Friday, December 08, 2017

Gran artículo: Jerusalén es nuestra. Punto. 10 comentarios adicionales - SRosner



1. No todos los artículos te hacen popular entre todos los lectores, como es evidente por la larga serie de comentarios que siguió a mi artículo de ayer en el New York Times. En ese artículo planteé varios puntos, pero permítanme comenzar con unas pocas frases:
Sería una gran exageración argumentar que el Sr. Trump se parece mucho a Harry Truman. Pero el presidente, a menudo criticado por ser franco y nunca rehuir decir lo que quiere decir, tendrá su momento Truman por negarse a pretender que Israel no tiene capital.
Truman reconoció el Estado de Israel. Trump reconocerá la capital de Israel. En ambos casos, los vecinos de Israel se negaron a aceptar la realidad. Pero no importó. Israel existe, Jerusalén es su capital.

2. Lo que expliqué en el artículo, y muchos lectores no entendieron, es que hay dos pilares sobre los cuales basar el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel.

Existe la innegable conexión histórica de los judíos con Jerusalén como su capital histórica. Y existe también la realidad: Israel controla Jerusalén, su gobierno está en Jerusalén y no va a permitir que esta realidad cambie.

Estos dos hechos deberían ser suficientes.

3. Mi columna para el Jewish Journal comenzaba de esta manera:
Denle crédito al presidente Trump por hacer lo correcto. Denle crédito por una vez al usar su estilo directo y su enfoque directo, por hacer algo bueno. Denle crédito por afirmar lo obvio: Jerusalén es la capital de Israel. Nada puede cambiar esto, nada se supone que cambia esto. Reconocer a Jerusalén como la capital de Israel no infringe los derechos de nadie, no impide un acuerdo sobre Jerusalén en el futuro, no significa que los palestinos no puedan reclamar partes de Jerusalén. Está corrigiendo un error: la noción equivocada de que Israel debería ser el único país del mundo privado del derecho a establecer una capital donde quiere que esté.
4. Tenga en cuenta esta frase: "Reconocer a Jerusalén como la capital de Israel no infringe los derechos de nadie".

Trump no está diciendo que Jerusalén no pueda ser la capital de un futuro Estado palestino. Él no dice que no es necesario un compromiso en Jerusalén. Él no excluye ninguna opción futura para un acuerdo. Los palestinos y otros países árabes "no están enojados porque decir que Jerusalén es la capital de Israel complique el proceso de paz, están enojados porque no quieren que Jerusalén sea la capital de Israel, algunos de ellos incluso lo ven como un insulto cultural o religioso".

5. Lo diré de nuevo de una manera diferente: no es el reconocimiento de Trump lo que complica el proceso de paz. Es la ira injustificada de los árabes lo que complica el proceso de paz.

6. Para aquellos que quieren lidiar con los matices del lenguaje diplomático en lugar de celebrar un momento simbólico de reconocimiento, sugiero leer a David Makovsky y Dennis Ross del Washington Institute. Dicen algo similar a lo que acabo de decir, solo que mejor:
Trump debería dejar en claro que su declaración no trata de determinar el estado o los límites finales de Jerusalén, y que tales decisiones deben tomarse mediante negociaciones directas entre israelíes, palestinos y árabes (incluido Jordania, cuya función respecto a los lugares sagrados fue reconocida como parte de su tratado de paz con Israel). En otras palabras, simplemente debe reconocer que Jerusalén siempre será la capital de Israel, incluso si las afirmaciones sobre sus contornos exactos solo pueden resolverse mediante conversaciones de paz.
7. También insinué en mi artículo de NYT que Israel no se dejará intimidar por la amenaza de la violencia. Algunos lectores pensaron que esto era una afirmación problemática. Pero no lo es. Cada país tiene problemas sobre los cuales está dispuesto a aceptar la necesidad de resistir la violencia. Todos los países con un mínimo de orgullo propio aceptarían la necesidad, si se les desafía, de resistir la violencia a fin de proteger su capital.

8. Puede que no les importe lo que piensan los israelíes, porque son claramente parciales. Pero tenga en cuenta que la gran mayoría de ellos, incluidos los representantes de todos los partidos, excepto el izquierdista y asionista (así se ha reconocido recientemente) Meretz y la Lista Árabe Unida, apoyan el reconocimiento de Jerusalén. En este tema, no existe (casi) derecha e izquierda. El Partido Laborista lo apoya, el partido del Hogar Judío lo apoya.

9. Jerusalén no cambiará como resultado de una declaración. Todavía es, en muchos sentidos, una ciudad problemática que necesita políticas municipales sabias.

10. En el estudio que escribí no hace mucho para The Jewish People Policy Institute sobre "Jerusalén y el pueblo judío", nosotros (yo y John Ruskay, codirector de este proyecto) escribimos lo siguiente:

Una clara mayoría de los judíos comprometidos en todo el mundo creen que "todos los países deberían trasladar sus embajadas a Jerusalén". Una pequeña mayoría de judíos comprometidos en todo el mundo está de acuerdo en que Jerusalén "nunca debería dividirse". Una gran mayoría quiere que sea una ciudad "con una clara mayoría judía" y que "el Monte del Templo debe permanecer bajo la jurisdicción israelí". Sin embargo, en una declaración aparentemente contradictoria, una pequeña mayoría también argumenta que "Israel debería estar dispuesto a comprometerse con el estatus de Jerusalén como ciudad unida bajo una jurisdicción israelí".

Creo que eso lo cubre todo, y está respaldado por la investigación y los datos. Jerusalén es nuestra capital. Punro. Y algunos de nosotros también estamos dispuestos a hacer un compromiso en Jerusalén para obtener la paz.

Lo último y quizás menos importante

Sí, creí a Donald Trump cuando juró mover la embajada. La prueba está en la red.

¿Por qué le creí? Como escribí hace más de un año, porque pensé que él es bastante serio acerca de muchas de las promesas que hizo durante la campaña. Además, porque (como lo escribí) mover la embajada no es complicado, pero es muy visible, es decir, es una acción que establece la intención de Trump de diferenciarse de la ortodoxia del establishment americano.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home