Friday, December 08, 2017

Siguiendo el camino de los intelectuales - Israel Harel - Haaretz




Aunque hemos logrado un logro diplomático cuya importancia difícilmente puede exagerarse , no fue como la declaración de Ciro el Grande, ni tampoco la Declaración Balfour. Incluso Donald Trump, quien enfatizó que estaba reconociendo una realidad de décadas de antigüedad, no pretendió atribuir un significado "balfouriano" a su reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel.

Aún así, la mayoría de los israelíes tenían un sentimiento festivo, con algunos incluso sintiendo que estaban ante un evento histórico. El estado de su capital, a pesar de las amenazas y protestas (en el hogar también), ha recibido una mejora significativa. Está en camino del reconocimiento mundial, aunque todavía queda un largo camino por recorrer.

Muchos israelíes, para quienes el Haaretz sirve como plataforma y portavoz, menosprecian la idea de que el derecho a la soberanía judía sobre el país se origine en la Biblia y en el apego del pueblo judío a la Tierra de Israel a lo largo de la historia. Para ellos, la fuente de la soberanía israelí es el reconocimiento del mundo, en otras palabras, el Plan de Partición de las Naciones Unidas del 29 de noviembre de 1947. Ese es el título de propiedad, y por lo tanto, cualquier movimiento que no sea aceptable para "el mundo" y, en particular, para los Estados Unidos, es ilegal y peligroso.

Ahora viene el líder de ese mundo, no cualquier derecho o las tumbas de nuestros antepasados, y reconoce a Jerusalén como la capital de Israel. Aún así, entre los que se pusieron del lado de los árabes para bloquear esa "malvada decisión", se destacó un grupo de israelíes, profesores, activistas por la paz y ex embajadores. En su carta urgente a Trump, este grupo de 25 advirtió que el reconocimiento de Jerusalén equivalía a ignorar las aspiraciones palestinas, algo que "podría encender toda la región".

Su apelación recibió un apoyo considerable, especialmente en los medios israelíes. (Fue lamentable ver las caras abatidas de la mayoría de los expertos del estudio al final del discurso del presidente).

La batalla librada por este grupo contra el reconocimiento de Jerusalén incluso recibió el consentimiento tácito de otros círculos, pero menos valientes. Después de todo, esto es Jerusalén, y la movilización contra el reconocimiento podría servir como material incriminatorio en el momento de las elecciones. Estas personas, como los miembros de Brit Shalom, un grupo de intelectuales pacifistas de hace 70 años, continúan llamando al mundo, a pesar de que la historia ha demostrado repetidamente el fracaso de sus esfuerzos para frustrar el deseo y la fe de la mayoría de sus compañeros judíos.

Por lo tanto, no se ha olvidado nada y no se ha aprendido nada desde el período preestatal. Inmediatamente después de la masacre del convoy de ambulancias al Hospital Hadassah en abril de 1948, en el que 77 judíos fueron asesinados con una crueldad increíble, Judah Magnes, el jefe de Brit Shalom y presidente de la Universidad Hebrea, viajó a los Estados Unidos. Su objetivo: convencer a la administración de imponer un embargo económico y militar al Yishuv, la comunidad judía anterior al estado, que se estaba lamiendo las heridas del Holocausto y luchando por su vida. Brit Shalom incluyó a los intelectuales y personas de conciencia más importantes de la época, como Martin Buber, Gershom Scholem, Hugo Bergmann y Ernst Simon.

Magnes se reunió con el Secretario de Estado de los EEUU, George Marshall, quien desde el principio fue hostil a la idea de un estado judío e incluso instruyó al embajador de la ONU a votar en contra del plan de partición (solo una orden del presidente Harry Truman levantó esa decisión). Según el acta, Magnes pidió a Marshall que prohibiera la transferencia de donaciones enviadas por los judíos estadounidenses al Yishuv para pagar su supervivencia, por la compra de alimentos, combustible y armas para el estado en ciernes.

"Si así lo hacen, la escasez de combustible financiero detendrá la maquinaria de guerra judía", tal como lo expresó el propio Magnes. Marshall, con o sin ninguna conexión con Magnes, impuso un embargo de armas en el momento más crítico para el futuro del Yishuv.

Ese fue el camino seguido por los gigantes intelectuales de la época, hace unos 70 años, en su ceguera y en ese extraño camino por el cual estos enanos actuales* ahora nos quieren guiar en contra los intereses de los judíos de la Tierra de Israel.


* The Policy Working Group, una organización de activistas israelíes con antecedentes diplomáticos, académicos, políticos y mediáticos, incluidos ex diplomáticos como Ilan Baruch, Alon Liel y Elie Barnavi y activistas como Dan Jacobson, Danny Bar-Tal, Galia Golán, Menachem Klein, Izhak Schnell...

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home