Saturday, December 09, 2017

El doble discurso palestino - Nadav Shragai - Israel Hayom




Cómo se desarrollarán los acontecimientos en los próximos días, a raíz del anuncio del presidente Donald Trump reconociendo a Jerusalén como la capital de Israel, dependerá de lo que ocurra en el último punto de inflamación: el Monte del Templo. Aquellos que controlan el tamaño de las llamas que desencadenarán allí, en gran medida controlarán el tamaño de las llamas en círculos más amplios: los árabes de Jerusalén, los árabes de Israel y los árabes de Judea y Samaria.

Está claro que el apagado simbólico de las luces en el Monte del Templo por un corto tiempo el jueves no fue la nota final de las protestas árabes. La pregunta es qué tan lejos llegarán. Hay intereses en conflicto en juego. Un eje, compuesto por Turquía, Qatar, la Rama del Norte del Movimiento Islámico y Hamas, han hecho todo lo posible para canalizar las protestas en el frente de batalla religioso y convencer una vez más a las masas de que "la mezquita de Al-Aqsa está bajo amenaza".

Hace cuatro meses, lograron inflamar a las masas después de que Israel colocó detectores de metal para proteger a los fieles a raíz de un ataque terrorista palestino en el Monte del Templo. Israel retrocedió bajo la presión de las protestas entonces.

Pero la crisis actual no tiene un final similar, porque el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel apenas se encuentra en la misma escala. Trump no va a retractarse de su declaración.

Mientras tanto, Israel está haciendo todo lo posible para aislar el Monte del Templo de las tensiones recientes, tratando de tratarlo por separado de la Ciudad Vieja y del área metropolitana de Jerusalén. En las pasadas crisis, Israel solo permitió que los fieles mayores de edad asistieran al Monte del Templo para las oraciones del viernes y se aseguró de negar el acceso a personas relacionadas con Hamas y la Rama del Norte del Movimiento Islámico. Es probable que se puedan evitar sucesos similares con las oraciones del viernes de esta semana, utilizando el diálogo, la inteligencia y la detección temprana. Si regresa una controlada desobediencia civil como hace cuatro meses, la Policía de Israel tendrá dificultades para contrarrestarla. Después de todo, las fuerzas de seguridad son más expertas en el control de disturbios que en el manejo de sentadas.

Mientras que Israel quiere la calma y el eje de la Hermandad Hamas-Musulmana quiere un estallido de violencia, la Autoridad Palestina y el presidente Mahmoud Abbas están jugando un doble juego. Abbas aparentemente ha dicho que las protestas estarán bajo control, pero al mismo tiempo ha prometido que "todos los lugares sagrados en Jerusalén verán una revuelta por el intento de cambiar el carácter de la ciudad".

Este doble sentido puede permitir que las cosas se salgan de control. Incluso el Gran Mufti de Jerusalén y funcionario de la AP Muhammad Hussein, quien orquestó las protestas de los detectores de metales, han utilizado el Monte del Templo como herramienta para avanzar en sus objetivos y como dinamita para desencadenar una explosión. Incluso antes de la declaración de Trump, Hussein anunció que los residentes árabes de la ciudad y los palestinos y musulmanes en general no aceptarían ningún reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel.

La forma en que se desarrollan los acontecimientos durante las oraciones del viernes en el Monte del Templo y en las mezquitas de Jerusalén podrían decirnos mucho sobre cómo se desarrollarán las cosas en el futuro.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home