Sunday, January 21, 2018

La cruzada lingüística de Europa contra Israel - Daniel Krygier - MIDA




Hace unos días, el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Sigmar Gabriel, repitió la mentira de que Israel es un estado de apartheid. En el pasado, Gabriel ha afirmado que los socialdemócratas alemanes sufrieron la misma suerte que los judíos durante el Tercer Reich.

El curioso currículum antijudío de Gabriel incluye mezclarse con los líderes de Irán, los cuales piden abiertamente la destrucción de Israel, y alojar al extremista islamista Hamidreza Torabi, de origen alemán, en un evento del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán que promueve la "paz religiosa".

Los enemigos de Israel a menudo afirman que no pueden criticar a Israel sin ser acusados ​​de antisemitismo. Esta afirmación no es solo manifiestamente falsa sino también absurda. Ningún otro país en el mundo es más obsesivamente criticado e internacionalmente condenado que Israel. No importa que el Estado judío sea una democracia vibrante con una autocrítica intrínseca que rivaliza con otras democracias líderes en el mundo.

El verdadero problema es que, a diferencia de las críticas a otras democracias, gran parte de la "crítica" contra Israel se combina deliberadamente con la demonización racista y la deslegitimación del estado judío. Esta cruzada lingüística europea contra la existencia de Israel es anterior a Gabriel en varias décadas.

Durante la primera Guerra del Líbano en 1982, el fallecido primer ministro sueco Olof Palme comparó escandalosamente el trato de Israel con los niños árabes con el tratamiento de los niños judíos por parte de la Alemania nazi. Más de un millón de niños judíos fueron asesinados durante el Holocausto. Por el contrario, Israel no asesina voluntariamente a ningún niño e innumerables niños árabes de todo el Oriente Medio siguen recibiendo tratamiento médico en hospitales israelíes. Esto también incluye a niños árabes de estados enemigos comprometidos con la destrucción de Israel como Siria, Irak y la Gaza gobernada por Hamas.

En octubre, el ex primer ministro holandés Dries van Agt comparó el arresto de terroristas palestinos con los razzias de judíos producidas durante la Segunda Guerra Mundial. El Sr. van Agt también niega cualquier vínculo histórico entre el pueblo judío y su tierra ancestral Israel, y ha argumentado que los judíos deberían haber "conseguido un pedazo de tierra en Alemania" como compensación por el Holocausto. El ex primer ministro holandés también se ha negado a definir a Hamas como una organización terrorista. La actual Ministra de Asuntos Exteriores de Suecia, Margot Wallström, ha equiparado la autodefensa de Israel con "asesinatos extrajudiciales" y ha culpado implícitamente al Estado judío del terrorismo islamista en Europa.

Después de 1945, Europa sigue luchando con su culpa por el Holocausto y por su propio pasado colonial. Sin embargo, el liderazgo político de Europa ha empleado dos estrategias claramente diferentes para tratar estas manchas en la conciencia histórica de Europa. La culpa europea postcolonial se ha abordado idealizando a los países del Tercer Mundo en general y al mundo musulmán en particular.

Por el contrario, la culpa del Holocausto ha sido abordada emitiendo unas poco convincentes lágrimas de cocodrilo sobre los judíos muertos, mientras se demonizaba a los judíos vivos y especialmente al judío colectivo entre las naciones: Israel. Esto ha creado un discurso mental europeo aparentemente esquizofrénico que abarca los monumentos, recordatorios o museos al Holocausto por los seis millones de judíos asesinados, pero demoniza sistemáticamente a un vibrante Israel con más de seis millones de judíos vivos.

Desde un punto de vista europeo, el conflicto árabe-israelí se desarrola por lo tanto entre unos árabes musulmanes del Tercer Mundo, que no pueden hacer nada malo hagan lo que hagan, y los judíos sionistas del Primer Mundo, que no pueden hacer nada bueno.

Vivimos en una época en la que lo peor de lo que se te puede acusar es de racismo. Por lo tanto, no debe sorprender a nadie que aquellos que buscan demonizar a Israel se tomen la tentación de equiparar el Estado judío con la Alemania nazi y el apartheid de Sudáfrica. Los autoproclamados liberales y progresistas occidentales y sus nuevos aliados islamistas (el islamo-izquierdismo) aplican la misma táctica contra sus oponentes para cerrar cualquier debate significativo en las sociedades occidentales con respecto al Islam.

Como la historia y los hechos pasaron de moda, las noticias falsas sobre Israel son aceptadas como "verdades" en Europa. Al retratar a Israel como "malvado" y "racista", los que odian a los judíos europeos pueden "legitimar" su odio al Estado judío bajo el lema del "antirracismo".

Una visita informal a cualquier hospital israelí disipará las mentiras orwellianas que equiparan al Estado judío con el "nazismo" y el "apartheid". Los médicos y enfermeras árabes y judíos tratan a los pacientes árabes y judíos que se encuentran los unos al lado de los otros.

Los árabes están mucho más seguros en Israel que los judíos en Europa, ya que ellos, sus negocios y mezquitas no tienen que estar protegidos diariamente por policías y soldados fuertemente armados.

La acusación de "apartheid" contra Israel por Judea y Samaria es igualmente absurda. Los residentes árabes en estos territorios no son ciudadanos israelíes y viven bajo el dominio despótico de la Autoridad Palestina. Mientras que cualquier árabe puede caminar con seguridad en las calles de Israel, los judíos corren el riesgo de ser linchados si entran en áreas gobernadas por la Autoridad Palestina. Mientras que Israel tiene una gran minoría árabe, el líder "moderado" de la OLP Mahmoud Abbas insiste en que la Autoridad Palestina debe estar libre de judíos, un territorio Judenrein, al igual que Gaza gobernada por Hamas y la mayor parte del mundo árabe.

El verdadero nazismo y el apartheid son adoptados por los enemigos de Israel en el Oriente Medio y sus partidarios globales, que buscan destruir el único estado judío del mundo en nombre de los "derechos humanos" y el "antirracismo".

Cuando los líderes de las supuestamente ilustradas democracias europeas adoptan las mismas mentiras antisemitas que los déspotas y terroristas del Oriente Medio, debería preocupar a todos los europeos decentes que apoyan unos genuinos derechos humanos y la paz.

La cruzada lingüística de Europa y la perversión de la verdad contra el Estado judío no solo están socavando las perspectivas de paz entre árabes y judíos, se trata de insultar descaradamente a las verdaderas víctimas del nazismo, el genocidio y el apartheid.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home