Saturday, February 03, 2018

Está bien que quieras vivir en un estado judío - Alexander Yakobson - Haaretz



"La mayoría de los israelíes no querrían vivir en un país con una mayoría árabe, incluidos los izquierdistas. No porque sean racistas, sino porque quieren vivir de acuerdo con los valores liberales y democráticos, y observan y conocen cómo son los estados árabes de la región". Uri Misgav escribió esta refutación (edición hebrea del Haaretz, 18 de enero) a la visión de Gideon Levy de un solo estado binacional.

Cualquiera que sea reacio a decir que quiere vivir en un Estado judío tiene que explicar por qué no quiere vivir en un Estado árabe. Pero me parece que la explicación del deseo de vivir en un Estado judío, además de tener la ventaja de la honestidad, es también una explicación más liberal y políticamente correcta en el sentido positivo del término. Es decir, el deseo de evitar ofender innecesariamente. También es más universal, en el sentido de reconocer el principio de la igualdad humana.

Por ejemplo, yo no estoy interesado en vivir en un estado con una mayoría danesa. No me gustaría vivir en el Estado nacional danés, ni en un estado binacional con los daneses. Desde este aspecto, no hay diferencia en principio entre los daneses y los árabes, y nada pretende distinguir o discriminar a los árabes de mala manera. El derecho de las naciones a la autodeterminación nacional es un principio universal y el deseo de las personas de vivir en una nación independiente de su propio pueblo es un deseo legítimo que no levanta la sospecha de racismo.

No hay necesidad de rechazar esta sospecha explicando qué lo que estaría realmente mal sería una mayoría árabe. Por supuesto, cualquiera puede ver que dadas las circunstancias existentes, es mejor formar parte de una minoría en Dinamarca que en un estado árabe, pero esto es solo un apéndice al tema principal que depende de las circunstancias actuales.

Confiar en el principio de la autodeterminación nacional le permite a uno explicar por qué los judíos necesitan un estado sin decir nada malo acerca de los árabes. Las duras circunstancias en nuestra región son claras y evidentes para todos, pero el pueblo judío tiene una larga memoria. El sionismo europeo, en cuanto alternativa ideológica y no solamente como respuesta a una grave angustia existencial, fue una decisión de dejar Europa para vivir en el corazón del mundo árabe musulmán.

El deseo de los judíos israelíes de vivir en un estado judío es natural y legítimo, como también lo es el deseo de los palestinos de vivir en los territorios mediante la independencia nacional en su propio estado. En ambos casos, lo que no es legítimo es negar el derecho de los otros a la independencia.

También está claro que muchas personas en todo el mundo (incluidos muchos judíos) viven como minoría, y tampoco hay nada de malo en este fenómeno, como tampoco el apego de una minoría a su país. Dadas las circunstancias existentes, está claro que la mayoría de los árabes israelíes, y no solo los judíos israelíes, no quieren vivir en un estado árabe. Pero eso no es suficiente. El objetivo debe ser cultivar una identidad israelí "amplia" entre los ciudadanos árabes de Israel, que se basaría en que el estado es su hogar y su país, además de ser el hogar nacional del pueblo judío. Parcial e insuficientemente, aunque mucho más significativamente de lo que muchas personas piensan, esta forma de israelidad no es solamente un ideal sino que hoy también es una realidad, a pesar de todas las dificultades involucradas.

Y en cuanto al "Estado único", está claro (si, Dios no lo quiera) que no será ese que presenta y difunde Gideon Levy, sino ese que supone Uri Misgav. Cualquiera que no entienda esto está viviendo en un mundo de sueños. Y en ese mundo de sueños en el que viven algunos, no hay nacionalismo en nuestra región, solamente nacionalismo judío, tampoco hay fanatismo religioso, solamente fanatismo judío y ninguna brutalidad, solamente brutalidad judía.

Es cierto que demasiados israelíes ignoran al elefante en la habitación que es la ocupación. Pero incluso este elefante no puede compararse con el mamut en la habitación, ese que Gideon Levy siempre ignora.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home