Wednesday, April 25, 2018

Sátira: Las líneas de 1967 son sacrosantas a menos que los palestinos las violen - PreOccupied Territory






Las líneas de 1967 son sacrosantas a menos que los palestinos las violen, la opinión del experto jurista europeo Stan Dartkafuhl

La posición de la comunidad internacional sobre el tema de las líneas de armisticio de 1949 entre Israel y Jordania, y entre Israel y Egipto, ha sido clara durante mucho tiempo: el control israelí de cualquier territorio más allá de esas líneas constituye una ocupación ilegal, y la frontera permanente de Israel deberá seguir las líneas del mapa de armisticio que determinaron los límites hasta la Guerra de los Seis Días de 1967. Cualquier actividad israelí más allá de esa frontera viola el derecho internacional. Sin embargo, cuando los palestinos violan esas líneas en la otra dirección, como sucedió con la Marcha del Gran Retorno en Gaza, todo está perfecto.

En circunstancias normales, el derecho internacional no distingue entre una invasión armada o una que no posee armas. Un cruce organizado de una frontera reconocida internacionalmente sin el consentimiento del gobierno del país constituye una invasión de buena fe. Eso se estableció con respecto a la anexión de Marruecos del Sahara Occidental. Masas de marroquíes desarmadas simplemente marcharon al otro lado de la frontera, establecieron asentamientos, y en eso estamos hoy en día, con la posición oficial de expertos legales internacionales que caracterizan la afluencia de marroquíes como una invasión, cuya repulsión justificaría el uso de la fuerza letal. Y es que la soberanía tiene valor en el derecho internacional.

Pero no para Israel, que tiene prohibido impedir que miles de habitantes de Gaza destruyan la valla fronteriza y entren en el Israel de antes de 1967. En el derecho internacional, tal como se practica en los tiempos modernos, la soberanía judía no es como cualquier otra soberanía. Otras entidades soberanas tienen el completo derecho a proteger su soberanía, con la fuerza letal si es necesario, bajo cualquier circunstancia. Sin embargo, el Estado judío es un caso aparte, por lo que debe someterse a la voluntad de unas hordas con intenciones agresivas a quienes se les ha enseñado desde su nacimiento que los judíos son intrínsecamente malvados y deben ser destruidos. Esa es su ley.

Otros pueden discutir sobre el estado actual de esas líneas de armisticio, dada la posibilidad de un acuerdo negociado entre Israel y los palestinos que podría implicar el ajuste de la frontera, pero el principio sigue siendo operativo independientemente de los límites finales en virtud de cualquier acuerdo. Ejemplo: el armisticio se firmó con Jordania, que desde entonces ha renunciado a cualquier reclamación de territorio al oeste del río Jordán, y los acuerdos israelíes con los palestinos en Oslo solo conceden autodeterminación a los palestinos en centros de población específicos de ese territorio. Sin embargo, la comunidad internacional ve automáticamente el control israelí del equilibrio del territorio como una violación, y eso porque son judíos. Y todos sabemos que eso es así.

Un día podría presentarse un caso ante la Corte Internacional o la Corte Penal Internacional que formalizará este principio y lo consagrará en la jurisprudencia, pero hasta entonces, deberá mantenerse mediante la repetición: solo las acciones israelíes pueden tener una sanción legal.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home