Sunday, July 22, 2018

Y la ley estatal nacional llegó justo a tiempo - YIsrael Medad - JNS



Es controvertida.

Es polémica.

Dicen que es peligrosa.

Es la Ley Básica: Israel como el Estado-nación del Pueblo Judío .

Legislada el 19 de julio, en horas de la madrugada, la ley consagra, por vez primera, a Israel como "el hogar nacional del pueblo judío" en sus Leyes Básicas.

Declara que Jerusalén es la capital de Israel, establece el hebreo como idioma oficial y el calendario hebreo como el calendario oficial del estado, y reconoce el Día de la Independencia, los días de conmemoración, las fiestas judías y el derecho de todos los residentes israelíes a preservar su patrimonio sin consideración de religión y nacionalidad... La cláusula de la Diáspora dice: "El estado actuará en la Diáspora para mantener la conexión entre el Estado y el pueblo judío"... [y otra ley dice] "El estado ve el desarrollo del asentamiento judío como un interés nacional y voluntad tome medidas para alentar, avanzar e implementar este interés".

Antes de hacer algunas observaciones específicas, recordemos que en 1896 Theodor Herzl publicó The Jewish State. En 1922, la Liga de Naciones otorgó a Gran Bretaña el Mandato de reconstituir el histórico hogar nacional judío. Y en 1947, el Plan de Partición de las Naciones Unidas consistió en establecer un Estado judío.

En mayo de 1948, medio siglo después del primer Congreso Sionista, por citarlo, los

"representantes de la Comunidad Judía de Eretz-Israel y del Movimiento Sionista... en virtud de nuestro derecho natural e histórico y con la fuerza de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaramos el establecimiento de un Estado judío en Eretz-Israel que será conocido como el Estado de Israel".

Entonces, podríamos preguntarnos, ¿a qué viene tanto alboroto?

Y no olvidemos  la Ley Básica: el Knesset  y la cláusula 7 (a) (1) que prohíbe que alguien se presente como candidato en las elecciones si él o su lista avancen metas que impliquen de manera explícita o implícita, "la negación de la existencia del Estado de Israel como un estado judío y democrático".

Con todo este historial histórico y legal, ¿por qué hay tanta controversia y contienda? ¿Por qué hay este chillido de peligro?

La razón probable es porque el campo del centroderecha lo considera una "revolución constitucional sionista" . Como señala Aviad Bakshi, la audiencia principal del nuevo proyecto de ley es el poder judicial de Israel, que "ha erosionado sistemáticamente el carácter judío del Estado a través de varias sentencias". El carácter judío de Israel alguna vez se consideró un consenso legal, pero últimamente ciertos jueces ya no parecían aceptar esto. "Esta perspectiva ha enviado escalofríos y estremecimientos a las espaldas de otros dos grupos".

El primero es el campo de los concesionarios, esos que buscan liberar el control sobre los territorios de Judea y Samaria. Si el componente de "Eretz-Yisrael" - la Tierra de Israel como  patrimonio histórico, religioso y cultural del pueblo judío - queda relegado a una simple cuestión de ideología, en lugar de tener un estatus legal en sí mismo, entonces una futura política de retiradas sin nada a cambio será mucho más fácil, como lo fue durante la Desconexión de Gaza en 2005. Por aquel entonces, solamente un juez se opuso, Edmund Levy, y lo hizo sobre una base que mejora la ley actual.

Por supuesto, todavía queda un enigma. Si el campo de los concesionarios se basan en la amenaza demográfica (que no existe, pero salvo por razones de argumento la asumiremos por una vez) y esa "supuesta amenaza" socava el "carácter judío" de Israel, ¿por qué entonces se oponen a una ley que fortalecería ese mismo carácter judío?

Esa pregunta nos lleva al segundo campo, aquellos que desean diluir su judaísmo porque creen que un judáismo más bien ortodoxo es malo o incompatible con estos tiempos modernos, o porque quieren ser libres, liberales y progresistas. Esa ideología no es paralela al judaísmo. O bien buscan rebajar a Israel a una especie de territorio de la diáspora, en lugar de, al menos, adoptar ese "centro espiritual en Sión" que buscaba su tan supuestamente estimado Aha Haam, es decir, desean degradar a Israel a otra especie de comunidad judía diásporica asimilada, una que se parezca a los Estados Unidos con un 70% de matrimonios mixtos entre los no ortodoxos.

Dada la realidad de que ambos campos representan en última instancia un debilitamiento del pueblo judío, y no he mencionado la otra razón obvia - esos ciudadanos árabes de Israel que se han radicalizado mucho en las últimas dos décadas, incluso exigiendo  autonomía y binacionalidad étnica -,  esta ley ha llegado justo a tiempo, antes de que el descenso sea demasiado abrupto para superarlo.


Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home