Sunday, March 02, 2014

Manifestación ultra-ortodoxa gigante en Jerusalén - i24news/Israel Hayom



La policía israelí ha reforzado considerablemente sus efectivos de cara a la manifestación que se celebra este domingo por la tarde en Jerusalén en contra de la ley de reclutamiento militar de los jóvenes ultra-ortodoxos estudiantes de los seminarios talmúdicos.

Numerosos ejes de la capital israelí estarán cerrados al tráfico y la autovía 1 que une Tel Aviv a Jerusalén permanecerá cerrada a la altura de Latrun desde las 14 horas (hora de Israel)

La policía estima que el número de manifestantes ascenderá a varios cientos de miles de personas e incluso podría llegar a un millón. Todos los rabinos participantes en la manifestación dieron un permiso excepcional para que las mujeres se unan al cortejo.

Todos los estudiantes y los niños ultra-ortodoxos de más de 9 años están obligados a participar en el evento, de acuerdo con las instrucciones de uno de los principales líderes del sector "haredi", el rabino Aharon Leib Shteinmann, el líder del sector "lituano".

Los responsables del sector ultra-ortodoxo han pedido a todos sus fieles que vengan a Jerusalén. Dicen que será la "manifestación más grande desde la creación del Estado de Israel".

Estos rabinos están particularmente indignados por la voluntad de los legisladores de imponer, según ellos, penas de prisión a cualquier estudiante de yeshiva que se niegue a someterse al reclutamiento.

La manifestación reunirá a la coalición de las facciones ultra-ortodoxas antisionistas más radicales junto con organizaciones nacionalistas y el movimiento Habad Lubavitch.

El Consejo de Sabios de la Torah de los partidos ultra-ortodoxos Agudat Yisrael, Bandera de la Torah y Shas han publicado, un hecho muy raro, un comunicado conjunto convocando a la "manifestación gigante y oraciones en masa".

Un podio se instalará en la calle Jaffa, la principal arteria de la capital, desde el cual los rabinos leerán pasajes de la Biblia y pronunciarán discursos en los que centrarán sus reproches en el primer ministro Benjamin Netanyahu, pero sobre todo en el ministro de Finanzas, Yair Lapid, su némesis religiosa, que requiere sanciones penales contra los insumisos.

Las esposas de los 18 diputados de los partidos ultra-ortodoxos, sefardí y asquenazí, Shas y Judaísmo Unido en la Torah, han enviado una carta a Sarah Netanyahu, la esposa del primer ministro, llamándola a utilizar su influencia con su marido "para evitar un golpe fatal para gran parte de la población de Israel".

También pusieron en guardia a Sarah Netanyahu contra una posible desgracia que podría golpear a su marido si se convertía en el "sepulturero de la religión y un combatiente contra la Torah y sus estudiantes", agregando que "convertir a los estudiantes talmúdicos en delincuentes tendría unas consecuencias desastrosas ya que le marcaría para siempre (a Netanyahu) con la marca de Caín".

Mientras tanto, algunos en los medios de comunicación haredi han tratado de avivar las llamas con sus informes de fin de semana  incitando contra el gobierno, al que calificaron de "Amalec" (el archienemigo bíblico de los israelitas) y "Haman" (el principal antagonista en el Libro de Esther), y diciendo que la manifestación representaba "una fatídica batalla por todo lo que nos es querido y para nuestra propia existencia".

Varios rabinos nacional-religiosos dijeron que iban a asistir a la manifestación, una declaración que dio lugar a duras críticas por parte de la organización rabínica ortodoxa moderna Tzohar, que la calificó de "una vergüenza" e instó a "todos los rabinos, educadores, estudiantes de yeshiva y al pueblo de Israel" a no asistir a la manifestación.

El prominente rabino sionista-religioso Haim Drukman instó a sus seguidores a evitar la manifestación por las duras declaraciones de los líderes haredi "contra el Estado de Israel y su gobierno". El líder del Habayit Hayehudi, Naftali Bennett, ha prohibido a los miembros de su partido participar en la manifestación: "Todo el mundo, incluidos aquellos que gritan más alto que nadie por ser eso lo que tienen que hacer, saben muy bien que ningún estudiante de yeshiva será encarcelado y punto".

El líder del Yesh Atid, Yair Lapid, afirmó que "esta tormenta pasará y una vez que o haga, todo el mundo - haredim incluidos - se dará cuenta que va a provocar un gran tikkun [reparación] para nosotros".

El Foro Israelí para la Igualdad de Derechos y Obligaciones de todos los Ciudadanos emitió un comunicado diciendo que la manifestación "era una prueba de la hipocresía de los líderes haredi. Ellos saben, al igual que nosotros, que el proyecto de Lapid no vale gran cosa, y que dará lugar a una exención masiva del servicio [militar]".

Mientras tanto, una encuesta llevada a cabo por New Wave Research para Israel Hayom revela que sólo el 3,3% de los judíos israelíes creen que el nuevo proyecto de ley resolverá el problema del reclutamiento haredi. El 50% de los encuestados dijeron que creían que el proyecto de ley podría aliviar la situación, pero no resolverla por completo, mientras que el 34,7% pensaba que sólo perpetuaría la desigualdad en el cumplimiento del servicio militar, y el 6% dijo que no tenía opinión al respecto.

Cerca del 66,4% de los encuestados dijeron oponerse a las medidas de protesta emprendidas por los haredim hasta el momento, mientras que el 27,7% dijo entender por qué los haredim sentían la necesidad de protestar y el 6% dijo que no tenía opinión al respecto.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home