Friday, July 27, 2018

Ley Básica: Fastidiando a nuestros opositores - Shmuel Rosner



Desde mi punto de vista, Israel no necesita una "Ley de Nacionalidad". En mi opinión, es una ley que no tiene una necesidad urgente, complicará las relaciones entre judíos y árabes, dañará la reputación de Israel en algunos sectores y sería un ejemplo perfecto de extralimitación legislativa. No todos los problemas deben escribirse en una ley. Es mejor dejar algunas cosas sin decir, y es que algunas cosas son mejor dejarlas en su estado de existencia no oficial.

Y sin embargo, mientras escribo esta columna, una mayoría en la Knesset ha aprobado una Ley de Nacionalidad. Aunque no me gusta este hecho, debo respetar la opinión de la mayoría y debo esforzarme por comprender las motivaciones de sus seguidores.

¿Qué hará esta ley?

La ley definirá a Israel como el estado-nación del pueblo judío. Esto no es muy controvertido, al menos no entre los judíos israelíes.

Declarará que la tierra de Israel es el lugar de nacimiento del pueblo judío, lo que es históricamente vago. Por otra parte, ya aparecía en la Declaración de Independencia y es un cliché bastante consolidado.

Declarará que Jerusalén unida es la capital de Israel. Eso tampoco es controvertido, ya que la ley no define las fronteras exactas de la ciudad unida (¿incluiría Abu Dis, por ejemplo?).

Ratificará al "Hatikvah" como el himno nacional, y eso ya es evidente.

Hará que la bandera israelí sea la bandera oficial, esta vez como parte de una Ley Básica que no se podrá cambiar sin una clara mayoría.

¿Qué es tan controvertido en este proyecto de ley, y por qué hay tantos debates al respecto? El foco de los debates suelen estar sobre algunos puntos específicos de la ley, tal como están redactados, que se consideran controvertidos. Verdaderamente son controvertidos.

Aquí hay dos ejemplos:

La ley implicará que Israel actuaría solamente en la diáspora para fortalecer la conexión entre el estado judío y el pueblo judío. ¿Por qué actuar solamente en la Diáspora y no en Israel mismo? Porque hay israelíes (seamos francos, principalmente los haredíes israelíes) que no quieren que ninguna ley implique que Israel tenga la obligación de alterar sus políticas internas en su búsqueda de fortalecer esta conexión. Puedo observar por qué los judíos no israelíes verán esa formulación de las relaciones como unilateral y problemática.

El proyecto de ley también incluye una versión atenuada del compromiso de Israel para mejorar los asentamientos judíos en todo el país. Esta parte fue mucho más controvertida en los borradores anteriores, donde quedó claro que el objetivo de la ley es permitir la construcción de comunidades solamente para judíos (otorgando la potestad a sus residentes de elegir a los posibles nuevos residentes). Aquí es exactamente donde esta ley sería perjudicial. En realidad, Israel construye para judíos, árabes y beduinos, construye para seculares y para haredis: de hecho, la construcción de comunidades específicas (judías, árabes, drusas, veganas, haredis, seculares....) es una práctica bien establecida.

Pero algunas prácticas bien establecidas deben seguir siendo lo que son: prácticas. Cuando las escribes como ley, se vuelven problemáticas. Las prácticas son flexibles y vagas, mientras que las leyes son rígidas, en blanco y negro. En este caso, negro.

En medio de tales cuestiones, uno podría preguntarse: ¿Por qué tantos israelíes todavía desean que esta ley se convierta en ley? La respuesta, por sorprendente (y molesta) que parezca, se debe a la controversia que rodea a este proyecto de ley. Así es: la razón para crear esta ley, la razón por la cual la Knesset aprobó esta ley es porque es polémica.

El hecho de que tanta gente, en Israel y en exterior, considere que el hecho de que Israel se declare a sí mismo como el estado-nación del pueblo judío resulta problemático, esa es una razón. El hecho de que tanta gente crea que el apoyo de Israel a los asentamientos judíos resulta una misión controvertida, esa es una razón. El hecho de que tanta gente crea que resulta controvertido que Israel declare al hebreo como el idioma oficial de Israel, esa es una razón.

¿Son buenas razones? No lo creo.

¿Razones que puedo entender y con las que incluso, de vez en cuando, puedo identificarme? Sin duda.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home