Saturday, August 04, 2018

No se trata de una "religionización" sino de la memoria nacional - Rabino Benjamin Lau - Ynet



Esta es una llamada de advertencia. Nosotros, la sociedad judía en Israel, estamos en un ambiente de alto riesgo. A las cometas incendiarias que queman los campos de Negev, se agregó otra amenaza incendiaria: un incendio que amenaza con aniquilar los hilos de la memoria que unen a la sociedad israelí con su identidad.

Una campaña publicitada está tratando de presentar el duelo de Tisha B'Av como parte de un proceso de coacción religiosa israelí.

Es casi superfluo mencionar que quienes forman parte de nuestra memoria nacional no provienen de círculos religiosos. La mayoría de ellos no observaron el Kashruth o el Shabbat en casa, pero estaban profundamente preocupados por la identidad judía del Estado.

Según Berl Katznelson "Si no fuera porque Israel sabe, por generaciones, cómo llorar por su destrucción en el Día de los Caídos ... Herzl y Nordau no existirían, y Bialik no hubiera podido escribir el Manuscrito de Fuego".

La conmemoración del Rabino Benjamin Lau, el día de la aminoración de uno mismo, y del recuerdo de la destrucción y el exilio judío, no tiene nada que ver con la religión o la coacción religiosa. Está vinculado a la formación de la identidad judía entre los israelíes, quienes continúan las tradiciones de sus padres y generaciones antes que ellos.

Definir Tisha B'Av de manera diferente es una tragedia para una sociedad que se separa de las cuerdas que la atan a sí misma. Está claro que el proceso activo de ruptura de estos vínculos provino de un profundo sentimiento de ansiedad de una sociedad liberal que se siente amenazada por la religión.

Temen que la religión dicte todos los hilos de la vida. Pero esta ansiedad no puede dar lugar a una identidad judía alternativa, y en contra de su voluntad desata las profundas hebras de raíces de las que surgió.

En los últimos años, hemos experimentado de cerca las ansiedades de la sociedad israelí tanto desde la derecha como desde la izquierda.

El periodista Gal Gaba y yo hemos unido fuerzas y hemos iniciado un movimiento para leer la Biblia. Nos esforzamos por abrir un camino amplio, lo suficientemente amplio, para todas las opiniones que la sociedad israelí tiene para ofrecer. Voces liberales junto a conservadores, Reforma junto con Ortodoxia, derecha y la izquierda, hay lugar para todos.

Durante este fascinante viaje, nos encontramos lidiando con ansiedades y sensaciones que llevan a la Biblia al argumento de la coerción religiosa de la vida.

¿Cuándo y cómo se volvió amenazadora la Biblia, el libro principal que moldea la identidad judía-israelí?

Hay quienes argumentan que después de la Guerra de los Seis Días, el sionismo religioso adoptó la Biblia no solo como conformadora de identidad, sino también como realidad. A medida que la Biblia se elevó en los círculos del sionismo religioso, se volvió menos importante en la cultura y la sociedad israelíes.

El domingo pasado, el presidente Reuven Rivlin celebró la apertura de la segunda ronda de lecturas bíblicas con nosotros. En su discurso contó una experiencia que había escuchado de Haim Gouri, quien falleció este año.

Gouri habló de una visita que hizo a una prestigiosa escuela secundaria en el centro, en la que leyó el encantador poema de Rachel, la poetisa, "Desde lejos", un poema que termina con las siguientes líneas:
Abre tus alas. Mira desde lejos,
Nadie viene,
Para cada uno su propio Nebo [NP.: monte desde que divisó Moises la Tierra Prometida]
En una tierra de abundancia
Sintió que los estudiantes no estaban con él. Las palabras "Desde lejos" y "Nevo" sonaron, en sus oídos, como un idioma extranjero. Gouri lo llamó la "desconexión asociativa". Y cuando se dio cuenta de que no lo entendían, él puso el libro en su bolsa y les dijo a los estudiantes que aquí, en la escuela, en este día, la poesía hebrea murió.

El presidente Reuven Rivlin se dirigió a su público con entusiasmo: "Queridos amigos, sin la Biblia no se puede leer poesía y literatura hebrea. Sin la Biblia, uno no puede hablar el hebreo apropiado. Sin la Biblia, la próxima generación echará de menos su memoria histórica".

Y me dirijo a ustedes, los lectores de este artículo: no permitan que las batallas políticas rompan la raíz que nos enseña la historia de nuestros padres.

Que el enojo no corte el hilo de la memoria. Dejemos que nuestras duras luchas y polémicas entre nosotros tengan lugar los días de semana. Pero envolvamos los pocos días de memoria y de festividades en un sobre protector para las próximas generaciones.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home