Sunday, July 08, 2018

¿Por qué los "liberales" occidentales compran tan fácilmente los libelos antisemitas de Hamas? - Gadi Taub - Haaretz



Onion es, de lejos, la mejor publicación satírica del mundo. Pocos son tan graciosos, y ninguno es tan astuto al desvelar las falsedades morales de las mentiras moralistas. Por lo tanto, fue sorprendente ver cómo, en el tema de la  Franja de Gaza, ellos también se alinearon con lo que obviamente era un viejo arquetipo del libelo de sangre: los judíos están matando bebés de nuevo. "Soldado del IDF relata la historia del heroico asesinato de un niño de 8 meses", se leía uno de sus titulares.

Esta macabra sátira se basó en un boletín distribuido por los servicios de cable el 14 de mayo, cuando los Estados Unidos trasladaron su embajada a Jerusalén y los disturbios de Gaza alcanzaron su punto máximo. El boletín decía que un bebé de 8 meses había muerto a causa de los gases lacrimógenos que el IDF había utilizado contra las multitudes que causaban disturbios y querían arrasar la frontera. La historia inmediatamente se convirtió en una sensación, y el propio bebé, Leila al-Ghandour, estuvo a punto de convertirse en un nuevo símbolo palestino.

El caso es que, casi de inmediato, la historia resultó ser cuestionable. El portavoz del IDF sugirió que había dudas sobre las afirmaciones de que el bebé murió por inhalar gas lacrimógeno, y en un informe del 15 de mayo de Associated Press, citando a un médico de Gaza, se afirmó que había muerto como resultado de un defecto congénito en el corazón. El 16 de mayo, el reportero del New York Times  Declan Walsh explicó  que a pesar de la naturaleza cuestionable de la historia, la niña de ojos verdes se estaba convirtiendo en un símbolo de la lucha contra Israel.

Finalmente, el 24 de mayo The Guardian informó que Hamas había retirado a Leila de su lista oficial de mártires en espera de una autopsia. En este momento, al parecer Hamas también había renunciado a convertirla en un símbolo.

Por qué Hamas querría ese símbolo es bastante obvio. Lo que es menos obvio es por qué los medios occidentales "liberales" se apresuraron a cooperar con la organización. Parece que a muchos les resulta difícil resistir la tentación de atribuir atrocidades al Estado-nación judío, y particularmente cuando la atrocidad se basa en el antiguo arquetipo del libelo de sangre antisemita: los judíos matan a los niños.

Así pues, la historia de la muerte de Leila al-Ghandour ofrece la oportunidad no solo de ver cómo se crean esos símbolos, sino también la visión de cómo se construye la narrativa sobre el conflicto para generar tales símbolos, casi automáticamente.

En realidad, la historia debería haber planteado dudas desde el principio. La primera y más obvia pregunta que cualquier periodista decente se hubiera formulado es, por supuesto,: ¿Quién lleva a un bebé a una zona de guerra? De hecho, hubo algunos que preguntaron eso. Al menos la familia tenía una respuesta preparada, que encontró su camino hacia varios medios de comunicación, incluido el artículo de Walsh.

Según los miembros de la familia, el tío adolescente de Leila, de 12 años, pensó que la madre del bebé ya se encontraba en el área de la barrera fronteriza, y llevó al bebé consigo cuando abordó un autobús que transportaba personas a las manifestaciones. Pero la madre, que tiene 17 años, sufría de un dolor de muelas y se había quedado en casa. Así que el tío adolescente encontró a la abuela del bebé, su propia madre, "que estaba parada en medio de una multitud bajo un manto de humo negro, gritando a los soldados israelíes situados al otro lado de la barrera que lanzaban gas lacrimógeno", informó Walsh, y poco después, el bebé dejó de respirar.

Esta explicación no tiene demasiada verosimilitud. Pero incluso si fuera cierta, sigue planteando la misma pregunta: ¿quién lleva a niños, incluido uno de 12 años con un bebé en sus brazos, a enfrentamientos violentos con el IDF a lo largo de la barrera fronteriza de Gaza?

Incluso un periodista aficionado no tendría problemas para encontrar la respuesta. Los funcionarios de Hamas lo transmitieron alto y claro. Aquí, por ejemplo, está lo que Yahya Sinwar, el líder de Hamas en la Franja, le dijo a Al Jazeera en árabe: "Decidimos convertir los cuerpos de nuestras mujeres y niños en una represa que puede bloquear el colapso árabe".

Siendo esta la intención declarada, la pregunta no debería haber sido quiénes son esos monstruos que "lanzan gas lacrimógeno contra bebés", sino lo que Israel debería hacer cuando se enfrenta a una organización cínica y asesina que protege a sus terroristas con los cuerpos de mujeres y niños.

Aparentemente, una respuesta a esa pregunta está contenida en las críticas dirigidas al IDF por el uso de "fuerza desproporcionada": cuando te enfrentas a niños y mujeres, incluso si hay terroristas armados vestidos de civil escondiéndose entre ellos, no se debe usar la fuerza letal. Esto no parece aplicarse al caso de Leila al-Ghandour, dado que de acuerdo con la primera historia, ella murió precisamente por el uso de medios no letales.

¿Qué debería haber hecho Israel entonces? ¿Evitar usar también medios no letales? ¿Hacerse a un lado y, dado que hay mujeres y niños entre las multitudes que están atacando la barrera fronteriza, dejar que rompan y atraviesen la barrera, a pesar de que sabemos, por haberlo anunciado los propios palestinos, que planeaban asesinar a civiles en las comunidades israelíes adyacentes.

No he visto a nadie sugerir explícitamente que no hagamos nada, pero hubo muchos moralistas que parecían apoyar la ruptura de la barrera y aceptar las consecuencias para los civiles israelíes, al menos implícitamente. De hecho, muchos en Occidente (y en Israel) han adoptado la narración según la cual los manifestantes han estado tratando de "romper el asedio" que Israel supuestamente ha impuesto a Gaza (de hecho, es un bloqueo parcial, ya que existe una frontera con Egipto). Esto borra convenientemente, bajo los auspicios de una metáfora, la diferencia entre romper una barrera y romper un sitio.

Excepto que los palestinos no planearon, y no dijeron que estaban planeando, violar ningún tipo de "sitio". De hecho, la fuente de la mentira sobre las supuestas "manifestaciones contra el asedio" no provino de Hamas. Hamas denominó a los disturbios que comenzaron hace más de dos meses "la Marcha del Retorno". En otras palabras, declaró públicamente que el objetivo era la destrucción de Israel. Tampoco ocultó Hamas el hecho de que al servicio de la aniquilación de Israel como estado, también resultaba necesario aniquilar a los israelíes. El plan era "derribar la frontera y arrancar los corazones [de los israelíes] de sus cuerpos", como sinérgicamente lo expresó Sinwar, el líder de la rama militar de Hamas.

Esto significa que no hubo nada humanitario en las marchas. En todo caso, el objetivo era el opuesto a uno humanitario. Hamás quería fomentar la muerte a la mayor escala posible. Si era posible asesinar a un gran número de judíos, tanto mejor, de lo contrario, todavía era factible acumular cuerpos de palestinos a fin de enfangar a Israel en beneficio de las audiencias internacionales.

Está claro, por lo tanto, que Israel no podría haberse sentado sin hacer nada hasta que hubieran destruido la barrera. ¿Qué queda entonces, entre la pasividad por un lado, y el uso de munición real por el otro? Lo que queda son cañones de agua, gas lacrimógeno y balas de goma, no hay otras opciones mágicas. Por desgracia, ninguno de estos habría sido útil dadas las circunstancias. Las balas de goma son efectivas solo dentro de un rango de entre 30 y 50 metros. Si se usan a menor distancia, son mortales y mucho menos precisas que el fuego real, ya que pueden golpear a otras personas en las cercanías del objetivo. A más de 50 metros de distancia, son inútiles. Los cañones de agua tienen el mismo rango aproximado. Esto significa que ambos eran solamente efectivos a una distancia donde los francotiradores del IDF habrían estado expuestos a las armas que manejaban los alborotadores, que los superaban en gran número: cócteles Molotov, granadas, pistolas, tirachinas y rocas. Lo que queda es gas lacrimógeno, pero tiene muy poco efecto en entornos al aire libre, y en cualquier caso no puede detener a una multitud en estampida.

Por lo tanto, el fuego de francotirador en vivo es el único medio eficaz a una distancia de unos 100 metros, suponiendo que el tirador no sea impreciso. Esa es la razón por la que IDF lo eligió. El permiso para usarlo fue dado solamente por oficiales de alto rango, y las instrucciones eran apuntar debajo de la rodilla.

Esas instrucciones fueron seguidas escrupulosamente, como se puede ver en el resultado de heridos: el número de personas asesinadas el día en que la Embajada de los Estados Unidos fue trasladada a Jerusalén fue de 62 (61 si el nombre de Leila al-Ghandour es eliminado de la lista). Según Haaretz, alrededor de 2.770 fueron heridos, y de estos aproximadamente 1.350 de munición real. Esto significa que el 95% de los golpeados por francotiradores fueron neutralizados sin ser asesinados, a pesar del humo, el ruido y el pandemonium. De los 61 asesinados, unos 50, según Hamas, eran miembros de esa organización (lo que no quiere decir que no hubiera miembros de otras organizaciones militares entre los 11 restantes).

Esto significa que el 80% de las víctimas no parecían ser civiles inocentes, sino terroristas, militantes y activistas que fueron golpeados exitosamente a pesar de estar escondidos entre una gran multitud, en medio del humo y el ruido. Cualquier periodista con criterio debería haber llegado a la conclusión de que Israel estaba empleando una extrema precaución, tanto en su elección de las armas como en su uso, y que, sin embargo, había logrado detener un asalto masivo a la barrera, evitando así un número mucho mayor de fatalidades.

Pero la misma conclusión podría haber sido alcanzada por simple sentido común, incluso sin estos datos. De hecho, el salto lógico más preocupante en el mito de la "fuerza desproporcionada" se relaciona con la cuestión de la motivación. Después de todo, Hamas buscaba maximizar el número de pérdidas, mientras que el interés definido de Israel es mantenerlas al mínimo. También está claro que el IDF sabía que esto era lo que se esperaba de él. Entonces, ¿por qué entonces el ejército usaría una fuerza más allá del mínimo necesario para evitar la destrucción de la barrera?

No hay más alternativa, por lo tanto, que concluir que muchos medios occidentales están dispuestos a atribuir una crueldad irracional a Israel. Muchos están dispuestos a creer que la sed de sangre de Israel es tan potente que ni siquiera nuestros intereses creados pueden restringirla. Bajo esta suposición, entonces, parece relevante escribir que un "Soldado del IDF relata la historia del heroico asesinato de un niño de 8 meses".

Si desean hacer de Leila al-Ghandour un símbolo, no debería ser el que Hamas intentó crear, y que los medios "liberales" occidentales adoptaron sin pensar. En todo caso, debería ser un símbolo del cinismo y la barbarie de Hamas, y una señal de advertencia sobre la facilidad con la que los "progresistas" contemporáneos vuelven a caer en los patrones más antiguos de los libelos de sangre antisemitas. Si no fuera por los fuertes prejuicios contra Israel que acechan bajo el umbral de la conciencia occidental, ningún observador decente se dejaría llevar por esa moralidad hipócrita y sesgada dirigida contra Israel, la cual debería encarar en primer lugar a  Hamas. Nosotros, los israelíes, no somos el lado cruel, racista y bárbaro de este conflicto.

Pero esto no es todo. El antisemitismo siempre se despierta de su letargo dentro de un contexto específico, el cual deberíamos cuestionar. Y el contexto contemporáneo es ese amplio marco moral que nos legaron las rebeliones estudiantiles de los años sesenta. La cosmovisión democrática liberal se ha estado hundiendo en la ruina de un kitsch moral durante más de medio siglo. Cada vez más identificamos la debilidad con lo justo, y el poder, con independencia de los objetivos para los que se invoca, con el error. Dado que Occidente ha sido poderoso desde el advenimiento de la modernidad, ahora lo categorizamos automáticamente del lado del mal. Llámenlo el paradigma Edward Said, aunque Said solo le dio su forma más neta mucho después de su nacimiento en la década de 1960.

Durante dos generaciones, hemos estado educando a los estudiantes para que crean en el absurdo filosófico de que el liberalismo es una visión antiliberal, mientras que los enemigos del liberalismo son en realidad sus mejores amigos, aquellos que nos enseñarán a mejorarlo. Y aquí estamos, mirando a esos mejores amigos directamente a los ojos.

Lean lo que Hamas piensa sobre las mujeres y los homosexuales. No está promoviendo el espejismo de Occidente de una "política de identidad", sino que busca aniquilar cualquier identidad que sea diferente de la suya.

Sucede que este estado de ánimo en Occidente encaja con el ethos palestino del victimismo. Se encajan unos a otros como yin y yang. El resultado moralmente grotesco es que la financiación internacional alienta a un pueblo entero a volverse adicto a su sufrimiento, a evitar cada acto de rehabilitación y a engrandecer su miseria, todo al servicio de unos sueños crueles de venganza desenfrenada y grandiosidad teatral. Y Occidente, que financia al UNRWA , la agencia de bienestar de las Naciones Unidas para los palestinos, continúa alentándolos a soñar.

Por la misma razón, la congruencia también funciona en la dirección opuesta: el espíritu palestino hacia el victimismo se acopla recíprocamente con el impulso de Occidente hacia la penitencia y limpieza de la culpa por el colonialismo. Los judíos, que una vez fueron impotentes y ahora tienen poder, pueden utilizarse fácilmente para ambos extremos de la narrativa construida para este propósito: en un principio son las víctimas que nos recuerdan el pecado, y al final ellos mismos son los pecadores, y entonces debería ser castigados.

Las "víctimas de los viejos crímenes de odio se metamorfosean en la actualidad en el chivo expiatorio, a expensas del cual Europa se purificará de su propio racismo". Eso se llama matar dos pájaros de un tiro: "al complacer a los palestinos y culpar a los judíos, Occidente puede enmendar los pecados del colonialismo y, al mismo tiempo, dar al antisemitismo una justificación contemporánea". Y de esta manera uno puede absolverse del pecado de odio, mientras se lo permitan. Por lo tanto, es posible purificarse de los crímenes del antisemitismo utilizando impulsos antisemitas, y todo lo que se requiere es sacrificar la legitimidad del Estado-nación judío en el altar de los estudios postcoloniales de rectitud moral.

De esta asociación, entre el culto a la muerte y la victimización de los palestinos, y los sentimientos de culpa de Occidente, brotan más y más mitos sobre una supuesta maldad intrínseca del Estado-nación judío. Ninguna diplomacia pública y ninguna verdad, aparentemente, podrán erradicarlos. La tentación sigue siendo demasiado grande. Qué terrible que todo esto se convierta en una muestra venenosa de autojustificación sobre el cadáver de una niña.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home