Saturday, April 28, 2018

El sintomático caso Portman: Lo que aprendimos de la Sra. Portman - Eitan Orkibi - Israel Hayom



Mientras todos estaban ocupados con la estrella, un aspecto importante de la decisión de Natalie Portman de rechazar el Premio Génesis "debido a los recientes acontecimientos" en la frontera de Gaza se perdió en el discurso público. Su anuncio huele a oportunismo, tal como explicó Amnon Lord en estas páginas, y su razonamiento fue vacilando hasta finalmente encontrar las seguras orillas de "no querer aparecer como un respaldo de Benjamin Netanyahu".

Aquí hay una lección que debemos aprender, ya sea acerca de la velocidad vertiginosa en que se propaga la propaganda anti-Israel, o acerca del capricho de nuestros amigos que predican en favor de concesiones territoriales.

Algunos israelíes, desde la salida de Barack Obama de la Casa Blanca, han buscado desesperadamente a un héroe cosmopolita alternativo en quien confiar, y aparentemente piensan que el público israelí sufre de pérdida de memoria a corto plazo por la retirada de Gaza y las promesas que se hicieron de dar libertad de acción de las IDF una vez que nos fuimos del enclave costero. Nos aseguraron que podríamos desplegarnos a lo largo de una frontera soberana reconocida, desde donde podríamos defender la seguridad de Israel sin tener que responder ante el mundo.

Es irónico que la desconexión de Gaza, cuyos propagandistas comercializaron como un exitoso "plan piloto" para una futura "desconexión" de Judea y Samaria,  desempeñara el papel de un heraldo. No solo no predijo la violencia palestina y sus planes para el día después de la ocupación, sino tampoco el comportamiento del llamado campo de la paz. El público se pregunta qué se puede deducir de la reacción de este campo a la conducta del IDF en la frontera con Gaza, y lo que supondría tener que lidiar con un escenario similar en una frontera diferente, ¿al lado de Modiin, digamos?

Los palestinos ocasionalmente intentan tomarnos por sorpresa: un cohete aquí, un túnel allí, asaltar la valla fronteriza. Por otro lado, aquellos que querían que dejáramos Gaza se apegan a un guión bastante regular: primero, aparece un manifiesto provocativo en las redes sociales, seguido de la aparición de artículos de opinión y peticiones contra la brutalidad militar de Israel; eventualmente, porciones de este sentimiento se traducen en "declaraciones angustiadas" y aterrizan en las páginas de alguna importante revista europea o en una entrevista puntual en Al-Jazeera.

Lo que está cambiando es la velocidad con la que se acusa al IDF de crímenes de guerra. Parece que de un incidente al siguiente, el tiempo que se tarda en pasar de las acusaciones de "respuesta desproporcionada" a "matar inocentes", se hace cada vez más corto. Y si "el Estado de Israel dispara a los manifestantes", entonces claramente sería inmoral recibir un premio de sus manos empapadas de sangre.

Nada de esto quiere decir que no se debe permitir que el "campo de la paz" proteste, o que criticar al IDF esté prohibido. Solo significa que de una ronda a otra cada vez es más fácil predecir ciertos comportamientos.

Una gran parte de la aversión del público israelí a futuras concesiones territoriales no se deriva de la violencia que podemos esperar de los palestinos, más bien existe porque los que están presionando para la próxima retirada no están exactamente a nuestro lado cuando tenemos que lidiar con las consecuencias.

Algunos de ellos acusan rápidamente a los soldados del IDF de perpetrar masacres, otros no dudan en sacudirse a Israel como una especie de excremento de perro pegado a las suelas de sus caros y estilosos zapatos. Este mensaje también se escuchó alto y claro, Sra. Portman.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home