Monday, December 25, 2017

Judíos americanos, su obsesión con el Muro occidental es ridícula - Peter Joseph - Forward




Una escena familiar se pudo ver recientemente frente al Muro de las Lamentaciones. Los líderes del movimiento del judaísmo de la Reforma, tanto de los Estados Unidos como de Israel, junto con miembros de las Mujeres del Muro, intentaron orar y llevar Torás al Muro. Fueron detenidos por la fuerza pública y sometidos por la fuerza por los guardias contratados por la Fundación Ortodoxa del Muro Occidental que dirige el lugar, y las imágenes habituales de la discordia judía se extendieron por todo el mundo.

Los judíos estadounidenses ven el vídeo de sus líderes religiosos siéndoles negado a la fuerza el acceso a un espacio sacro y sagrado, y les hierve la sangre. Consideran que las Mujeres del Muro y la lucha del movimiento del judaísmo del Reforma son catalogados por las autoridades gubernamentales y religiosas israelíes como provocaciones dignas de indignación. Los judíos israelíes, por otra parte, miran esos mismos acontecimientos y simplemente se encogen de hombros.

Al intentar aprovechar el acceso y la libertad de culto en el Muro de las Lamentaciones como el objetivo por el que batirse, los judíos de los Estados Unidos muestran un oído atento a lo que es realmente importante para los israelíes: el pluralismo religioso. Los israelíes están preocupados por cuestiones relacionadas con la religión que afectan a su vida cotidiana, como la conversión, la posibilidad de tener bodas y funerales de la manera que desean.

La dura realidad que tenemos que entender los judíos estadounidenses es que a los israelíes, incluidos los que se identifican con el movimiento reformista, no les importa demasiado ni las Mujeres del Muro ni la situación en el Kotel. Los judíos israelíes no ortodoxos viven una discriminación religiosa no reconocida por el estado, y ese no reconocimiento y el despotismo del Gran Rabinato haredi posibilita estas humillaciones de múltiples maneras en una realidad diaria. El Muro de las Lamentaciones y la posibilidad de orar allí según sus propias tradiciones es una de las muchas cuestiones relacionadas con el pluralismo religioso y la observancia judía.

Por lo tanto, al consumir todo el oxígeno luchando por el Muro de las Lamentaciones oscurece muchos otros problemas importantes, amenazando con convertir el pluralismo religioso en un problema único que excluye a otros igualmente si no más importantes.

Los judíos estadounidenses se preocupan mucho por el Muro Occidental, sin embargo, el tiempo y la energía que gastan en protestar en el Kotel es tiempo y energía que podría gastarse de forma más productiva en otros lugares. Cada discurso apasionado sobre el espacio igualitario de oración en este lugar en particular es un discurso que congrega a los judíos estadounidenses mientras pierde la oportunidad de reunir a los judíos israelíes, para quienes el Kotel es un espectáculo secundario en buena medida ignorado. Los israelíes no entienden por qué el Muro de las Lamentaciones se ha convertido en una causa tan célebre, y hace más difícil para los judíos estadounidenses tender puentes con los judíos israelíes y formar coaliciones que verdaderamente eleven el pluralismo religioso a un tema de política de primera línea. Protestar por el Muro de las Lamentaciones, sin importar cuán emocionado y sincero sea el sentimiento, no promueve las causas del judaísmo no ortodoxo y el movimiento reformista,

Está bien documentado que la mayoría de los judíos israelíes apoyan los avances en la libertad e igualdad religiosa. Además, el rabino Uri Regev, que durante mucho tiempo ha sido un importante defensor de estas causas, observó recientemente que "la libertad de religión e igualdad, a diferencia de otros temas en los ámbitos de las relaciones exteriores, la seguridad y los asentamientos, es unificador, en lugar de divisivo".

Particularmente en un momento en que la brecha entre los judíos israelíes y los de la diáspora está creciendo, es muy desafortunado que los judíos estadounidenses no hayan expandido su agenda y hecho causa común con aquellos que dirigen la lucha sobre el terreno en Israel. Sin votar en Israel ni reunir a los israelíes en torno a ideales comunes, los días de la influencia judía estadounidense en Israel han terminado.

Debemos hacer un mejor trabajo prestando atención a lo que es importante para nuestros amigos y aliados israelíes, y la dura verdad es que el Muro Occidental ocupa un lugar muy bajo en su lista de prioridades. Hemos estado usando un tema que atrae casi exclusivamente a los judíos estadounidenses como una forma de presionar y fomentar nuestras preocupaciones sobre Israel, y seguirá fracasando si no lo hacemos rápidamente.

El Hebrew Union College ordenó su centésimo rabino israelí el mes pasado, y fue el que precipitó el esfuerzo por llevar Torás al Muro Occidental. Sin embargo, las historias y la atención se centraron principalmente en lo sucedido en el Muro en lugar del evento alegre y loable que lo acompañó. Lo que sucedió en el Muro de las Lamentaciones fue lamentable, pero continuar utilizando el Kotel para darse publicidad no está haciendo avanzar una causa más grande, y no es la mejor manera de lograr objetivos religiosos o políticos.

Si los judíos estadounidenses quieren aliviar su desavenencia con los judíos israelíes y avanzar en su agenda, deben reconocer que hay asuntos mayores a mano y que el éxito solo se logrará si pueden atraer a los israelíes a su causa. Tan importante como es el Muro de las Lamentaciones como símbolo, es hora de dejarlo a un lado y enfocarse principalmente en el trabajo más difícil que hay por delante.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home