderes bundistas Victor Alter y Henryk Ehrlich por la Unión Soviética, el CPUSA fue repetidamente censurado por organizaciones judías y rechazado como un paria por la mayoría de los judíos.

Luego, brevemente, la rueda giró. El CPUSA surgió de la Segunda Guerra Mundial y fue ganando una cierta buena voluntad entre los judíos estadounidenses. El Ejército Rojo no solo había soportado el peso de la lucha para aplastar a Hitler y salvar al resto de los judíos europeos, sino que inmediatamente después de la guerra, mientras los supervivientes desplazados y con heridas mal cicatrizadas intentaban huir desesperadamente de Europa, no fue la Unión Soviética sino la Gran Bretaña, el gran aliado de los Estados Unidos, quien les mantuvo vilmente a las puertas de Palestina.

Es cierto que a fines de 1947, cuando la guerra fría cobró fuerza, gran parte de esa buena voluntad ya se estaba escapando. Estando bajo el ataque del Congreso, donde el Hollywood Ten había sido citado por desacato, el CPUSA se duplicó adoptando una postura aún más militante. Rompiendo decisivamente con el partido demócrata, aumentó la presión sobre Henry Wallace para que se postulara a la presidencia como un independiente liberal de izquierdas. Wallace había servido como vicepresidente en el tercer mandato de FDR, pero en 1946, siendo el Secretario de Comercio remanente después de la muerte de FDR, fue expulsado del gabinete de Truman por oponerse a una política más dura hacia la URSS.

Fue en este torbellino de acontecimientos cuando la Unión Soviética reveló abruptamente su intención de apoyar la propuesta de partición de la ONU y la creación de un estado judío en Palestina. El CPUSA se apresuró a seguir su ejemplo, y también lo hizo Wallace, quien, al elogiar fielmente el movimiento soviético, aprovechó la oportunidad para vilipendiar la alianza de los Estados Unidos con la Gran Bretaña "imperialista".

La administración Truman también respaldó la partición en noviembre de 1947, si bien superando las enérgicas objeciones del Secretario de Estado George Marshall y otros funcionarios. Sin embargo, solo un mes después, Washington expresó sus dudas: Marshall anunció que los Estados Unidos habían aceptado el llamamiento de las Naciones Unidas a un embargo de armas en el Oriente Medio - que en esencia, solamente afectaba al naciente estado judío - incluso cuando Gran Bretaña seguía armando a los estados árabes que amenazaban con destruir al naciente estado tan pronto como declarara su existencia.

Contra este entorno turbulento, la izquierda comunista y no comunista vislumbró una ventana de oportunidad. Una campaña local en la ciudad de Nueva York para un escaño vacante en el Congreso proporcionó una ocasión para probar el poder electoral de una línea partidaria que ahora incluía el apoyo a un estado judío. En el distrito  fuertemente judío del Bronx, el demócrata titular había renunciado, y se había programado una elección especial para el 17 de febrero de 1948.

En Nueva York, el Partido Laborista Americano (ALP), creado por los sindicatos de trabajadores de la confección en gran parte judíos para permitir a sus miembros de tendencia socialista apoyar a Franklin Delano Roosevelt sin tener que votar por los demócratas de Tammany Hall, pero ahora infiltrado y en gran medida controlado por el CPUSA, se estaba preparando para dar su apoyo en la elección presidencial de 1948 a Wallace. (El ALP, a pesar de su nombre nacional, era activo casi exclusivamente en el estado de Nueva York). Ahora, para el escaño vacante en el Congreso, el ALP nominó a Leo Isaacson, un joven abogado que había servido un término en la Asamblea Estatal del  CPUSA y luego perdió una campaña para ser presidente del municipio.

Cercano al CPUSA, pero no miembro del partido, Isaacson fue a la vez un sionista ardiente y un feroz crítico del Plan Marshall para la reconstrucción de la Europa devastada por la guerra, castigando a la administración Truman por "intentar arrastrar al fascismo por la puerta de atrás". En el período previo a la votación de febrero, se aprovechó de la supuesta traición a los judíos de la administración Truman. Al acusar a Truman de codearse con los señores feudales de la guerra árabes y con el lobby del petróleo pro-árabe, exigió el levantamiento del embargo de armas y el pleno apoyo a la partición y a la creación de un estado judío.

Un año antes, previamente al discurso de Gromyko, los comunistas estadounidenses se habían apartado de ese apoyo rotundo al sionismo. Pero ahora lo respaldaron con fuerza como a Isaacson. Los cuadros del partido fueron enviados al distrito para ir puerta por puerta, organizar mítines y repartir literatura. Wallace, que hizo campaña con Isaacson - su propio apoyo al embargo de armas fue discretamente no mencionado - advirtió ominosamente que Truman "habla en judío pero actúa en árabe". Aliados del partido como el cantante Paul Robeson, el popular político de ALP Vito Marcantonio, y el dirigente sindical Michael "Red Mike" Quill apoyaron la candidatura de Isaacson sobre su rival demócrata, quien por su parte podría reclamar el no menos formidable apoyo tanto de Eleanor Roosevelt como del alcalde de Nueva York, William O'Dwyer.

Los resultados fueron un shock. Isaacson ganó provocando un deslizamiento de tierra, recibiendo 22.700 votos frente a los 12.500 de los demócratas. En la retaguardia estaba el Partido Liberal, formado por líderes sindicales descontentos con el papel de los comunistas en el ALP y, por supuesto, los republicanos. Los aturdidos demócratas comenzaron a preocuparse por las perspectivas de Truman en noviembre, mientras que el envalentonado Henry Wallace, que eventualmente se convertiría en el candidato del Partido Progresista, predijo que su "Ejército de Gedeón" sacudiría el sistema político.

El CPUSA estaba extasiado. Esperando que la victoria de Isaacson presagiara un voto sustancial por Wallace, ignorando las advertencias de sus propios líderes sindicales de que su apoyo a Wallace, en lugar de retrasar o descarrilar el creciente sentimiento anticomunista del país, bien podría exacerbarlo. Los líderes laborales demostraron tener razón. En mayo, rechazando el consejo del Secretario de Estado Marshall, el presidente Truman rápidamente extendió el reconocimiento estadounidense de facto al nuevo estado de Israel, socavando las esperanzas del CPUSA de que un gran número de judíos estadounidenses abandonaran el partido Demócrata y se apresuraran a abrazar a Wallace.

Ciertamente, la decisión de Truman de reconocer a Israel no fue el único ni el factor más importante en el triste desempeño de Wallace en noviembre. Su propia incompetencia, las indicaciones cada vez más claras de un control comunista del Partido Progresista y una guerra fría en desarrollo también contribuyeron. Wallace ganó solo 1.1 millones de votos o el 2.37% de los votos, terminando muy por detrás del Dixiecrat Strom Thurmond. En cuanto a Isaacson, su permanencia en el Congreso fue efímera, los republicanos, demócratas y liberales se unieron para presentar a un candidato que en las elecciones generales de 1948 lo derrotó por 74.000 a 44.000 votos.

El Partido Progresista de 1948 representó el último aliento del CPUSA y sus aliados en la vida política estadounidense. Poco después de las elecciones, el Consejo de Organizaciones Industriales comenzó a tratar de expulsar de sus filas a los sindicatos dominados por los comunistas, destruyendo uno de los últimos bastiones de influencia del partido. Incluso Isaacson y Wallace pronto desertaron, en ambos casos por la posición prosoviética del CPUSA en la guerra en Corea.

En cuanto a la nueva línea soviética sobre el sionismo, esa también fue muy fugaz. Como afirma Martin Kramer, Stalin estaba evidentemente horrorizado por la gran cantidad de judíos soviéticos que en septiembre de 1948 salieron a saludar a Golda Meir, el primer embajador de Israel ante la URSS, en una sinagoga de Moscú. En 1949, los ataques a la cultura yiddish, el arresto de destacados intelectuales judíos asociados con el Comité Antifascista Judío de la Segunda Guerra Mundial, y las denuncias de los "cosmopolitas sin raíces" fueron el preludio de una violenta campaña antisemita a gran escala que solamente terminó después de la muerte de Stalin en 1953.

Tanto el Maki como el CPUSA continuaron con su hemorragia de miembros y simpatizantes judíos. Ninguno de los dos se convirtió en una fuerza política significativa.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home