Saturday, March 17, 2018

La cruzada de Hershel: Por el rey y el país: cronología y minimalismo - William G Dever - BAR



Durante más de 40 años, la Revista de Arqueología Bíblica (BAR) bajo el liderazgo de Hershel Shanks ha emprendido una serie de campañas o cruzadas, o una serie de guerras santas en los medios. Una de sus primeras causas fue la acusación de que algunos académicos permanecían "sentados" sobre unos sensacionales e inéditos descubrimientos y estaban negando el acceso público. Como era de esperar, eso llevó a una campaña prolongada para presionar a los académicos, no solo para publicar los Manuscritos del Mar Muerto, sino también para dar acceso público a todos los materiales. Hershel usó descaradamente la plataforma de BAR con sus grandes lectores para apuntar hacia unos académicos individuales y, si fuera necesario, avergonzarlos. (Uno recuerda la imagen de portada del entonces editor en jefe de los Manuscritos del Mar Muerto, John Strugnell, rodeado de pulgas zumbantes.) Mucha gente, no solo los académicos de élite, se resentían ante esas tácticas, pero con toda justicia el BAR generó un impulso que aceleró la eventual publicación de los Manuscritos. Hershel también intervino en otro tema espinoso: el mercado negro de antigüedades. En particular,  se preguntó repetidamente: ¿Deberían los eruditos publicar artículos sobre restos que aparecen en el mercado de antigüedades y que provienen obviamente del robo de tumbas? ¿Y deberían aceptar ayuda financiera de coleccionistas acaudalados, incluso por causas nobles?

Estas cruzadas están cubiertas en artículos en este número especial de BAR. Pero en mi ensayo, quiero centrarme en otra polémica en la que Hershel se metió: la infame controversia "minimalista-maximalista". Comenzó principalmente en Europa de forma bastante inofensiva en los años ochenta y noventa, con varios intentos de eruditos bíblicos para escribir nuevas historias del antiguo Israel. Algunas de esas obras académicas prácticamente descartaban las narraciones patriarcales como legendarias. Otros adoptaron un enfoque sociológico que parecía ignorar la importancia teológica de la Biblia hebrea. Algunos trabajos se centraron en la evidencia arqueológica entonces disponible. Pero ninguno apreció su verdadera importancia o el hecho de que la arqueología se había convertido en una disciplina independiente y profesional con un enorme potencial. Podemos entender estas discusiones entre los eruditos bíblicos en los años ochenta y noventa, en parte al ponerlas en el contexto de la muerte de la arqueología "bíblica" al estilo antiguo, que para entonces ya era evidente. El problema para muchos, incluidos los laicos, era cómo se suponía que la nueva arqueología era relevante para los estudios bíblicos (o para la fe). ¿Las nuevas historias radicalmente seculares del antiguo Israel se convertirían en la norma?

Esta controversia, que primero se extendió entre los eruditos bíblicos europeos e involucró a algunos académicos estadounidenses, llegó a un punto crítico con la aparición de un libro de Philip R. Davies de la Universidad de Sheffield en 1992, “En busca del ‘antiguo Israel’". Tengan en cuenta que "el antiguo Israel" estaba entre comillas. Eso se debía a que Davies no lo encontró, de hecho, según él, no estaba allí. Davies intentó distinguir tres "Israel":
(1) Puede haber existido un "Israel histórico", pero no es realmente accesible para nosotros porque el texto bíblico es en gran parte poco confiable. (Davies menciona nuestros vastos datos arqueológicos en una nota a pie de página, y eso sólo para ignorarlos).
(2) El "Israel Bíblico" es solo una construcción tardía de los escritores bíblicos.
(3) El "Israel Antiguo" es una construcción de un erudito moderno, es decir, tampoco es real, sino ficticio. Mantengan la palabra "construir" en mente.
Unos años más tarde, en 1997, un expatriado estadounidense de la Universidad de Hull en Inglaterra, Lester Grabbe, publicó un volumen de ensayos titulado “¿Puede escribirse una 'Historia de Israel'? ”. Nuevamente, fíjense en las comillas. En este momento la mayoría de los colaboradores, todos los eruditos bíblicos, eran escépticos. Pocos podrían concebir que un arqueólogo pudiera intentarlo. Un erudito declaró que había "problemas serios" al tratar de relacionar la arqueología con la Biblia. Otro simplemente demonizaron a los arqueólogos, especialmente a los estadounidenses e israelíes, y declaró que todas las historias eran "falsas".

Se pueden citar otros dos trabajos de la misma época sin más explicaciones, ya que sus títulos revelan bastante: “La invención del antiguo Israel: El silenciamiento de la historia palestina” (1996) por Keith W. Whitelam de la Universidad de Stirling y “El pasado mítico: Arqueología bíblica y el mito de Israel” (1999) por Thomas L. Thompson, anteriormente de la Universidad de Copenhague.

Para hacer que una larga y continua historia sea un poco más accesible, espero que me perdonen por citar un trabajo propio, en el que respondí a lo que algunos observadores ya caracterizaban como una controversia "minimalista-maximalista".  La etiqueta es, por supuesto, demasiado simplista. Los buenos eruditos son maximalistas en temas donde tenemos pruebas adecuadas, pero minimalistas donde debemos pecar de cautelosos.

Ya en 1998 y 1999 publiqué varias críticas agudas de lo que se llamaba "revisionismo". Alarmado por lo que veía como un escepticismo progresivo, en 2001 publiqué un libro semi popular titulado “Lo que sabían los escritores bíblicos y cuándo lo supieron”. Mi respuesta a la pregunta fue "mucho... y bastante pronto".

Mi libro fue el primer ataque a gran escala contra la historia revisionista realizado por un arqueólogo. Vi a este movimiento revisionista como una "escuela", por entonces bien establecida en Sheffield (Davies y, más tarde, Whitelam) y en Copenhague (Thompson y el más moderado Niels Peter Lemche). Mi crítica fue polémica, porque vi muchos de los ataques revisionistas contra la Biblia hebrea como peligrosamente ideológicos. En particular, esos ataques estaban influenciado por las nociones postmodernistas de que "no hay hechos, solo interpretaciones", "todas las aseveraciones de conocimiento son solamente construcciones sociales" (por lo tanto, la táctica de la "deconstrucción") y "los textos conducen solamente a otros textos".

Los problemas constituían ya una crisis historiográfica, con un enfoque particular en las siguientes áreas: la era Patriarcal / Matriarcal, el Éxodo y la Conquista de Canaán, el ascenso de la monarquía y la etnicidad "israelita", y el crecimiento del monoteísmo.

Esta crisis fue provocada por una pérdida generalizada de confianza en la fiabilidad histórica del texto bíblico como una fuente adecuada para la escritura de la historia, de hecho para la verdad de cualquier tipo. Nos recordó el viejo tema de "fe e historia" que data del nacimiento de la erudición bíblica moderna crítica en el siglo XIX e inclusive de la Reforma Protestante. ¿En qué puede creer realmente un lector inteligente y moderno en la Biblia?

Ya en 1995/1996, al comienzo de esa tormenta literaria, Hershel comprendió el significado de estos temas, no solo para los lectores judíos y cristianos, sino también para los secularistas y todos los que valoran la tradición cultural judeocristiana u occidental. Así que en 1995, publicó en Bible Review (su otra revista, ahora desaparecida) un artículo del destacado erudito bíblico Baruch Halpern, anteriormente de la Universidad de Georgia, titulado "Borrando la historia", en el cual el autor avisaba bastante tempranamente sobre los peligros del revisionismo bíblico.

Luego, en 1997, Hershel publicó un panel de discusión con una histórica portada de BAR, titulada "Cara a cara, pero no ojo a ojo: los minimalistas bíblicos se encuentran con sus desafiantes". En la portada había fotografías de mí mismo, Kyle McCarter de la Universidad Johns Hopkins, Lemche y Thompson.

El propio Hershel había moderado el intercambio cara a cara en la Reunión Anual de ASOR de 1996 y lo publicó textualmente en la edición de BAR de julio / agosto de 1997. Él realizó un ataque completo, seguido un poco más moderadamente por McCarter. Lemche, previsiblemente, hizo un esfuerzo para llegar a un compromiso, pero Thompson se irritó. Tanto Thompson como Lemche no renunciaron a su insistencia de que la inscripción "Casa de David" de Tel Dan era una falsificación.

No es sorprendente que no se haya llegado a un acuerdo. Lo único que logramos fue resaltar el verdadero problema en juego. Nosotros respondimos que sí, mientras que ello dijeron que no, a la pregunta: "¿Hubo algún 'Israel' antiguo e histórico sobre el que se pudiera decir algo con confianza?"

Hershel Shanks no un académico, sino un periodista perspicaz con un buen ojo para los temas de interés periodístico (sin mencionar una historia potencialmente sensacional) - posteriormente dedicó todo un número de marzo / abril de 2000 de BAR a la historia de portada "La búsqueda de historia en la Biblia”.  Consideren que esto fue antes de que mi libro de 2001 rompiera la historia académica y solo uno o dos años después de que aparecieran algunos de los provocativos volúmenes europeos.

En ese número de BAR, Hershel me enfrentó a Philip Davies como el otro antagonista principal. Agregó un artículo del notable arqueólogo israelí Amihai Mazar de la Universidad Hebrea de Jerusalén (con el periodista y patrocinador John Camp) sobre su excavación en Tel Rehov, con una defensa de la fecha convencional del siglo X a.C. para la monarquía unida, lo que contradecía la recientemente propuesta de una "baja cronología" de Israel Finkelstein de la Universidad de Tel Aviv.

En efecto, la idiosincrásica "baja cronología" que se presentó en la década de 1990 robaría a la Monarquía Unida - los reyes Saúl, David y Salomón, en el siglo X a.C.- de cualquier realidad histórica. Toda la evidencia arqueológica sería trasladada al siglo IX a.C.  Así pues, los revisionistas abrazaron con mucho gusto la investigación de Finkelstein desde el principio. Una vez más, Hershel fue clarividente: todo el tiempo, la cronología había sido el elefante en la cacharrería. Una de las principales razones por las que los revisionistas rechazaron gran parte de la narrativa bíblica fue que era "demasiado tardía" para ser confiable. Los estudios bíblicos convencionales datan la mayor parte de la compilación de la Biblia hebrea hasta la Edad de Hierro (desde el siglo X hasta principios del siglo VI a. C.), con algunas adiciones y ediciones posteriores al exilio. Pero los revisionistas rechazaron ese relato de "testigos oculares" e insistieron en cambio que la Biblia hebrea era enteramente un producto del período persa, o más probablemente helenístico.

En resumen, la Biblia hebrea era el "mito fundacional" tardío de una comunidad judía derrotada y asediada en la época helenístico-romana, que buscaba algún tipo de identidad propia.

En su artículo del 2000 en BAR, Davies trató de desactivar el argumento preguntando: "¿Qué separa a un minimalista de un maximalista?" Y respondió, "No mucho". Pero su artículo ensayó el familiar ataque revisionista a la escuela arqueológica maximalista estadounidense fundada por el gran William Foxwell Albright (1891-1971). Davies reconoció que muchas personas sospechaban que los revisionistas tenían una orientación ideológica, pero concluyó que nuestro lado también.

Por ahora había dos partes cada vez más opuestas, incluso si no eran "escuelas", como yo estaba argumentando. Sin embargo, para ser justos, Davies sí vio algún papel para la arqueología en la reconstrucción de la historia del antiguo Israel.

Mi artículo opuesto se tituló "Sálvanos de la posmoderna Malarkey". Estoy bastante seguro de que el título fue idea de Hershel: ¡nada se vende tan bien como una polémica!  El artículo ciertamente se enfrentaba a los principales revisionistas de frente, ya que fue una defensa enérgica contra las interpretaciones bíblicas minimalistas posmodernas. Argumentaba que había un Israel "histórico" y uno "bíblico", y que la arqueología junto con una lectura adecuada del texto bíblico en realidad podría recuperar gran parte de ese Israel. En retrospectiva, este artículo de BAR fue un prolegómeno de mi libro de 2001.

En el mismo número, Hershel incluyó un extracto del pasado mítico de Thompson. Para Thompson, la Biblia hebrea es esencialmente una "tradición" judía tardía y, por lo tanto, un "mito". Como él mismo dice: "A diferencia de los acontecimientos de la historia, los eventos de la tradición no comparten la realidad debido a la naturaleza única o singularidad de su significado". Era la típica jerga posmodernista: retórica inteligente en lugar de hechos.

Después de mi exposición de 2001 y la popularización por parte de Hershel de algunos de los temas, la controversia "minimalista-maximalista" continuó ganando fuerza. Gran parte de ella fue transmitida en una serie de volúmenes publicados por el Seminario Europeo sobre Metodología en la Historia de Israel, fundado en 1996 por Lester L. Grabbe, cuyo trabajo “¿Puede escribirse una 'Historia de Israel'? ”, ya mencionado anteriormente, fue publicado como el primer informe. Los miembros fundadores incluyeron a Davies, Lemche y Thompson, pero el grupo no incluía a ningún arqueólogo. Los miembros cambiaron en los siguientes 20 años, pero no se incluyeron arqueólogos, incluso los especialistas europeos disponibles en el antiguo Israel (aunque David Ussishkin finalmente se incluyó entre los miembros). Eventualmente, el Seminario eliminó el viejo término "Israel", convirtiéndose en solo "historia".

La intervención de Hershel en lo que comenzó como una controversia académica mayoritariamente europea sobre la Biblia fue desvergonzadamente estadounidense y populista. Las personas aquí, creyentes o no, tenían derecho a saber. Y vio que una revista sobre "arqueología bíblica" era pertinente porque entendía correctamente que la arqueología podría convertirse en una fuente primaria para captar la realidad de la vida y la visión moral del antiguo Israel.

En 2007, Grabbe había comenzado a replantearse los problemas. En su “Antiguo Israel: ¿Qué sabemos y cómo lo conocemos?”, un título que recuerda extrañamente a mi libro de 2001, reconoció que la arqueología era una fuente mucho más prometedora de lo que los escépticos habían previsto.

Prácticamente ningún erudito bíblico estadounidense (y ningún arqueólogo, excepto yo) entró en el debate en curso, probablemente porque la mayoría se mantuvo cómodamente en la corriente principal. Y el impacto obvio de la posmodernidad en la escritura de la historia de parte de los revisionistas fue pasado por alto porque el postmodernismo parecía ser una afectación europea (y aun así lo es para muchos).

Curiosamente, los arqueólogos israelíes, que habrían tenido más que perder ante el postmodernismo y el ataque minimalista (ahora denominado a veces "nihilismo"), se mantuvieron en gran parte en silencio. Años después, una de las pocas refutaciones israelíes por parte de un arqueólogo, publicada significativamente en BAR, fue "El nacimiento y la muerte del minimalismo bíblico", de Yosef Garfinkel, de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Al parecer, los israelíes no se daban cuenta, o al menos se mostraban desdeñosos del argumento minimalista porque involucraba principalmente al ámbito de la "teoría", y los arqueólogos israelíes, pragmáticos como siempre, estaban demasiado ocupados acumulando "hechos" para preocuparse. En cualquier caso, esta preocupación por la historia y la teología no se consideró relevante para el judaísmo tal como se practica en Israel.

Además, pocos arqueólogos israelíes se consideraban principalmente historiadores, aunque sí vieron que sus datos podían hacer algunas contribuciones. Lo más parecido a una verdadera historia del antiguo Israel fue una serie de breves conferencias populares en 2006 de Amihai Mazar e Israel Finkelstein. Mientras tanto, Finkelstein vio su investigación promocionada por los minimalistas. Aunque no habló en contra de ellos, nunca adoptó su agenda radical.

En este intervalo, no aparecieron nuevas historias principales del antiguo Israel, solo idiosincrásicas  obras europeas de Mario Liverani (2003) y Jan Alberto Soggin (2001), ambas de la Universidad de Roma La Sapienza.  Una revisión del problema historiográfico y la literatura apareció en 2011, escrita por Megan B. Moore (entonces de la Universidad de Wake Forest) y Brad E. Kelle (Universidad Nazarena de Point Loma), pero era poco más que una guía para los perplejos (como Maimonides).

La controversia "minimalista-maximalista" parece haber llegado a un punto muerto, y puede que ya no sea de interés periodístico. Todos los principales protagonistas se han retirado (excepto Whitelam, ahora en Sheffield). Los estudiosos bíblicos ahora están preocupados por una nueva moda llamada "memoria cultural". Este enfoque significa realmente que, dado que no creemos que tengamos fuentes confiables para escribir una historia real de los hechos o eventos acontecidos, recurriremos a esos supuestos "eventos" tal como fueron recordados, por la historia o la tradición. En ese caso, la historia factual, de los hechos, ya no es la meta, ni es esencial para la erudición. Entonces, por definición, la arqueología y sus nuevos hechos también resultan irrelevantes. Con ambas fuentes potenciales marginadas, es decir, textos y artefactos o restos, hemos llegado al "fin de la historia". El nuevo editor de BAR bien podría asumir este desafío. La posible quiebra del estudio académico preocupa a un público ilustrado, algunos de los cuales pueden tener su propia idea sobre el camino a seguir. Mientras tanto, he ofrecido mi propia declaración en el libro Más allá de los textos.

Una cosa es clara para mí y, sospecho, para casi todos los lectores de BAR: una historia realista y creíble del antiguo Israel sigue siendo importante. Y muchos están llegando a entender que la arqueología es una fuente crucial de información nueva y relevante. Desde los primeros días de BAR, Hershel Shanks entendió esa relación y se esforzó por educar al público sobre los problemas de una manera que ninguna otra publicación hizo. Ese será su legado.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home