Thursday, January 04, 2018

La carta de los jóvenes refuznik rechazando servir en el IDF organizada por una ONG radical de izquierdas - Ben-Dror Yemini - Ynet



Los tonos de la carta ya son familiares: "Un gobierno racista... Una ideología militarista... Un sistema capitalista". Este es el coro habitual de la izquierda más radical. La izquierda más radical. El resultado es la carta de este 2017 de unos 60 estudiantes de 12°grado que recibió una amplia cobertura la semana pasada.

Israel es una democracia. Tiene una variedad de opiniones diferentes que caracterizan a todas las sociedades democráticas, e incluye una izquierda radical y antisionista.

"La carta se organizó como parte de la red Mesarvot", dice la web de la ONG Mesarvot. Es una ONG tan radical, que incluso el New Israel Fund (NIF) no financia a este organismo. "Tenemos líneas rojas", me dijo el director ejecutivo de NIF, Mickey Gitzin .

Según la carta, la barrera de separación ha estado dividiendo Cisjordania durante 50 años. ¿Cincuenta años? Después de todo, la barrera fue construida para detener la ola más grande de ataques terroristas que Israel ha experimentado en la última década. También existen barreras de separación en Europa y América. Y de todas las barreras, la que existe entre Israel y los palestinos es la más legítima de todas. Pero cuando se trata de quienes consideran que la negativa a servir en el IDF es legítima ideológicamente, incluso una barrera que salva vidas se convierte en un crimen.

Hay muchas más tonterías en la carta, como acusar a Israel de perpetuar el conflicto. Israel, después de todo, ha ofrecido a los palestinos un estado en las fronteras de 1967, con canjes de tierras. Se negaron en 2000 y lanzaron una intifada asesina. En 2008, rechazaron la oferta del primer ministro Ehud Olmert, y en marzo de 2014 rechazaron otra oferta del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y ​​del secretario de Estado, John Kerry.

Pero por supuesto todo eso es culpa de Israel. Israel abandonó la Franja de Gaza y, en lugar de bienestar y prosperidad, Hamas prefirió construir túneles de la muerte y una industria de cohetes. Pero en lo que concierne a quienes firmaron la carta, Israel es el culpable.

Este tipo de lavado de cerebro requiere financiación. Procede de un organismo estadounidense llamado Refuser Solidarity Network (RSN), que afirma que "proporciona una base de apoyo estadounidense para aquellos que rechazan el servicio en el ejército israelí por razones de conciencia política". Sus miembros están afiliados, naturalmente, a la extrema izquierda radical del espectro ideológico en los Estados Unidos. La miembro de la mesa directiva Judith Kolokoff, por ejemplo, también es miembro de Jewish Voice for Peace (JVP), uno de los organismos antisionistas que apoyan el boicot contra Israel y también está activo en diferentes iniciativas de boicot.

El RSN está activo entre algunas comunidades judías y se enorgullece de haber transferido 300,000$ a los organismos que apoyan la negativa a servir en el IDF, incluida la ONG Mesarvot. Más importante aún, el RSN afirma en su web que es una organización reconocida por la  Internal Revenue Service (IRS), un organismo administrativo americano que trabaja con las exacciones de impuestos, y que todas las donaciones son deducibles de impuestos en la medida permitida por el IRS.

Según el artículo 109 de la Ley Penal, "una persona que incita o realiza labores de lobby sobre una persona que pueda servir en una fuerza armada para que no sirva en ella o no se presente para una operación militar, puede ser encarcelada por cinco años". Quien reconoció a la RSN ante el IRS probablemente no era consciente de esto, razón por la cual el Director Ejecutivo de los Reservists on Duty, Amit Deri, envió cartas urgentes el sábado tanto al embajador de los EEUU en Israel como al embajador israelí en los EEUU, así como al Departamento de Estado de los EEUU. Ellos deberán hacer un esfuerzo por detener la exención de impuestos y las transferencias de dinero.

"Es impensable que un organismo israelí apoye financieramente una negativa a servir en el ejército estadounidense", dice Deri, por lo que no está claro por qué un organismo estadounidense apoya financieramente la negativa a servir en el ejército israelí y ello  con el apoyo de la administración estadounidense nada menos.

No es que todos los argumentos planteados en la carta sean incorrectos y falsos. El debate político es el alma de la democracia. Los argumentos sobre los asentamientos y sobre la expropiación de tierras son legítimos, pero tales argumentos deben presentarse como parte de las actividades y protestas políticas. La negativa de los estudiantes a servir en el IDF, por otro lado, es el resultado de una propaganda mentirosa anti israelí que generalmente también niega el derecho del Estado de Israel a existir como el hogar nacional del pueblo judío. Esa posiblemente no era la intención de algunos de los que firmaron la carta, pero se han convertido en una herramienta en manos de esa propaganda antiisraelí.

La pelota ahora también está en el tribunal de la Oficina del Fiscal del Estado. Hasta el momento, la excusa para no tomar ninguna medida contra una organización como Mesarvot es que apoya a los objetores de conciencia , pero no fomenta la negativa a servir. Esa fue una excusa dudosa y pretenciosa. La admisión explícita de que la carta de rechazo se organizó por esa ONG, además de una convocatoria pública para "Deten el asesinato, objeta" son una prueba clara de que la organización alienta el rechazo.

El Ministerio de Comunicaciones, por cierto, sigue financiando a Israel Social TV, que es el portavoz de organizaciones y grupos de la izquierda radical que apoyan la negativa a servir en el IDF. Por lo tanto, definitivamente se debe abordar a la administración estadounidense, pero incluso antes de eso, el gobierno israelí debe tomar medidas.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home