Saturday, July 28, 2018

De lo mejor, como casi siempre: La historia hará que los detractores sean responsables - Dror Eydar - Israel Hayom



1.- Háganse un favor y lean la redacción de la Ley Básica: Israel como el Estado-nación del pueblo judío. Luego léanla de nuevo, es corta. Ahora tomen una lupa y busquen cualquier conexión entre lo que acaba de leer y las montañas de basura invectiva y verbal acumuladas en la factura por aquellos que se oponen a ella. Es vergonzoso, engañoso. La mayoría de las personas que hablan sobre la ley nunca la leen, solo hay artículos mentirosos que la critican. Creen que es una ley terrible, hasta que la lean.

Una cosa es que las facciones árabes no reconozcan a Israel como el hogar nacional del pueblo judío y niegan nuestros vínculos con esta tierra (algunos diputados árabes ni siquiera reconocen a los judíos como pueblo), y otra es que la izquierda postsionista y antisionista incluso esté hablando de revocar la Ley del Retorno, pero por qué se opone la izquierda sionista a una ley que establece que "la Tierra de Israel es la patria histórica del pueblo judío".

¿Se opone el líder de Yesh Atid, Yair Lapid, a la cláusula que establece que "el Estado de Israel es el hogar nacional del pueblo judío, en el que cumple su derecho natural, cultural, religioso e histórico a la autodeterminación"? ¿La co-líder de la Unión Sionista, Tzipi Livni, se opone a la cláusula que establece que "el derecho a ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es exclusivo del pueblo judío"? Oh, vergüenza para ellos.

Una cosa es que los lectores judíos del Haaretz que se avergüenzan de su judaísmo, como los judíos alemanes se avergonzaban de los judíos de la Europa del Este (Ostjuden) porque parecían "demasiado judíos", pero otra muy distinta es pensar que cualquier mención del término "judío" en una ley es "racismo" o "fascismo" o incluso términos más terribles.

¿Pero es que queda algo de eso que dice ser la sana izquierda sionista?

2.- Quienes se oponen a la ley del Estado-nación han jugado un papel importante en la creación del problema que la ley trata de resolver, y no es una coincidencia que salieran del extremo opuesto a ella. Es conveniente para ellos enmascarar el simple hecho de que la ley del Estado-nación es la última de las Leyes Básicas de Israel y que las complementa, no las cancela, tal como afirma su propaganda mentirosa.

Como parte de la revolución constitucional del progresista ex presidente de la Corte Suprema, Aharon Barak, la Ley Básica: Dignidad Humana y Libertad (1992) se convirtió en una herramienta utilizada para proteger los derechos humanos y el carácter democrático de Israel. ¿Qué existía antes de eso? ¿Acaso los anteriores jefes de la Corte Suprema, Shimon Agranat y Moshe Landau, por ejemplo, no protegieron la dignidad humana y la libertad? ¿Sabían los miembros de la Knesset que votaron esas las leyes básicas que Aharon Barak tenía la intención de convertirlas en leyes supremas?

Con el paso de los años, la primera parte de la fórmula "(estado) judío y democrático" fue atacada. Los fallos de la Corte Suprema la rechazaron, hasta el punto en que careció de sentido. La izquierda israelí, que perdió elecciones tras elecciones, llevó la batalla a los tribunales y empeoró el problema. Oponerse a la ley del Estado-nación es una prueba de fuego que demuestra cómo se han explotado nuestras leyes democráticas básicas, no siempre en nombre de los derechos humanos, sino para controlar indirectamente la capacidad del pueblo (demos) para controlar (kratia) y decidir su propio camino .

3.- La ley del Estado-nación está destinada a equilibrar la nueva ecuación. Los derechos no son solo para las personas, el pueblo judío en su conjunto también tiene derecho a su propio estado en la Tierra de Israel. Y se trata de un único estado. Derechos individuales, derechos humanos, derechos civiles: todos los israelíes los tienen. No hay diferencia en el estatus de los ciudadanos de Israel. Pero solo un pueblo tiene derechos nacionales en el estado de Israel: el pueblo judío.

Israel no puede ser un estado de todos sus ciudadanos, un país judío, musulmán y cristiano. Regresamos a Sión para restablecer nuestro único país. En los últimos 3.000 años, los judíos no han tenido otra entidad nacional que esta tierra, que no era israelí ni judía. En Israel, todos tienen los mismos derechos, como individuos, no como nación. Esta es la única forma en que aseguraremos nuestro futuro. No es solo justo, es moral. Por cierto, dada la forma en que se trata a las minorías en otros países árabes, podemos decir con certeza que el estado judío garantizará la igualdad de derechos civiles a las minorías que viven en él.

4.- En un artículo en el Haaretz encontré una razón típica para oponerse a la ley: "el 'daño' que los autores del proyecto de ley causarán al idioma árabe es un daño en el sentido de ofensa, no un daño real". ¿Lo entienden? Ya ni siquiera estamos hablando de políticas de identidad, bienvenidos a la política de los sentimientos.

Yair Lapid dijo en la Knesset que el visionario sionista Ze'ev Jabotinsky sin duda nunca habría firmado el proyecto de ley del Estado-nación. ¡Y él dice no tener dudas al respecto! Al igual que Tzipi Livni, Lapid utiliza el nombre del padre del sionismo revisionista. Debería hacer su tarea y leer sobre la constitución propuesta por el partido Herut hace algunas décadas. La actual ley del Estado-nación palidece en comparación.

La historia juzgará a los oponentes a esta ley como aquellos que en un momento clave en la historia de su pueblo colaboraron con los opositores juramentados a la identidad judía de Israel.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home