Saturday, July 28, 2018

El eclipse de la izquierda sionista - Uri Heitner - Israel Hayom



El proyecto de ley del Estado-nación tuvo su inicio en el Instituto de Estrategias Sionistas hace más de una década. A la luz del creciente cisma en el público israelí, las disputas sobre las fronteras, los asentamientos, la paz y la seguridad, la ley fue diseñada para reunir a todas las capas sionistas en torno a un acuerdo amplio y compartido que es la esencia del país, independientemente de sus fronteras, como el hogar nacional del pueblo judío. El proyecto de ley fue diseñado para reafirmar los principios expresados ​​en la Declaración de Independencia de Israel, que todas las corrientes de sionismo tienen en común, a pesar de sus desacuerdos.

La versión original del proyecto de ley fue mucho más lejos que la redacción actual, que se suavizó a lo largo de los años. La antigua (y próximamente otra vez) líder de la oposición Tzipi Livni tuvo la oportunidad de presentar el proyecto de ley ante la Knesset. Ella estaba entusiasmada. Más tarde, sintió los pies fríos, posiblemente deslizándose de la base de sus votantes, y revirtió su posición. Ahora ella es una gran opositora de la ley, incluso en su versión diluida. Pero Livni no es el problema, su oposición a la ley es un síntoma de la triste historia de la izquierda sionista en la última década.

Al principio, el proyecto de ley generaba objeciones sobre la base de que era innecesario y reformulaba lo que era obvio. Poco a poco, la oposición al proyecto de ley se transformó en una ideología foránea que denigraba al sionismo. El veneno post-sionista que ve una contradicción entre un Israel que sea tanto un estado judío como un estado democrático echó raíces entre la izquierda sionista, hasta el punto en que comenzó a caracterizar la ley como un ataque contra la naturaleza democrática del país.

Según este mensaje, los elementos judíos y democráticos son opuestos, y hay un juego de suma cero en el que cuanto más judío sea el país, menos democrático se vuelve, y viceversa, en oposición al razonamiento sionista según el cual "judío y democrático" son elementos integrales en la naturaleza del estado.

De repente, la izquierda ha convertido las verdades más básicas del sionismo y de la Declaración de Independencia en "nacionalismo", si no en "racismo".

"Por la presente declaramos el establecimiento de un Estado judío en la Tierra de Israel, que se conocerá como el Estado de Israel", ¿resulta actualmente inaceptable esta definición (para la izquierda), el núcleo mismo de la Declaración de Independencia? ¿Es nacionalista o racista? ¿Podría esta declaración haberse realizado hoy? ¿Cuando comenzó el movimiento laborista, que a lo largo de su historia se dedicó al asentamiento judío en Israel, a reprobar al asentamiento judío, que de repente comenzó a verse como "racista"?

Esta ley no implica ni el más mínimo daño al carácter democrático del país, o los derechos y el estado de los árabes de Israel. Es cierto que la ley no detalla los derechos de las minorías, pero porque ese no es su tema. La ley no es una constitución completa, simplemente es un pilar constitucional. Las leyes básicas constitucionales anclan los derechos individuales de todos los ciudadanos de Israel, independientemente de su religión o etnia. La ley del estado-nación se enfoca en que Israel es el hogar nacional del pueblo judío.

No estoy contento de que esta importante ley haya pasado porque la ley, que fue diseñada para expresar un consenso sobre el sionismo, se encontró con la oposición de casi la mitad de todos los miembros de la Knesset. La Unión Sionista y la postura del Yesh Atid en contra el proyecto de ley son una especie de eclipse.

Las bases fundamentales del Partido Laborista se están tambaleando.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home