Sunday, May 06, 2018

Mentiras y más mentiras - Ben Shapiro - Jewish Journal



Entonces, los iraníes mintieron.

Lo mismo hizo la administración Obama.

El 30 de abril, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reveló en un impresionante golpe de inteligencia que los israelíes habían obtenido de alguna manera 100.000 archivos del archivo atómico secreto de Irán en el mismo Teherán. Los archivos mostraban que Irán había buscado ardientemente armas nucleares durante años, mintiendo al respecto durante todo el tiempo; que luego no habían entregado la información que mostraba el alcance de su programa durante las negociaciones con la administración de Barack Obama, la cual impulsó el acuerdo con Irán; y que habían escondido esos archivos en un almacén secreto con la obvia intención de hacer revivir su programa nuclear en el momento en que pudieran salirse con la suya.

Según Netanyahu, Irán "descaradamente miente cuando dice que nunca tuvo un programa de armas nucleares". Además, Netanyahu afirmó que el desarrollo nuclear "continuó... en una serie de organizaciones a lo largo de los años, y que hoy, en el 2018, este trabajo se lleva a cabo" por el SPND, una organización dentro del Ministerio de Defensa de Irán. El jefe del anterior programa nuclear de Irán encabeza actualmente el SPND.

Los defensores de la administración Obama se han apresurado a decir "que no hay nada nuevo aquí, que todos sabían que Irán había estado mintiendo sobre su programa nuclear". Pero cuando se firmó el acuerdo, el Secretario de Estado John Kerry declaró que Irán tendría que revelar las actividades nucleares relacionadas con el pasado: "Si va a haber un acuerdo, lo harán... Esa formará parte del acuerdo final".

Otros defensores dicen que la inteligencia de Israel puede ser perjudicial para el acuerdo con Irán, pero que a esos nefastos judíos eso no les importa. Según Tommy Vietor, ex portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Obama, "después de años de atacar a las agencias de inteligencia estadounidenses por equivocarse con Irak, [Donald] Trump está cocinando información con los israelíes para acercarnos más a un conflicto con Irán. Un escándalo escondido que se pone a la vista".

Entonces, para aclarar esto, Vietor afirma que Israel "ha preparado" esa información de inteligencia para engañar a los Estados Unidos y llevarlo a la guerra, como siempre hacen los judíos desalmados. Además, Vietor afirma que Trump estuvo de acuerdo con esta manipulación israelí. Además, los iraníes están cumpliendo con los términos del terrible acuerdo. Esto proviene de un miembro clave de la misma administración que admitió en forma impresa haber engañado al público estadounidense sobre el trato con Irán. El ex gurú de la seguridad nacional de Obama, y escritor de ficción profesional, Ben Rhodes, se jactó abiertamente de mentirles a los estadounidenses sobre un liderazgo iraní supuestamente más "moderado" que buscaba un acuerdo, y para ello utilizó "una cámara de eco" sirviéndose de periodistas afectos.

Aquí está la realidad: la administración Obama, desesperada por llegar a un acuerdo con el gobierno iraní, hizo de propagandistas del gobierno iraní. Fingieron que los iraníes se habían vuelto moderados; mintieron que la única alternativa a su podrido trato era la guerra; firmaron un acuerdo que le dio a Irán enormes cantidades de efectivo para usar para el terrorismo; y todo esto no hizo nada para frenar el programa de misiles balísticos de Irán. Finalmente, miraron hacia otro lado mientras Irán mentía sobre el mantenimiento de la información nuclear secreta.

Y sin embargo, ¿se supone que debemos creer ahora en sus protestas?

El trato con Irán fue una basura desde el principio. Fue una forma de que Obama declarara su triunfo en la región, incluso cuando el peor patrocinador terrorista del mundo persiguió la carnicería total desde Teherán a Beirut. Si Trump elimina este acuerdo en estos momentos es de una importancia secundaria: la administración Trump sabe que el trato está muerto, y solo se trata de afirmarlo públicamente. La verdadera pregunta es por qué se debe confiar en la misma comunidad internacional que aceptó la palabra de Irán a la hora de verificar su cumplimiento del acuerdo.

La respuesta es simple: no se debería confiar en ella. El acuerdo con Irán fue la consecuencia de un pensamiento sesgado, no de la formulación de políticas basadas en la evidencia. La única pregunta ahora es si es demasiado tarde para evitar que los iraníes finalmente logren su sueño de colocar a Israel y Arabia Saudita dentro del radio de las armas nucleares iraníes.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home