Thursday, January 23, 2014

¿Fue Netanyahu quien inventó la demanda de que Israel sea reconocido como un Estado judío? No y no - Yair Rosenberg - Tablet



¿Es serio el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu cuando habla de alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos? Sus críticos dicen que no, y últimamente apuntan para ello en su insistencia en que Israel sea reconocido como un Estado judío en el futuro acuerdo. Esta demanda, en opinión de estos críticos, es una "píldora venenosa" que ningún líder palestino podría aceptar y fue presentada por Netanyahu con el fin de garantizar el fracaso de las negociaciones. Un nuevo informe en el Haaretz por parte de Amira Hass (la más conocida propagandista pro-palestina de ese diario, donde además abundan, tanto casi como denostadores de Netanyahu), y en la que ella habla con el ex negociador palestino Nabil Shaath, afirmando que Netanyahu inventó esa polémica demanda de la nada en 2010, parece reforzar esta afirmación. El único problema es su informe no resiste el análisis histórico.

En su artículo, Hass informa:
Shaath, el ex negociador con los israelíes, dijo que la demanda de reconocimiento del carácter judío de Israel no se incluyó en las pasadas negociaciones, oficiales o no, o en cualquiera de los documentos y de los acuerdos que se firmaron entre las dos partes... 
De hecho fue presentado por primera vez en 2010, en Washington.
Hass relata la reclamación de Shaath acríticamente, dejando a los lectores con la impresión de que le otorga valor histórico. Pero no lo tiene, de hecho, y según los Palestine Papers - un masivo tesoro de documentos filtrados publicados por Al Jazeera y que registran una década de negociaciones entre israelíes y palestinos -, la demanda fue lanzada por otra persona... la actual negociadora israelí Tzipi Livni, y nada menos que en 2007.

Representando al partido centrista Kadima que encabezaba la coalición israelí en Annapolis, antes de la elección de Netanyahu en 2009, Livni planteó el tema del carácter judío de Israel con el equipo negociador palestino. La transcripción de la discusión siguiente está entrecortada, pero su esencia es inconfundible:
Tzipi Livni: Sólo quiero decir algo... Nuestra idea es hacer referencia a dos estados para dos pueblos. O dos estados-nación, Palestina e Israel, viviendo el uno al lado del otro en paz y seguridad, con cada estado constituyendo la patria para su pueblo y el cumplimiento de sus aspiraciones nacionales y de autodeterminación... 
Akram Haniyeh: ¿Se refiere al pueblo de Israel? 
Tzipi Livni: [Visiblemente enfadada] Creo que podemos utilizar otra sesión acerca de lo que significa ser judío, y que es algo más que una religión. Pero si usted quiere llevarnos de vuelta a 1947, no ayudará. Cada estado debe constituir la patria para su pueblo y el cumplimiento de sus aspiraciones nacionales y de autodeterminación en su propio territorio. Israel, el estado del pueblo judío - y me gustaría hacer hincapié en el significado de que "su pueblo" es el pueblo judío -, con Jerusalén como capital unida e indivisible de Israel y del pueblo judío durante 3.007 años ... [Se oyen protestas del equipo palestino.] No se quejen, son ustedes los que han preguntado. [Ahmed Querei dice: Dijimos Jerusalén Oriental!] ... y Palestina para el pueblo palestino. No queríamos decir que hay un "pueblo palestino", pero hemos aceptado su derecho a la autodeterminación. 
Akram Haniyeh: ¿Por qué es diferente? 
Tzipi Livni: ... Yo no pedí algo que se relacionara con mi propio ser. No hablé de reconocer algo que es una decisión interna de Israel. Israel puede hacerlo, es un estado soberano. [Queremos que ustedes lo reconozcan.] La idea es que el conflicto tiene como elemento central el establecimiento del Estado judío. 
... Pero hay algo que puede ser más corto. Soy capaz de leer algo con una redacción diferente: "Que el objetivo final es constituir una patria para el pueblo judío y otra para el pueblo palestino, respectivamente, y el cumplimiento de sus aspiraciones nacionales y su autodeterminación en su propio territorio"
Ahora bien, es posible que Shaath, que no estaba en la habitación en esa sesión de las negociaciones de 2007, nunca se enterara de este incidente. (O del hecho de que "referencias sobre el derecho de Israel a existir como Estado judío" aparecían en una de las reservas oficiales de Israel adjuntas al Mapa de Ruta de Bush de 2003).  Pero los Palestina Papers son de dominio público, y están disponibles para que cualquier periodista pueda verificar si Netanyahu fue el primero en pedir que los palestinos reconozcan a Israel como el Estado-nación del pueblo judío, al igual que Israel reconocería a Palestina como el Estado-nación del pueblo palestino.

Pero la cadena llega incluso más atrás de 2007. De hecho, como el jefe archivista israelí Yaacov Lozowick ha documentado, la idea de que Israel fuera reconocido como un Estado judío fue concebida... oh sorpresa... por la izquierda israelí a principios de este siglo:
En julio de 2001, con ya 9 meses de Segunda Intifada y cuatro meses de iniciado el gobierno de Ariel Sharon, un grupo de unas dos docenas de intelectuales de ambas partes se reunieron para construir un puente sobre las ruinas de la paz... 
Su idea era simple: ponerse de acuerdo sobre una declaración conjunta pidiendo a las facciones en conflicto que desistieran de su locura y regresaran a las negociaciones. Los pacifistas unirían sus manos y con su autoridad moral avergonzarían a los políticos para que regresaran a la cordura. Los palestinos estaban dispuestos a unirse señalando que debían haber dos estados independientes, el uno junto al otro, pero los israelíes, alertados por los fiascos de Camp David y de Taba, introdujeron un matiz que habían pasado por alto previamente: "exigieron que el comunicado dijera claramente que Israel sería un Estado judío y Palestina un Estado árabe. Los palestinos se negaron. Los judíos, dijeron los palestinos, son una religión, no una nacionalidad, y no necesitan ni se merecen su propio estado. Serían invitados a vivir en Israel, pero los refugiados palestinos regresarían... y tal vez dejaría de ser un Estado judío".
Este relato histórico del origen de esa reivindicación no resuelve si la exigencia de que Israel sea reconocido como un Estado judío es sabia o necesaria para el logro de una paz duradera. Eso sigue siendo un digno tema digno debate. Lo que si desmiente es que Netanyahu creara esa demanda para sabotear las conversaciones de paz.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home