Saturday, February 24, 2018

Una abominación auto-antisemita - Ben-Dror Yemini - Ynet



Zeev Sternhell publicó un artículo este semana en Le Monde bajo un titular que comparaba al Israel moderno con la Alemania de comienzos del nazismo. Artículos similares e idénticos ya han sido publicados por Sternhell en hebreo.

No comenzó esta semana desde luego. Sternhell ha estado tratando de convertir a Israel en un estado fascista durante los últimos 40 años. Durante esos 40 años ha estado repitiendo el mismo coro de falsedades una y otra vez.

Hace 40 años, Sternhell describía a un Israel liberal, moderado y educado, con una "naturaleza ashkenazi muy occidental", en comparación con el otro Israel, compuesto por judíos de ascendencia sefardí, que él ya veía como "agresivos, radicales, religiosos". Ciertamente, este tipo de generalización es racismo, pero Sternhell probablemente se ve a sí mismo como un representante de la gente ilustrada y antirracista.

Sin embargo, Sternhell también ha ganado el Premio Israel, que es el premio más prestigioso otorgado por el Estado de Israel. Israel, sin duda, es un país especial, ya que otorga su premio más importante a alguien que lo denigra como un Estado fascista. No hay otro estado "fascista" de este tipo en el mundo. Pero Sternhell no se dará por vencido. El fascismo ya no es suficiente. Ahora, está mudando su anterior caracterización hacia el nazismo.

Criticar la política israelí está perfectamente bien, tanto en cuestiones relacionadas con los palestinos como en cuestiones relacionadas con el proceso de paz y la actitud hacia los ciudadanos árabes de Israel. Eso es exactamente lo que está haciendo el 80% de los periodistas y académicos israelíes. Y ellos critican incesantemente. Esta no es una de las características de un estado fascista, pero Sternhell insiste en crear una realidad que no tiene nada que ver con los hechos.

Según Sternhell, Israel es un "monstruo para los no judíos que viven bajo su dominio". Un monstruo, nada menos.

¿Es esto verdad? Según todos los estándares posibles, los árabes de Israel están en una mejor situación que los árabes de todos los países vecinos. Ellos reciben una plena igualdad ciudadana, entre ellos hay empresarios, una nueva generación de jóvenes que trabajan en alta tecnología, ingenieros, periodistas, médicos y jueces.

Cuando el presidente del Estado judío, Moshe Katsav, fue enviado a prisión por un panel de tres jueces, ese panel estaba presidido por un juez árabe, George Karra. Desde entonces, ese juez ha llegado a la Corte Suprema. ¿Cuántos jueces árabes hay en los tribunales superiores de Europa? Cero, o cerca de cero.

En el campo de la educación, las brechas entre judíos y árabes se han reducido como en ningún otro estado o nación en el mundo. En 2017, los estudiantes árabes representaron el 16.1% de todos los estudiantes (en comparación con el 26% en el grupo de edad). Más importante aún, en 2007 constituían solamente el 9.7%. Y en cualquier caso, en una década su número ha aumentado en más del 100%, de 20.000 en 2007 a casi 47.000 en 2017. El aumento en el número de estudiantes árabes en la última década es mucho mayor que el aumento más pequeño en el número de estudiantes judíos.

¿Es esta la imagen de un país que es un "monstruo" para las minorías? ¿Hay algún otro estado occidental en el mundo que pueda presentar cifras similares?

Los palestinos obtuvieron notables logros bajo el dominio israelí: en 1967, la esperanza de vida de los palestinos en los territorios ocupados por Israel era de 48,6 años. En 2017 , la esperanza de vida en la Franja de Gaza era de 74,2 años y la esperanza de vida en Cisjordania era de 75,2, más alta que en la mayoría de los países árabes.

En 1967, no había una sola institución de educación superior en Cisjordania y en la Franja. Hoy en día, hay más de 40 instituciones de educación superior y el número de graduados universitarios es el más alto en el mundo árabe .

En 1967, solo cuatro de las 708 comunidades estaban conectadas al agua corriente. En 2004, ya había 641 comunidades que estaban conectadas al agua corriente.

Hay muchas demandas justas contra Israel. ¿Pero es así como actúa un "monstruo"? ¿Es esto lo que parece ser el nazismo o los inicios del nazismo?

Para demostrar cómo se ha deteriorado Israel, Sternhell presenta unos comentarios realizados por dos miembros de la Knéset, Miki Zohar y Bezalel Smotrich. El público francés no lo sabe, pero estos dos diputados representan a la derecha más derecha de la derecha israelí. Hay fenómenos similares en todos los parlamentos de Europa. Pero nadie piensa que un determinado país sea fascista solo porque tiene unos pocos miembros del parlamento miembros de la derecha radical. Y en cualquier caso, la derecha radical en Francia es más grande que la derecha radical en Israel. Sin embargo, Francia no es fascista y no está experimentando el comienzo del nazismo.

Sternhell intenta crear la impresión de que Zohar y Smotrich representan a Israel. De hecho, ni siquiera representan a la derecha israelí. Zohar está a favor de anexionar Cisjordania sin darles a los árabes el derecho al voto. Esa es una postura tan tonta que cuando el Zohar la hizo pública recibió palos de todo el espectro político y se convirtió en un hazmerreír en la mayoría de los medios de comunicación.

La derecha israelí, parte de la cual apoya una anexión, generalmente también es favorable a otorgar plenos derechos a los palestinos. La viceministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Hotovely, ha aclarado: "Estoy a favor de otorgarles derechos de voto. Estoy a favor de la anexión y de la concesión de la ciudadanía". Y el presidente Reuven Rivlin, un derechista que también está a favor de una anexión, ha aclarado:" Creo en la Gran Tierra de Israel. El precio es los derechos civiles para los palestinos".

Huelga decir que la mayoría de los israelíes rechazan la postura de ese sector de la derecha de favorecer una anexión, con o sin derechos civiles. Una encuesta reciente reveló que la mayoría de los votantes del Likud tampoco estaban a favor de una anexión: el 52% de los votantes del Likud prefieren un acuerdo (basado en un Estado judío junto a un estado palestino desmilitarizado), solo el 31% apoya una anexión y el 18% de decanta por una separación unilateral. Pero Sternhell presenta únicamente la opinión de dos diputados de la extrema derecha en un intento por convertir a Israel en un estado cuasi nazi.

Seamos claros: la crítica contra Israel y contra la política de Israel es legítima. Anexionar esos territorios es una idea tonta, y anexionarlos ​​sin derechos es propio de un apartheid racista. Pero hay una diferencia entre la crítica y la demonización.

Israel es una democracia. Sternhell puede publicar lo que quiera, incluidas afirmaciones falsas sobre el fascismo, e incluso el nazismo, y ganar aún así el Premio Israel.

La mayoría de los intelectuales y la mayoría de los periodistas critican todo el tiempo. Por lo general, es una crítica legítima. Pero no las de Sternhell. Sus manipulaciones son una auténtica abominación. Él está haciendo exactamente lo mismo que la derecha más racista cuando utiliza los comentarios de los islamistas y yihadistas para argumentar que la mayoría, o todos los musulmanes, son nazis.

Con Sternhell es incluso peor. Él está adoptando unos oscuros métodos del pasado. Los nazis demonizaron a los judíos. Sternhell está demonizando a Israel. Los nazis mintieron para lavar el cerebro a las masas no ilustradas. Sternhell miente para transmitir el mensaje a los lectores que se consideran a si mismos ilustrados.

Sternhell, y no está solo, nunca publica artículos que promuevan el entendimiento, la paz o la reconciliación. Todo lo que hace es avivar las llamas del odio y de la hostilidad.

Las respuestas al artículo dejan bien claro que los antisemitas lo están celebrando. A fin de cuentas, siempre han argumentado que los judíos eran unos monstruos. Sternhell les está proporcionando mentiras para reforzar su creencia.

En la democracia israelí, incluso los auto-antisemitas como Sternhell pueden ser vistos como personas ilustradas e intelectuales. Pero no debemos dejar que eso nos confunda. Sternhell y sus gustos pertenecen al campo racista y no precisamente al ilustrado.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home