Saturday, April 19, 2014

A leer indefectiblemente: El ministro de Defensa de Israel dice lo que piensa sobre la actual administración de EEUU - Ben Caspit - Al Monitor



La forma en que se resolvió la anterior crisis entre el ministro de Defensa israelí, Moshe "Bogie" Ya'alon, y los Estados Unidos es muy reveladora de la situación en general. Es como los niños de una guardería que no están en condiciones de hablar. En el papel de niñera está el primer ministro Benjamin Netanyahu. Él fue quien recibió la llamada de teléfono enojada. El quejica era el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, quien no ha hablado directamente con Ya'alon desde que este último le llamó mesiánico y obsesivo. A raíz de esa queja airada, Netanyahu convocó al chico sinvergüenza - Ya'alon - para decirle que realiza las oportunas aclaraciones por él. Después de esta conversación, Ya'alon cogió el teléfono y llamó a Washington, donde encontró refugio en su homólogo estadounidense, el secretario de Defensa Chuck Hagel. Ya'alon y Hagel realmente han fomentado unas relativas buenas relaciones, especialmente en comparación con la relación entre Ya'alon y Kerry, por ejemplo. Los dos tuvieron una charla suficientemente buena. Ya'alon explicó lo que había dicho y Hagel concluyó que algunas de las cosas que se atribuyen al ministro de Defensa israelí habían sido sacadas de contexto. Todo lo que podemos hacer es preguntarnos por la otra parte de la charla. Partiendo como amigos cada uno partió a su manera hasta la siguiente ronda.

No fue sino hasta hace poco que sólo podíamos oír a Ya'alon a puerta cerrada, ya sea durante las conversaciones en profundidad, las discusiones internas o las sesiones de información. Todo el que se ha reunido con él - y me he reunido con él en varias ocasiones desde que asumió el cargo - oyó las cosas explícitas, convincentes y dolorosas que tuvo que decir acerca de la actual administración de EEUU y su política de "disminución" o de "retirada" que lleva a cabo alrededor del mundo. El problema de Ya'alon es que él no puede callarse y mantener las cosas reprimidas. La presión mantiene la construcción hasta que todo explota.

El trasfondo de la conversación del Ministro de Defensa israelí con el periodista, que fue publicado más tarde, fue un paso en falso que tuvo que ver con la ética periodística. Sin embargo, Ya'alon tiene el mismo parte de la culpa, por cuanto ha sido dispensando generosamente sus ideas con demasiada frecuencia y en demasiados foros. Su discurso del 18 de marzo en un foro cerrado en la Universidad de Tel Aviv se filtró rápidamente al diario israelí Haaretz y se extendió como un reguero de pólvora. En su estela, una reacción estadounidense atípica de un funcionario anónimo de la administración Obama todavía furioso replicó a Ya'alon que quien siembra vientos recoge tempestades.

El problema con Ya'alon es que su argumentación tiene sentido. Persuasiva y convincente, brota de su interior. Creciendo como un kibbutznik, el ministro de Defensa era un miembro del movimiento Laborista, que en Israel es considerado como un partido de izquierda. Como ex director de inteligencia militar, apoyó la Acuerdos de Oslo. Luego, haciendo caso o recobrando sus sentidos, dio un fuerte, rápido y vigoroso giro hacia la derecha. En términos generales, la función de director de la Inteligencia militar israelí lleva a muchos israelíes a desilusionarse con la idea de una paz con los palestinos y con el sueño de dos Estados que vivan prósperamente y en silencio el uno al lado del otro. Cada mañana, el director de la Inteligencia militar israelí lee, oye y ve la información sensible que analiza la mayoría de los secretos de los palestinos. Ya'alon ha llegado a la aguda percepción de que Israel no tiene ningún socio para la paz.

En su entrevista a la TV2 de Israel el 15 de marzo, Ya'alon señaló en términos inequívocos que el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas no era ningún socio para la paz. Teniendo lugar en medio del momento más delicado para el futuro de los esfuerzos de Kerry, la entrevista fue como un balde de agua helada siberiana que se vertía sobre la cabeza de los americanos. A mi juicio, la declaración de Ya'alon, que se realizó tres días antes de su intervención sobre la política exterior estadounidense, es la que les hizo perder los estribos a los estadounidenses. La reacción fuerte y tardía llegó más tarde, en la semana, cuando Yaalon provocó a Kerry con su charla predicadora en la universidad.

La realidad sobre el terreno y los eventos alrededor del mundo corroboran todo lo que Ya'alon dijo. La siguiente es su filosofía en pocas palabras: en cualquier foro internacional que asiste, la gente mantiene conversaciones de pasillo sobre la "decadencia de Occidente", o como el gobierno de Obama demuestra su debilidad a través de "la retirada estadounidense". El hecho de que se anuncie por adelantado que no tienen intención de usar la fuerza hace que sus amenazas se vuelvan vacías, diezmando rápidamente la disuasión americana y llevándola a cero. Más que nada, los acontecimientos en Ucrania ilustran la sólida filosofía de Ya'alon. El presidente ruso, Vladimir Putin - un hombre que "entiende una cosa o dos" sobre el uso de la fuerza - ha sacudido totalmente al presidente de EEUU, Barack Obama. Él sabe que el presidente de Estados Unidos es débil, así pues hace lo que le place, sin tener que pagar casi ningún precio significativo.

Pero lo que realmente impulsa a Ya'alon fuera de sí es la cuestión iraní.

En este sentido, los americanos verdaderamente han perdido una oportunidad histórica, observa el ministro de Defensa israelí. Las sanciones habían llevado a Irán a sus rodillas, lo que les obligó urgentemente a buscar un acuerdo con Occidente. Por lo tanto, Occidente, por su parte, estaba en una posición ideal. No tenía casi que negociar un acuerdo. El poder estaba de su lado y las condiciones estaban a su favor. Pero durante la celebración de las negociaciones, observa Ya'alon, todo se invirtió. Los iraníes se comportaron como si estuvieran muy cómodos sobre sus posiciones, mientras que Occidente se comportó como si tuviera que ceder. Así que en lugar de neutralizar realmente el programa nuclear de Irán, lo que fue negociado fue un acuerdo que congelaba la situación real, lo que permitía a Irán continuar con sus esfuerzos para convertirse en un estado en el umbral nuclear. Los iraníes, dice el ministro de Defensa israelí, estaban dispuestos a sacrificar el reactor nuclear en Araq, pero nadie realmente les hizo esa demanda. Mientras tanto, las sanciones se levantaban y empresarios y bancos se dirigían en procesión a Teherán. El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, realizaba giras victoriosas por todas las capitales concebibles, y ya todo el asunto estaba condenado. Un acuerdo sobre un estatuto permanente no saldría de todo esto, así era la estimación de Ya'alon.

Contrariamente a algunos informes de prensa de esa semana, no creo que Ya'alon haya cambiado de opinión y que ahora sí sea favorable a un ataque militar contra las instalaciones nucleares de Irán. Yaalon siempre ha defendido la idea de: "¿Si yo no estoy por mí mismo, quién estará para mí?" Sin embargo, él es consciente de que, siempre y cuando las partes mantengan las negociaciones, Israel no puede atacar. Estas negociaciones durarán todo el tiempo que el presidente Obama se mantenga en el cargo, según piensa Yaalon. Ni Teherán ni Washington se provocarán demasiado el un al otro. Lo que van a hacer es ampliar el plazo de vez en cuando y esperar ganar tiempo. Obama será capaz de retirarse a su biblioteca presidencial y decir que él ha cumplido su promesa de impedir que Irán se convierta en un estado nuclear "durante su mandato". Teherán, por su parte, será capaz de preservar su capacidad para en un futuro fabricar la bomba.

No nos equivoquemos al respecto: Israel no ha renunciado a la opción militar. Las capacidades de la fuerza aérea israelí y de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) desarrolladas a un coste de 12 mil millones de shekels (aproximadamente 3.400 millones de dolares) permanecen intactas y siguen siendo mejoradas. Nadie ha dado la señal de que no vale la pena proseguir. La financiación no se ha detenido, y tener una opción militar israelí creíble sobre la mesa con relación a Irán, es considerada aquí como un pilar estratégico en el esfuerzo por frenar el programa nuclear iraní.

El problema de Israel es que su opción militar no se suponía que fuera la única sobre la mesa. Debería haber sido eclipsada por una opción militar estadounidense y occidental mucho más potente, intimidante y creíble. El problema, dicen algunos en Israel, es que Obama es mentalmente incapaz de establecer dicha opción. Y aunque lo hiciera, nadie le creería, de ahí las declaraciones a propósito de Ya'alon sobre la debilidad norteamericana y la retirada de Occidente y su decadencia.

Los iraníes sólo entienden la fuerza, hay quienes sostienen en Israel. El hecho es que la única vez que realmente archivaron su programa militar fue inmediatamente después de la desastrosa invasión estadounidense de Iraq.

En los últimos dos años, la coordinación entre Israel y muchos otros países del Oriente Medio ha aumentado considerablemente. Muchos países en el mundo árabe que no mantienen relaciones diplomáticas con Israel, y que hasta la fecha solo habían mostrado unas pocas señales, especialmente en los lazos de inteligencia, se han convertido en una especie de aliados. Los lazos secretos con Arabia Saudita, los estados del Golfo, Egipto, Jordania y muchos otros países ya se han publicado en el pasado. Comparado con lo que los altos funcionarios de esos países le comentan al ministro de Defensa israelí, las críticas de Ya'alon a la administración Obama suenan como una conversación formal a la hora del té entre la reina de Inglaterra y alguno de sus invitados.

El problema de Ya'alon es que él no se contenta con decir privadamente a los propios estadounidenses lo que piensa. Él parece tener una necesidad incontrolable de desahogar su frustración en público. Mientras que Ya'alon muy bien podría estar en lo cierto, es probable que decirlo públicamente  no sea inteligente. A los estadounidenses no les gusta oír esas cosas que se dicen de ellos en público. Israel no tiene otros Estados Unidos. De acuerdo con los cálculos de coste-beneficio, Ya'alon no ha conseguido nada y ha causado daños, al estado y a sí mismo. Así es como un ministro de alto rango del gabinete de Netanyahu definió la situación hace unas semanas: "Por amor de Dios, ¿qué está pasando aquí, judíos? Bogie (Yaalon) declara la guerra a los Estados Unidos, el ministro de Economía y Comercio Naftali Bennett declara la guerra a Europa. ¿Qué pasa aquí? ¿Es que no hay suficientes árabes para todos?".

Lo que queda es la vía palestina. Aquí, también, Ya'alon es el gran ideólogo que aboga por el enfoque de que "no hay socio (para la paz)". Y él dice en voz alta lo que Netanyahu está susurrando dentro de la habitación y tiene miedo de decir a los estadounidenses. "Mis padres", dice Yaron, "acordaron la partición de la tierra. Apoyé el proceso de Oslo. Son los palestinos, los del otro lado, quienes son intransigentes. En ningún caso están dispuestos a reconocer el hecho de que existe un Estado judío aquí. Si la alternativa es entre un boicot internacional y los cohetes cayendo sobre las grandes ciudades israelíes y el aeropuerto Ben Gurion, me quedo con la opción primera. No hay ninguna razón para intimidarnos. El tiempo está del lado de aquellos que saben cómo usarlo correctamente. No tenemos un acuerdo de paz con el Líbano, pero tenemos una disuasión mutua y la situación es tolerable. No tenemos un acuerdo de paz con Hamas, pero la disuasión en Gaza es efectiva y la situación es tolerable. Cuando se trata de Judea y Samaria, tenemos que invertir en la economía, en la capacidad de gobierno de los palestinos, hacer cumplir la ley y el orden y poner fin a una incitación desenfrenada. ¿Por qué se da por hecho que el Estado palestino puede existir libre de judíos, mientras que nosotros tenemos a un millón y medio de árabes a los que nadie pone en duda su derecho a vivir entre nosotros?".

Desde la perspectiva de Ya'alon, los esfuerzos de Kerry para negociar un acuerdo con los palestinos no tienen remedio, no dando pie a ninguna posibilidad. Todo lo que Israel tiene que hacer es "dejar que estas negociaciones sigan su curso - inútil - y al menos transcurran de manera pacífica", para no ser acusado de intransigencia. Hasta ahora, esta táctica ha demostrado tener bastante éxito. Netanyahu va junto a Kerry, mientras que Abbas se muestra recalcitrante. El problema radica en que la persona que ha desenmascarado la incredulidad de Israel con su parloteo innecesario es Ya'alon. Después de todo lo que dice en entrevistas y conferencias, él es - de todas las personas - la que más pone en peligro las posibilidades para Israel de que "estas negociaciones sigan su curso - inútil - y al menos transcurran en paz".

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home