Saturday, April 28, 2018

Israel demuestra ser excepcional, una vez más - Evelyn Gordon - JNS



En enero de 2017, la empresa de investigación Ipsos Mori publicó una encuesta impactante titulada "Seis de cada diez en todo el mundo piensan que su sociedad está 'rota'". Y de los 23 países encuestados -13 democracias occidentales y 10 democracias no occidentales, la mayoría con economías relativamente fuertes - solo en seis casos la mayoría de los encuestados no estaba de acuerdo con esa afirmación.

Además, casi cuatro de cada 10 de los encuestados aceptaron otra inquietante afirmación: "En estos días me siento como un extraño en mi propio país". Aunque la proporción superó el 50% en solamente dos países, superó un tercio en todos menos en tres.

Luego, los encuestadores hicieron varias preguntas diseñadas para explicar esos sentimientos generales, algunas explorando la confianza en las instituciones nacionales y otras explorando las actitudes hacia la inmigración. Su teoría era que la baja confianza en las instituciones se correlacionaría con los altos niveles de creencia de que la sociedad estaba rota, mientras que las actitudes negativas hacia los inmigrantes se correlacionarían con unos altos niveles de sentimiento de ser un extraño en el propio país. Y había, de hecho, alguna correlación, aunque no perfecta. Cabe destacar que los países con una gran confianza en las instituciones y poca preocupación por la inmigración tenían pocos encuestados que dijeran que la sociedad estaba rota o que se sentían como extraños en su propia tierra.

Y luego estaba la única excepción flagrante: Israel.

La mayoría de los encuestados israelíes expresaron poca o ninguna confianza en las siete categorías de instituciones censadas: instituciones internacionales, bancos, sistema judicial, grandes empresas, medios de comunicación, gobierno y partidos políticos. En cinco de las siete categorías, más del 70% así lo hizo. Israel se encontraba entre los 10 países con mayor desconfianza en todas las categorías salvo en una; en la mayoría de los casos, estaba entre los seis primeros.

Sin embargo, cuando se trató de la cuestión resumida de si la sociedad se estaba rompiendo, Israel cayó de repente al fondo de los rankings de negatividad, con solo el 32% de los israelíes de acuerdo (Japón e India, con un 31% y 32% respectivamente, estaban en una estadística de empate con Israel por el tramo inferior).

Lo mismo sucedió con las preguntas sobre inmigración, que los encuestados israelíes interpretaron casi con certeza que se refería a los inmigrantes no judíos (la palabra hebrea aparentemente neutral para la inmigración, hagira, se usa solo para los no judíos, la inmigración judía, para la cual el apoyo israelí tradicionalmente ha sido muy alto, se llama aliyáh). Israel estaba entre los seis países más adversos a los inmigrantes en las cuatro categorías: creencia de que los empleadores deberían priorizar la contratación de locales sobre los inmigrantes, preocupación por el impacto de los inmigrantes en los servicios sociales/públicos, preocupación por su impacto en los empleos y oposición a la inmigración descontrolada.

Sin embargo, en lo que respecta a la pregunta sobre sentirse como un extraño en su propio país, Israel cayó repentinamente al último lugar de los rankings de negatividad, con solo el 20% de los israelíes de acuerdo. Solo Japón, con un 14%, estaba en una posición más baja.

Dos factores ayudan a explicar el excepcionalismo de Israel en esta encuesta. Una es simplemente que las quejas son el deporte nacional de Israel: los israelíes habitualmente se quejan de todos los aspectos de su país. Muchas de esas quejas se relacionan con problemas reales. Sin embargo, la realidad raramente es tan mala como sus quejas lo hacen parecer (un hecho que los judíos estadounidenses, que a menudo aceptan las quejas de la izquierda israelí al pie de la letra, deberían tener en cuenta).

De hecho, la floreciente economía de Israel, su alto nivel de vida y los altos niveles de seguridad personal y libertad personal son todos testimonios del hecho de que sus instituciones no son tan disfuncionales como los israelíes las consideraron en esta encuesta. Los países con instituciones verdaderamente disfuncionales rara vez obtienen buenas puntuaciones en ninguno de estos frentes.

Y a pesar de sus quejas, los israelíes realmente saben esto. Es por eso que Israel constantemente se clasifica como el 11º país más feliz en el informe anual de la ONU sobre “La felicidad en el mundo”, y por qué en las evaluaciones globales del país los israelíes son mucho más optimistas que los encuestados en la mayoría de los otros países encuestados por Ipsos Mori.

Pero también hay una razón más profunda. Los israelíes entienden que solo hay un Estado judío y, a pesar de todos sus defectos, su propia existencia es algo precioso y digno de preservación. Es por eso que el 90% de los israelíes judíos se definen a sí mismos como sionistas. Y es que el sionismo, en el fondo, es simplemente la creencia de que el pueblo judío tiene derecho a su propio estado, y que, por lo tanto, un estado judío debería existir.

Esto ha permitido a Israel escapar de uno de los males que aquejan al Occidente moderno. En un mundo donde la elite desprecia tanto a la religión como al Estado-nación como algo anacrónico, pero no ha logrado proporcionar una fuente de identidad convincente para reemplazarlos, muchos occidentales se han vuelto cada vez más inseguros de sus identidades. Por lo tanto, no es sorprendente que se sientan como extraños en su propia tierra, o consideran que sus sociedades están rotas.

Los israelíes, por el contrario, tienen mucha confianza en su identidad: son judíos que viven en el único estado judío del mundo. Por lo tanto, es imposible para la mayoría de los judíos israelíes se sientan extraños en su propio país. Este es el estado creado precisamente para que todos los judíos, de cualquier lugar, siempre tengan un hogar.

Del mismo modo, es difícil para la mayoría israelí judía sentir que su sociedad está rota cuando, contra viento y marea, no solo ha mantenido con éxito el primer estado judío en dos milenios, sino que también lo han convertido, en apenas 70 años, en uno de los más prósperos del mundo.

Israel ha absorbido con éxito a los refugiados judíos de todo el mundo y continúa brindando una póliza de seguro para aquellos judíos de la diáspora que se inquietan por el futuro de sus propios países. Ha construido una de las 20 economías más ricas del mundo per capita. Ha mantenido una democracia robusta a pesar de estar en guerra desde sus comienzos. Y su creciente influencia económica, militar y diplomática llevó a los analistas estadounidenses Walter Russell Mead y Sean Keeley a clasificarlo el año pasado como una de las ocho grandes potencias mundiales.

Por lo tanto, a pesar de discutir amargamente sobre las políticas que su país debería seguir y quejarse interminablemente sobre sus muchas deficiencias, los israelíes están abrumadoramente contentos de que exista un Estado judío y se comprometan a preservarlo y mejorarlo. Y es por eso que la mayoría habrá celebrado el Día de la Independencia de Israel. Porque la existencia misma de un estado judío, cualesquiera que sean sus defectos, es motivo de regocijo, y sobre todo cuando ese estado tiene tantos logros reales que celebrar.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home