Sunday, March 16, 2014

Nuevo gran artículo de Dror Eydar: El debate es acerca de nuestro derecho a existir - Dror Eydar - Israel Hayom


Que no remen los partidos árabes ni el Meretz se da por descontado. ¿Pero que harán los laboristas y los partidos haredi?

¿Esto es lo que han encontrado? Una respuesta murmurada a una pregunta planteada al líder de la OLP, Yasser Arafat, en 1988, y un canturreó adicional dirigido por los periodistas del Haaretz? Y después de esto se van a enojar porque la gente hable del secretario de Estado John Kerry en términos de un obseso mesiánico.

¿Pero por qué es tan necesaria esa búsqueda arriba y abajo de un supuesto anterior reconocimiento palestino de un Estado judío? Pues debido a que ese reconocimiento nunca ha existido. Uno puede leer las declaraciones de la Autoridad Palestina y de sus dirigentes en los últimos 20 años. De hecho, oponerse al reconocimiento de Israel como el hogar nacional del pueblo judío les es más importante que la tierra, ya que este es el verdadero corazón del conflicto, en vez de esas otras tonterías territoriales que la izquierda nos ha estado vendiendo durante años. No se trata de territorio, y no es desde luego por los asentamientos y por los derechos de los refugiados, en absoluto.

El argumento, con más de cien años de edad, trata del derecho del pueblo judío a un hogar independiente en la Tierra de Israel. Y no son solamente los palestinos, ningún estado árabe reconoce nuestro derecho como judíos a cualquier parte de la región. Ellos ocultan el problema y hablan de "reconocer a Israel" ya que su deseo es perpetuar el conflicto, incluso después de que se firme un tratado diplomático, pues posteriormente vendrá la falsa afirmación de que la minoría árabe en Israel está sufriendo un "apartheid" y deberá tener autonomía, ya ese territorio pertenece a los palestinos que "han estado aquí desde el principio de la creación". La batalla internacional contra Israel continuará para desmantelar su identidad judía de camino hacia lo que será un "Estado para todas sus nacionalidades". No podrá existir un final del conflicto sin el reconocimiento de un Estado judío. Y esto debería estar en la cima de las prioridades de la izquierda.

Kerry debería leer la Carta Nacional Palestina, el documento fundacional de los "moderados" de Fatah. Fue ratificado en Belén por la Sexta Asamblea General del Movimiento Fatah en agosto de 2009, cuando el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, fue elegido el nuevo jefe de la organización. Esta conferencia aprobó un plan que incluía el principio de una "oposición absoluta e irrevocable al reconocimiento de Israel como un Estado judío para proteger los derechos de los refugiados y los derechos de nuestro pueblo [los árabes israelíes] más allá de la Línea Verde".

Ahí lo tiene, Mr. Kerry, ahí está el fundamento de la negativa palestina a reconocer un Estado judío: ellos seguirán exigiendo que los refugiados regresen, incluso después de que se firme un acuerdo, y trataran de convertir ciertas partes de Israel alrededor de la Línea Verde en un estado binacional. Abbas y el negociador palestino Saeb Erekat votaron a favor de dicho plan.

Y aquí está una cita de dicha plataforma palestina que hasta ahora, a pesar de las reiteradas promesas, no ha sido cambiada: "Las reclamaciones de vínculos históricos o religiosos de los judíos con Palestina son incompatibles con los hechos de la historia y con la verdadera concepción de lo que constituye un Estado. El judaísmo, siendo una religión, no representa una nacionalidad independiente, ni tampoco los judíos constituyen una nación con una identidad propia: solamente son ciudadanos del Estado al que pertenecen". Es decir, los judíos no son un pueblo sino una religión, y por lo tanto no tienen derechos nacionales. Claro y simple. Sólo léalo Mr. Kerry.

La insistencia en el reconocimiento de un Estado judío no es para nosotros. No necesitamos el reconocimiento de Ramallah. La reclamación de un reconocimiento de Israel como un Estado judío tiene la intención de bloquear la táctica progresiva de la OLP de que cada territorio que recibe sirve como base para la próxima demanda. Y dicho reconocimiento no será solamente palabras vacías, sino una exigencia que se debe expresar en los estudios escolares palestinos y en sus medios de comunicación. Ahora mismo, el Estado de Israel no existe para la Autoridad Palestina. Así que la insistencia de Israel en su reconocimiento no es negociable. Sin esto, es mejor mantener el statu quo. Las amenazas de que sin un acuerdo diplomático la situación de Israel empeorara, ya las hemos oído durante cien años. No traten de asustarnos. Nos las hemos arreglado bien hasta ahora.

Antes de la llegada del primer ministro Benjamin Netanyahu a Washington DC, el gobierno estadounidense trató de presionar a Israel liberando una agresiva entrevista que el presidente Barack Obama dio a Jeffrey Goldberg. Y ahora, cuando Abbas está de camino a Washington DC, John Kerry está llevando a cabo una serie de declaraciones para presionar a Israel y aliviar a los palestinos de su responsabilidad. No es sólo una cuestión de justicia y de mediación justa, es mucho más grave. Las recientes declaraciones de John Kerry están ayudado al enfoque de la OLP de ir paso a paso.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home