Saturday, December 09, 2017

La capital de Israel y denle a Trump el crédito que se merece - Shmuel Rosner



Denle crédito al presidente Donald Trump por hacer lo correcto. Denle crédito por una vez con su enfoque de modales tajantes para hacer algo bueno. Denle crédito por afirmar lo obvio: Jerusalén es la capital de Israel.

Nada puede cambiar esto, nada se supone que cambie esto. Reconocer a Jerusalén como la capital de Israel no infringe los derechos de nadie, no impide un acuerdo sobre Jerusalén en el futuro, no significa que los palestinos no puedan reclamar partes de Jerusalén. Está corrigiendo un error: la noción equivocada de que Israel debería ser el único país del mundo privado del derecho a establecer su capital donde quiere que esté.

Lo sé, para algunas personas, darle crédito a Trump por cualquier cosa es doloroso. Estas personas presentarán una gran cantidad de excusas sobre por qué el reconocimiento de Jerusalén es incorrecto, o por qué se hizo en el momento equivocado, o por qué se hizo de la manera incorrecta, o por la persona equivocada.

Para algunas personas, dar crédito a Trump por cualquier cosa resulta doloroso.

Querrían que fuera Barack Obama o Hillary Clinton. Querrían que un acuerdo de paz fuera el tema. Querrían que los palestinos lo aceptaran, que dieran su bendición antes de llevarlo a cabo. Querrían que se hiciera solo bajo uno términos muy específicos que actualmente parecen remotos, casi inalcanzables.

Puedo encontrar fácilmente una lista similar y explicar por qué y cómo se deben hacer tales cosas. Pero es un ejercicio inútil: Primero, porque Trump ya tomó su decisión: el New York Times informó lo que el presidente les dijo a los líderes árabes e israelíes el 5 de diciembre, antes del anuncio planeado al día siguiente. Segundo, porque para muchas de estas personas no hay momento que fuera el adecuado y ninguna persona sería la adecuada.

El reconocimiento es importante, es un momento para celebrarlo, pero debemos recordar que Jerusalén no cambiará como resultado de ello. Todavía es una ciudad muy pobre. Es desagradable para la mayoría de los israelíes: demasiado religiosa, demasiado lúgubre, demasiado sucia.

Y la realidad demográfica de Jerusalén también es algo a considerar. Alrededor de un tercio de sus residentes son árabes. Podrían elegir un alcalde árabe y tener un gran impacto en el futuro de Jerusalén. Solo eligen vivir en la negación y pretenden que Jerusalén no será de Israel.

Tal vez Israel no la conservará para siempre. Como está bien documentado, los primeros ministros israelíes anteriores acordaron un compromiso en Jerusalén. Acordaron permitir que los palestinos tuvieran su capital en partes de la ciudad. Ellos tendría su Jerusalén, Israel tendría su Jerusalén. Trump tendría la oportunidad de reconocer dos veces una capital llamada Jerusalén.

Pero sinceramente, no es muy probable que él tenga esa oportunidad. El mundo árabe, como era de esperar, respondió a la decisión de Trump en su forma habitual: rechazo, ira, amenazas, la mezcla habitual de ampulosidad y autocompasión que caracteriza muchas de sus interacciones con todas las cosas de Israel.

Esa ira disminuirá y el reconocimiento será una nueva realidad. Es difícil imaginar que un futuro presidente estadounidense se retracte del reconocimiento o devuelva una embajada a Tel Aviv. Ni siquiera los legisladores demócratas que actualmente critican la decisión del presidente - momento equivocado, formas equivocadas, personas equivocadas - la retirarán. Tal vez en unos pocos días, algunos de ellos vuelvan en sí y acepten que cortar este nudo gordiano tuvo que hacerse con una espada.

Los palestinos, si desaparece su ira, pedirán una compensación. Esperarán una compensación. Les dirán a sus homólogos estadounidenses que su plan de paz debe reflejar el hecho de que Israel ya recibió su recompensa de la administración, y que ahora es el momento de que Israel pague un precio por el reconocimiento de los Estados Unidos. Quién sabe, quizás ese sea el plan. Tal vez todo lo que Trump está haciendo ahora tiene la intención de comprar crédito y buena voluntad antes de servir la píldora amarga de un controvertido plan de paz.

Pero hasta que esto suceda, denle al presidente el crédito que se merece. Denle crédito por ser un hombre de palabra en este tema. Denle crédito por ignorar las amenazas de los turcos, los franceses y los jordanos.

Denle crédito por entender que algunos vendajes se deben quitar sin mucha vacilación o negociación, sin temor a un dolor temporal. Y denle crédito por ser uno de los pocos líderes extranjeros que a lo largo de la historia reconocieron la conexión de los judíos con Jerusalén.

Labels: ,

1 Comments:

Blogger Marlowe said...

Que mal vais a acabar. Menos mal que estais espoliando Argentina.

7:42 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home