Monday, February 19, 2018

Una defensora de Bibi: El "Estado Profundo" de Israel apunta contra Netanyahu con acusaciones falsas - Caroline Glick



La investigación de la policía israelí contra el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu muestra similitudes notables con la investigación del abogado especial contra el presidente Donald Trump en los Estados Unidos.

Durante las noticias televisivas en el horario estelar nocturno del martes en Israel, se anunció la dramática noticia de que los investigadores de la Policía de Israel recomiendan al Fiscal General de Israel, Avichai Mandelblit, que acuse al Primer Ministro Benjamin Netanyahu de dos investigaciones en casos de soborno y abuso de confianza.

Las noticias plantean una serie de preguntas obvias sobre el futuro político de Netanyahu. Pero también plantea una cantidad igual, si no mayor, de preguntas sobre la pureza de las intenciones del servicio policial y en su confiabilidad.

Comencemos por considerar los casos específicos que forman las bases de las recomendaciones policiales contra Netanyahu.

Las acusaciones

La primera investigación ha sido denominada Caso 1000 por la unidad principal de investigaciones criminales de la Policía, la Lahav 433. La investigación rodea la relación entre Netanyahu y su viejo amigo, el empresario israelí y productor de películas de Hollywood, Arnon Milchen. La policía recomendó que Milchen sea acusado de pagar sobornos a Netanyahu. La policía recomienda inculpar a Netanyahu por aceptar sobornos de Milchen y actuar ilegalmente en su nombre.

Según las noticias de la cadena Hadashot de Israel, esta investigación fue la principal noticia en términos de volumen de cobertura durante el 2017.

La policía alega que entre 2007 y 2016, Milchen proporcionó a Netanyahu y a su esposa Sara cigarros, champán y joyas, que a menudo se compraban a pedido suyo. En 2014, el socio comercial de Milchen, el empresario australiano James Packer, que también era amigo de Netanyahu y su familia, supuestamente comenzó a dar obsequios similares a la familia Netanyahu.

A cambio de esos regalos, la policía alega que Netanyahu apoyó la extensión de una ley aprobada en 2008, cuando Netanyahu era el jefe de la oposición parlamentaria, que otorgaba a los expatriados israelíes que regresaban unos diez años de exención de ingresos obtenidos en el extranjero y otros diez años para comunicarlas.

Según la policía, después de que Netanyahu regresó a la presidencia en 2009, Milchen presionó al ministro de finanzas de Netanyahu en ese momento, Yair Lapid, para que ampliara la exención de diez a veinte años. Lapid, que ahora está en la oposición, encabeza el partido Yesh Atid, de centro izquierda. Si el partido Likud de Netanyahu no puede ganar las próximas elecciones, según las encuestas, Lapid y su partido Yesh Atid formarán el próximo gobierno.

En otras palabras, hoy Lapid es el principal rival político de Netanyahu.

El martes, la policía dijo a los periodistas que Lapid es el testigo clave contra Netanyahu en el Caso 1000.

En otras palabras, el principal rival político de Netanyahu es el testigo clave en su contra.

Según los informes, Lapid dijo a los investigadores que Netanyahu le pidió dos veces que avanzara la solicitud de Milchen de extender el período de exención de impuestos y que ampliara dichas exenciones a los expatriados que regresan y a los nuevos inmigrantes. Lapid y el Ministerio de Finanzas se opusieron a la propuesta de Milchen y su iniciativa no llegó a ninguna parte.

Según el Times of Israel, la ley ha sido duramente criticada por el Auditor del Estado de Israel y los gobiernos extranjeros, incluido el Departamento de Estado de los EEUU, que lo ven como un medio para facilitar el lavado de dinero. Al mismo tiempo, en parte debido a la ley, Israel ha podido atraer a un gran volumen de inmigrantes muy ricos, lo que beneficia a la sociedad.

Netanyahu también intervino supuestamente en nombre de Milchen en dos acuerdos propuestos relacionados con estaciones de televisión israelíes que Milchen poseía o deseaba poseer.

Pero ninguna de sus intervenciones en dichas propuestas, si existieron, tuvieron éxito.

La policía informa que Netanyahu intervino en nombre de Milchen cuando este tenía dificultades para renovar su visa de residencia en los Estados Unidos. Netanyahu llamó al entonces Secretario de Estado John Kerry y le pidió que interviniera en nombre de Milchen para renovar su visa de residencia.

Dado que Milchen podía perder una cantidad significativa de dinero si no podía permanecer en los EEUU, la policía afirma que la intervención de Netanyahu ante Kerry representó el retorno de los regalos de Milchen.

El propio Milchen tiene un largo historial de servicio al Mossad de Israel, su servicio de espionaje extranjero, y según los informes ha contribuido significativamente a la defensa de Israel. Netanyahu afirma que actuó por respeto al largo servicio de Milchen para la seguridad de Israel. Además, el fallecido presidente y primer ministro de Israel, el ícono izquierdista Shimon Peres, también intervino en nombre de Milchen ante las autoridades estadounidenses.

En la segunda investigación, llamada Caso 2000, la policía recomienda incriminar a Netanyahu después de una discusión que sostuvo - y fue grabada subrepticiamente - en 2014 con Arnon Mozes, editor y propietario mayoritario del diario de circulación masiva de Israel, Yediot Ahronot. La policía encontró la conversación grabada en el teléfono móvil del ex jefe de gabinete de Netanyahu, Ari Harow, quien es sujeto de una investigación independiente y no relacionada con el tráfico de influencias. Netanyahu afirma que grabó su conversación siguiendo el consejo de su abogado porque temía que Mozes intentara extorsionarlo.

La policía afirma que la conversación es una prueba de que Mozes le ofreció un soborno a Netanyahu y que Netanyahu aceptó la oferta. Recomiendan acusar a Mozes de sobornar a Netanyahu y acusar a Netanyahu de aceptar un soborno de Mozes.

Lo curioso de esta afirmación es que no se llegó a ningún acuerdo. Más bien todo lo contrario.

Mozes es la némesis de Netanyahu. Yediot Ahronot es el periódico más influyente en Israel. Su página de inicio dicta la programación diaria de noticias para transmisiones de radio y televisión. Y la cobertura de Yediot Ahronot de Netanyahu es implacablemente hostil al primer ministro y a su familia. En menor grado, pero de manera muy significativa, el Yediot Ahronot también es profundamente hostil a la derecha política israelí.

De acuerdo con la grabación de la conversación de ambos hombres, filtrada a los medios por la policía hace más de un año, Netanyahu y Mozes discutieron un elaborado plan para cambiar el mercado de periódicos en Israel a favor del Yediot Ahronot.

El periódico de mayor circulación de Israel es el Israel Hayom, un tabloide gratuito propiedad del  multimillonario estadounidense conservador, y partidario de Netanyahu, Sheldon Adelson. En su conversación grabada, Mozes planteó la posibilidad de que Netanyahu reduzca la publicidad del gobierno en el Israel Hayom y trabaje para reducir su circulación a fin de aumentar la cuota de mercado de Yediot Ahronot. A cambio, Mozes ofreció reducir el tono negativo de la cobertura de su diario con respecto a Netanyahu.

Lo cierto es que nada salió de la conversación. De hecho, a finales de 2014, en contra de los deseos expresados ​​por Netanyahu, la entonces ministra de Justicia Tzipi Livni presentó un controvertido proyecto de ley de medios de comunicación basado en una opinión legal redactada por el asesor legal del Yediot Ahronot. El proyecto de ley, que recibió el apodo de "Ley de Israel Hayom", habría forzado el cierre del periódico al prohibir a sus propietarios no cobrar dinero por él

La ley pasó una lectura preliminar en el Knesset con 43 votos. Netanyahu y su partido Likud votaron en contra del proyecto de ley. Además, para evitar que el proyecto de ley avanzara, Netanyahu disolvió su gobierno y la Knesset, y convocó nuevas elecciones un poco más de un año después de su mandato.

En otras palabras, para evitar cualquier daño al Israel Hayom, y transitoriamente para evitar que se otorgara al Yediot Ahronot alguna ventaja, Netanyahu dio el paso radical de presentarse nuevamente a las elecciones.

Durante más de un año, la policía se negó a investigar a cualquiera de los 43 legisladores que votaron a favor del proyecto de ley, o analizar la cobertura que recibieron por parte del Yediot Ahronot para conseguir su apoyo. Hace tres semanas, el patrocinador del proyecto de ley,  el diputado laborista en la Knesset Eitan Cabel, quien disfrutó de una cobertura extraordinaria en el Yediot Ahronot, fue llamado por la policía para una breve entrevista.

En otras palabras, la policía recomienda que Netanyahu sea acusado de una conversación que no llegó a ninguna parte, y que él grabó. Y la policía no está investigando a 42 de los 43 legisladores que respaldaron una medida que le habría dado a Mozes todo lo que le pidió a Netanyahu, pero no recibió, mientras que el legislador número 43 está sujeto simplemente a un breve interrogatorio.

Y todo esto nos lleva a la policía.

Desde que Netanyahu ejerció su primer mandato como primer ministro desde 1996 hasta 1999, él y su esposa Sara han sido sujetos de 19 investigaciones o investigaciones policiales. El sitio web en hebreo Mida.org.il ha publicado una reseña de todos ellos a principios de este mes.

La policía recomendó incriminar a Netanyahus en tres investigaciones en 1999. El fiscal general rechazó sus solicitudes.

En enero de 2017, el fiscal general cerró cuatro sondeos de Netanyahu que habían estado en curso desde 2009.

En septiembre de 2017, el fiscal general cerró seis investigaciones policiales contra Sara Netanyahu, que la policía había abierto en 2015. Una investigación, relacionada con un cargo administrativo más que penal, de que la Sra. Netanyahu ordenó comida en restaurantes en lugar de utilizar los servicios del cocinero de la residencia del primer ministro, todavía está bajo revisión.

Otras dos investigaciones, relacionadas con acusaciones de que un empresario francés le dio a Netanyahu contribuciones de campaña ilegales, y que el Likud pagó en exceso a una secretaria en los EEUU, desaparecieron después de encabezar los titulares en varios ciclos de noticias en 2016.

De los tres casos abiertos, las investigaciones de Milchen y Mozes llevaron al anuncio de las recomendaciones de la policía el martes por la noche. Una tercera investigación, de tráfico de influencias relacionado con la compra de submarinos por parte de Israel a Alemania, no está relacionada con Netanyahu, pero dado que sus asociados están bajo investigación, su nombre fue arrastrado al discurso relacionado con la investigación.

La corriente interminable de investigaciones criminales contra Netanyahu ha involucrado la investigación de testigos en todo el mundo, y ha costado decenas de millones de shekels a los contribuyentes israelíes.

Al final de este largo camino de 22 años, lo que tenemos son solo dos acusaciones que si algo demuestran es que Netanyahu es probablemente el más inútil sobornador de la historia. Además de la asistencia con su visa de residencia en los EEUU, Netanyahu no brindó a Milchen ningún apoyo significativo en ninguno de sus esfuerzos. La única ley aprobada, la ley que da derecho a los nuevos inmigrantes y los expatriados israelíes a una exención de diez años sobre los impuestos de la renta y los requisitos de presentación de informes para los ingresos obtenidos en el extranjero, pasó cuando Netanyahu quedó fuera de la oficina del primer ministro.

Y es que en los últimos ocho años del mandato de Netanyahu como primer ministro, ninguna de las propuestas de Milchen, ya sea en el mercado de los medios de comunicación o en las leyes fiscales, avanzaron incluso levemente.

En cuanto al Caso 2000, es casi imposible entender la base de la acusación contra Netanyahu. Al parecer, Mozes le ofreció un soborno, en forma de disminución de la hostilidad de su periódico a cambio de una mayor cuota de mercado para el Yediot Ahronot. Pero Netanyahu no hizo nada para avanzar su oferta. Por el contrario, prefirió nuevas elecciones para reducir la operación contra el Israel Hayom.

Durante el año pasado, mientras las investigaciones policiales se prolongaban, los investigadores alimentaron a los medios con una corriente interminable de filtraciones negativas que desacreditaban y vilipendiaban a Netanyahu.

La "reveladora" entrevista al comisionado de la policía, Roni Alscheic

La campaña policial contra Netanyahu alcanzó su punto máximo el miércoles pasado por la noche. El comisionado de la policía Roni Alscheich, a quien Netanyahu nombró en 2015, concedió una entrevista de una hora de duración en el principal programa de infomación de la televisión israelí, Uvda.

Alscheich afirmó que Netanyahu estaba detrás de tres conspiraciones separadas y discutibles contra la policía. Suponía que Netanyahu había arreglado que detectives privados "husmearan" a las familias de sus investigadores para tratar de encontrarles asuntos comprometedores.

Netanyahu, afirmó Roni Alscheich, conspiró con una agente de policía que en 2011 presentó acusaciones de acoso sexual contra su comandante, el superintendente de policía Roni Reitman, el jefe de Lahav 433, la unidad encargada de investigar a Netanyahu. Alsheich afirmó que Netanyahu estaba detrás de la decisión de la oficial de policía de demandar ante la Corte Suprema de Israel a Reitman, después de que el Fiscal General decidiera en el 2015 cerrar la investigación en su contra sin acusarlo debido al paso del tiempo desde que ocurrieron sus presuntos actos de acoso.

Alsheich también afirmó que Netanyahu le había ofrecido una especie de soborno. El comisionado de la Policía alegó que cuando Netanyahu lo nombró para servir como jefe de policía, Netanyahu sabía que Alsheich realmente quería servir como Director de la Agencia de Seguridad de Israel, donde trabajaba como subdirector cuando Netanyahu le pidió que se hiciera cargo de la policía. Netanyahu, alegó Alsheich, le dijo que si todavía era primer ministro cuando Alsheich terminara su servicio, Netanyahu lo nombraría jefe de la Agencia de Seguridad de Israel.

Incluso los más fervientes partidarios de la labor de la policía entre los medios de comunicación se mostraron horrorizados por las acusaciones de Alsheich, junto con el hecho de que se negara a investigar ninguna de ellos. Para resumir: justo cuando la policía estaba lista para anunciar sus recomendaciones, Alsheich dejó en claro su sentimiento de venganza personal contra Netanyahu y que desea derrocarle del gobierno.

Las alocadas acusaciones de Alsheich de que Netanyahu estaba conspirando activamente contra sus investigadores dieron crédito a las acusaciones de parcialidad, rayando una descarada animosidad, dirigidas pot la policía contra Netanyahu y sus partidarios.

Y así los paralelismos entre la acusación de Netanyahu y la caza de brujas contra el presidente Trump son notables. Pero hay una distinción clave.

Estados Unidos se rige por una constitución que impone controles y equilibrios al ejecutivo que se extienden también a la burocracia permanente. En Israel, no hay controles constitucionales sobre dicha burocracia. La Knesset no puede obligar a los funcionarios a comparecer ante sus comités. No puede obligar a los funcionarios públicos a declarar bajo juramento. No puede mantenerlos en desprecio.

Después de su escandalosa entrevista de la semana pasada, los legisladores del partido Likud solicitaron que Alsheich comparezca ante el comité correspondiente y les explique sus acusaciones contra Netanyahu. A pesar de que tentativamente accedió a aparecer esta semana, el martes por la noche los periodistas dijeron que Alsheich no tenía intención de comparecer ante los legisladores para responder a sus preguntas.

Algunos comentaristas afirmaron el martes por la noche que la policía lanzó deliberadamente todos las acusaciones posibles contra Netanyahu para presionar al Fiscal General para que lo acusara de algo. La parcialidad contra Netanyahu que Alsheich reveló tan extravagantemente en su entrevista del miércoles pasado, y las miles de horas y decenas de millones de shekels que la policía ha invertido en los últimos 22 años en su interminable persecución de Netanyahu y de su familia, ahora se presentan en el balance.

Si Netanyahu es absuelto, y dada la debilidad de los cargos en su contra resulta difícil ver cómo puede ser acusado, entonces la policía perderá su credibilidad y la confianza pública.

Por otra parte, dado que los funcionarios electos de Israel no tienen ninguna supervisión sobre el servicio civil, podría ser que a Alsheich y a sus oficiales no les pase nada de nada.


Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home