Friday, March 23, 2018

Los Manuscritos del Mar Muerto cumplen setenta años - Timothy Lim - Aso.org



Este año marca el septuagésimo aniversario del descubrimiento de los Manuscritos del Mar Muerto. ¿Qué hemos aprendido en los últimos años?

En primer lugar, se ha reconocido cada vez más que no tenemos una "biblioteca de los esenios" tal como se entendía anteriormente. No todos los pergaminos encontrados en las once cuevas son esenios. Hay pergaminos que reflejan los puntos de vista de una o más sectas o escuelas judías, muy probablemente asociadas con los Esenios, pero el corpus de 800-900 pergaminos conocidos como "Manuscritos del Mar Muerto" constituye una colección heterogénea de manuscritos. Dentro de ella hay textos que pertenecen al judaísmo mayoritario del período tardío del Segundo Templo, como por ejemplo los manuscritos bíblicos del Mar Muerto. En el pasado, los estudiosos marginaron estos manuscritos bíblicos, pero no hay evidencia de que sean manuscritos bíblicos sectarios.

En segundo lugar, el consenso sobre la teoría macabea que reinó totalmente durante la primera generación de erudición sobre los pergaminos ha dado lugar a un tipo diferente de hipótesis esenia, resultando de ello una reconsideración de la arqueología de Khirbet Qumran y el análisis literario de las diferentes versiones de la Regla de la Comunidad de las Cuevas 1 y 4 (1QS y 4QS). Una reconsideración de la "fase comunal", y de los diferentes períodos dentro de ella por Jodi Magness, y más recientemente por Dennis Mizzi, ha llevado a una actualización de los orígenes de la secta remontándola a comienzos del siglo I a. C., en lugar de a mediados del siglo II a. C.

Una visión que tiene un mérito particular es la que describiré como “teoría de las comunidades múltiples". En el pasado, se dijo que había por lo menos dos órdenes diferentes de esenios: la comunidad de Yahad, en Qumran, orientada principalmente a los hombres, y quizás célibe, y la comunidad de miembros casados y orientada hacia la familia del Documento de Damasco (Josefo , BJ 2.120, 160).

John J. Collins desliza esta visión hacia adelante argumentando que hay muchas más comunidades esenias. La descripción de Filón y Josefo de unos 4.000 Esenios que vivían en Judea es consistente con esta visión. No hay una sola comunidad monolítica de esenios viviendo en Qumran, sino varias secciones que florecieron al mismo tiempo en toda Judea. Collins ancla su teoría en la interpretación de la cláusula de 1QS 6.3, "en cada lugar donde haya diez hombres del consejo de la comunidad", como refiriéndose a comunidades múltiples. Más específicamente, "el consejo de la comunidad" debe entenderse en sentido partitivo (el todo del que se toma una parte), en lugar de locativo (expresión de un lugar). Múltiples comunidades esenias se dispersaron en diferentes asentamientos y al mismo tiempo por toda Judea, y no solo en Qumrán. Para él, esto explica por qué siguieron copiando diferentes ediciones de la Serekh ha-yahad o Regla de la Comunidad, y por qué la versión más primitiva (en el sentido literario y halájico) de 4QSd no fue reemplazada por la versión más desarrollada de 1QS.

En tercer lugar, los sectarios no tenían una comprensión desarrollada del "canon", pero sí tenían el concepto de "escrituras acreditadas". He caracterizado la visión sectaria de esas "escrituras acreditadas" como un patrón dual de autoridad y de gradación de dicha autoridad. Tenían una colección ampliamente bipartita del Pentateuco y una colección indefinida de libros de los profetas. Estas escrituras tradicionales fueron interpretadas y complementadas por otras escrituras no bíblicas pero acreditadas, como el libro de los Jubileos y los pesharim.

En cuarto lugar, las ideas religiosas de las comunidades sectarias fueron extraídas de lo que he denominado la "matriz sectaria" del judaísmo antiguo. Las comunidades sectarias reflejadas en los Manuscritos del Mar Muerto no deben identificarse con los primeros seguidores de Jesús y de la iglesia primitiva. Sin embargo, el uso de tantas terminologías e ideas iguales o similares en sus escritos sugiere una conexión entre ellos que es difícil de negar. La identificación de la puerta Esenia y el barrio esenio de Jerusalén es consistente con la opinión de que las comunidades probablemente interactuaron entre sí.

La teoría de la matriz sectaria postula que los esenios y los seguidores de Jesús llegaron a los mismos textos bíblicos e ideas distintivas, pero extrajeron diferentes lecciones de ellos. Estas ideas estuvieron ausentes o fueron ignoradas por el judaísmo mayoritario de la época. Por ejemplo, los sectarios y la iglesia primitiva fueron los únicos que usaron el concepto del "nuevo pacto" de la profecía de Jeremías. Otros judíos de la época no comentaron "el nuevo pacto" ni lo usaron en sus escritos. Los sectarios de los Manuscritos, Pablo y otros autores cristianos del Nuevo Testamento recurrieron a esta noción religiosamente significativa de un “nuevo pacto en la escritura profética”, pero entendieron la "novedad" de manera diferente. Estos seguidores de un “nuevo pacto” consideraron esta novedad como una renovación del antiguo pacto, mientras que Pablo y el autor de la epístola a los Hebreos vieron en la profecía de Jeremías una nueva dispensa en la vida y la muerte de Jesús. La matriz sectaria era un subconjunto del judaísmo antiguo con ideas distintivas y superpuestas. Fue el manantial en el que se inspiraron los esenios, los cristianos y otros sectarios.

Los Manuscritos del Mar Muerto a menudo han sido aclamados como el mayor descubrimiento de manuscritos de la historia. En este septuagésimo aniversario de su descubrimiento, vale la pena preguntarse si merecen tal descripción. ¿Por qué emocionarse con algunos manuscritos polvorientos y retazos de antiguas escrituras judías? ¿En qué sentido son "los mejores"? El público a menudo entiende por esta descripción sensacional algo que propicia un significado que cambia el paradigma, comparable a los grandes descubrimientos científicos de la historia. Para el erudito, sin embargo, la descripción superlativa es mucho más específica. Comparado con lo que anteriormente estaban disponibles a través de fuentes primarias que datan de los siglos que rodearon el cambio de era, el descubrimiento de los Manuscritos del Mar Muerto ha sido revolucionario. Ahora sabemos mucho más sobre la transmisión de los textos bíblicos y sobre la otra literatura judía, además del sectarismo en el período del Segundo Templo y el trasfondo judío del cristianismo primitivo.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home