Monday, August 13, 2018

Disparándose en la bandera - Ben-Dror Yemini - Ynet



No hubo una protesta el sábado por la noche, sino dos. Una fue la de los que ondearon la bandera de Palestina, en su mayoría desafiantes. No buscan la igualdad o la coexistencia, sino el rechazo del derecho de Israel a existir como estado nación del pueblo judío. La segunda protesta fue la de aquellos que protestan por la discriminación y la lucha por la igualdad, y piensan que la Ley del Estado-Nación empeorará su situación. El primer grupo quiere profundizar el conflicto; el segundo grupo quiere cambios a través de protestas legítimas.

La gran mayoría de los árabes israelíes votan a favor de la Lista Árabe Conjunta, cuyo liderazgo apoya al primer grupo. Ese liderazgo básicamente se dedica a provocar. Ese liderazgo rechaza el derecho de Israel a existir. Los comentarios y acciones de ese liderazgo llevan a que se griten consignas como: "En espíritu y en la sangre, te salvaremos Palestina". Y el sábado por la noche - qué vergüenza - estos lemas fueron gritados en la Plaza Rabin.

Por otro lado, todas las encuestas realizadas en los últimos años indican que el 50-53% de los votantes de la Lista Árabe Conjunta apoyan la definición de Israel como un Estado judío y democrático. No respaldan todas las tonterías que hacen los líderes de la Lista, al igual que los votantes del Likud no respaldan todas las fastidiosas declaraciones de construcciones fuera de los principales bloques de asentamientos y/o fuera de la barrera de separación. Votar por un partido se trata de una cuestión de identidad, no de estar de acuerdo con cada declaración.

Los organizadores de la protesta pidieron no agitar banderas palestinas. Querían atraer al público israelí. Fue una decisión inteligente. Porque cualquiera que agite la bandera de Palestina en esta protesta estaría allí para mostrar su desafío a las banderas israelíes, apoyar el nacionalismo palestino y oponerse al nacionalismo judío.

Pero cuando a uno de los oradores de la protesta, Amos Schocken, el principal editor del Haaretz, se le preguntó sobre las banderas, fue mucho más empático. En lugar de unirse a los organizadores para instar a los manifestantes a no ondear banderas palestinas, encontró explicaciones y justificaciones. Es seguro asumir que algunos judíos de izquierda también encontrarán una variedad de justificaciones a los llamamientos de "En espíritu y en sangre, te salvaremos Palestina".

A pesar del liderazgo de la Lista Árabe Conjunta, a pesar de los lemas que se gritaron, también debemos escuchar las voces moderadas, y esas existen. Necesitamos acercarnos a aquellos que exigen la igualdad y la integración, exactamente como tenemos que dejar de financiar a quienes elogian la cultura de los mártires y asesinatos en nombre de "la libertad de arte y de expresión".

En la práctica, el gobierno actual está dedicando más presupuesto a la población árabe que todos los gobiernos que lo precedieron. El plan quinquenal para el sector árabe ya está en marcha. No es solo una inversión masiva en infraestructura, sino también en acción afirmativa.

Y da fruto. Muchos árabes israelíes están experimentando con éxito la israelización y no la palestinización. Más árabes están ingresando a los campos de alta tecnología, farmacia y medicina. Son iguales y leales y no necesitan un juramento de lealtad.

El camino hacia una igualdad plena todavía es largo, y atraviesa no solo los presupuestos, sino también los sentimientos. Necesitan sentir que en Israel están en casa. Y un pequeño cambio en la Ley del Estado-nación - la introducción de un artículo sobre igualdad - no dañará la justificación de la nacionalidad judía, pero mejorará el clima actual.

El camino hacia la igualdad, es importante señalarlo, también incluye la igualdad en los deberes, principalmente el servicio nacional, porque los haredim y los árabes nunca serán iguales sin formar parte del ethos compartido que incluye no solo la aceptación y el reconocimiento de derechos sino también contribuir.

El sábado por la noche, Rabin Square vio tanto a los que buscan provocar problemas como a los que exigían la igualdad. Los primeros son los enemigos internos, mientras que los últimos son unos socios válidos. Necesitamos escuchar a estos últimos, tanto por su bien como por el nuestro.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home