Saturday, April 28, 2018

Antisionista y judío: Detrás de las disculpas de Jeremy Corbyn - Ben Cohen - JNS


Los Neturei Karta y Jeremy Corbyn, a la derecha, en una manifestación anti-Israel (apenas un año antes de su liderazgo del laborismo británico)

"Me niego a caracterizar como opinión", escribió Jean-Paul Sartre en "Antisemita y judío", "una doctrina que está dirigida directamente a personas particulares y que busca suprimir sus derechos o exterminarlos".

Esta fue la respuesta del filósofo francés a la afirmación de que el antisemitismo era simplemente una "opinión", cuando se corresponde más correctamente como una "pasión" enraizada en un odio que se encuentra fuera de la razón. "Si el antisemita es impermeable a la razón y a la experiencia, no es porque su convicción sea fuerte", observó Sartre, "más bien, su convicción es fuerte porque él ha elegido antes que nada ser impenetrable".

La caracterización de Sartre del antisemitismo como ajeno "a la categoría de ideas protegidas por el derecho a la opinión libre" - una declaración clara de que el hostigamiento a los judíos es dominio exclusivo de malvados y fanáticos - ha prevalecido más o menos en las democracias occidentales, ya que su excéntrico e invaluable estudio fue publicado por primera vez en 1944. Tal vez la mejor evidencia de eso es que hoy, el hecho de que alguien sea descrito como antisemita, generalmente no implica un insulto personal sino una observación provocativa sobre la forma en la que interpreta el mundo a su alrededor. En cuanto a como ellos se identifican, algunos dicen ser "patriotas", "nacionalistas" o "socialistas", otros usan términos como "antirracista". La mayoría, en el peor de los casos, no verá ningún problema, e incluso será algo honroso, describirse como "antisionista".

Esa es una de las razones fundamentales por las que Jeremy Corbyn, en un artículo de opinión considerado  como una apología del antisemitismo que ha plagado al Partido Laborista británico desde que se convirtió en su líder en 2015, se sintió obligado a señalar que "el antisionismo no es antisemita, y muchos judíos no son sionistas". Existen, admitió Corbyn, "unos pocos [sic] que se sienten atraídos por la cuestión palestina precisamente porque ofrece la oportunidad de expresar hostilidad hacia el pueblo judío en un entorno 'respetable'".

En otras palabras, las intenciones de los antisionistas generalmente son nobles, y algunas manzanas podridas no deberían dejarnos perder de vista eso.

Entonces, como quizás podría haberse preguntado Sartre, ¿el "antisionismo" es simplemente una "opinión", un componente legítimo y quizás valioso del discurso dirigido a asegurar los derechos nacionales palestinos? ¿O es, en sus palabras una vez más, "una doctrina que está dirigida directamente a personas particulares y que busca suprimir sus derechos o exterminarlos?"

Para responder a esta pregunta, quiero encarar brevemente el valor nominal de la afirmación de Corbyn de que "el antisionismo no es antisemitismo", aunque haya algunas personas dudosas que intentan contrabandear ideas y memes antisemitas en la mezcla.

Supongamos, con él, que estos dos fenómenos están separados hasta que se demuestre definitivamente lo contrario. Lo primero que se nos presenta es la siguiente distinción: el antisemitismo es hostilidad hacia los judíos en general, mientras que el antisionismo es una oposición política al proyecto supuestamente "colonial que trasladó colonos judíos a Palestina a expensas de la nación árabe indígena".

Ya ilustrados por ese dogma, podemos investigar más a fondo por qué para los antisionistas es legítimo oponerse al sionismo. Descubrimos así que para los antisionistas el sionismo es "fuente de colonialismo y del apartheid", es la esencia de un régimen en el que los judíos disfrutan de mayores derechos y privilegios civiles y políticos que los no judíos, una afrenta, si eso fuera cierto, a los principios básicos de la democracia. Aprendemos, mediante esta "narrativa moral antisionista", que los palestinos son víctimas de los judíos, ya que han sido culpados y expulsados ​​de sus hogares por un crimen cometido por los alemanes y sus colaboradores en otro continente. Al enfrentarse a esta injusticia, los antisionistas se sienten fortalecidos ante cualquier preocupación persistente sobre un posible antisemitismo ante la revelación de que "muchos judíos también comprenden esta realidad" y se oponen al sionismo en consecuencia. Estos judíos opuestos al sionismo, se podría concluir que representan "una respuesta abierta y honesta a las mentiras y ficciones de los sionistas ante los judíos y nosotros".

Así conocedores de las mentiras sionistas, nuestros antisionistas pueden obtener una confianza renovada en su rechazo a las denuncias de antisemitismo por estar manchadas de sentimientos sionistas. Incluso si el ejemplo que tenemos ante nosotros incluye una caricatura de un banquero de nariz ganchuda o una afirmación de que el Holocausto nunca sucedió, no se debería asumir necesariamente que el perpetrador tenga malas intenciones hacia el pueblo judío.

Sin embargo, lamentablemente, a veces ese sería el caso. Pero rara vez, porque nuestros antisionistas saben que el antisionismo no es antisemitismo. Ellos se oponen al sionismo porque se oponen a las guerras y a los imperialismos y a la explotación corporativa de las naciones ocupadas.

Desde este punto de vista, sus tácticas fluyen naturalmente: campañas para boicotear las universidades de Israel, propaganda que pinta a Israel como el país sediento de sangre del mundo, el despliegue de consignas como "resistencia" y "retorno" para justificar por qué un solo estado, por supuesto árabe, debería reemplazar al estado judío en el territorio entre el mar Mediterráneo y el río Jordán.

Sin embargo, si los antisionistas fueran honestos consigo mismos, se darían cuenta que el movimiento de resistencia y retorno con el que están alineados está empapado de enemistad teológica e ideológica hacia "los judíos": islamistas como Hamas y Hezbollah, marxistas como el FPLP , nacionalistas como la juventud militante de Fatah. Pero también saben que algunos que comparten su hostilidad hacia Israel provienen de sectores sorprendentes: desde ultranacionalistas polacos que creen que ellos, como los palestinos, son víctimas de una estafa del Holocausto, hasta los predicadores salafistas que explican que la violencia moderada contra la cónyugue femenina es la clave para un matrimonio exitoso.

En este punto, se tendría derecho a que los antisionistas se preguntaran sobre la verdadera naturaleza de las ideas y productos que nos venden. Podrían comenzar dándose cuenta de que, a pesar de todas las diferencias aparentes entre el antisionismo y el antisemitismo, pasan una gran cantidad de tiempo pensando y hablando negativamente sobre los judíos como grupo a través de su decidida oposición al estado judío.

Algunas fosas nasales quizás podrían comenzar a curvarse, pero no todas. Ciertamente, no las de Jeremy Corbyn, quien como el antisemita de Sartre "ha elegido ante todo ser impermeable".

Para sus seguidores, este será otro ejemplo bienvenido del buen viejo "Jeremy" apegándose a sus principios. Para el resto de nosotros, es otro triste ejemplo de la mentalidad que aún puede hacer que sea elegido primer ministro.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home