Saturday, May 17, 2014

Una visita al Monte del Templo - Yoel Meltzer - Ynet



La semana pasada, en un plazo de 24 horas, visité dos de los lugares más distintamente opuestos de Jerusalén que uno pueda imaginar: El Monte del Templo y Yad Vashem.

Si bien uno se encuentra, según el judaísmo, en el lugar más sagrado del mundo, el lugar de un encuentro literal entre el cielo y la tierra, el otro es un museo dedicado a los seis millones de víctimas de la bestia nazi.

Por otra parte, mientras que del primero esperamos que algún día la luz y la sabiduría de Dios salga para sanar una humanidad fracturada y con muchos problemas, a partir del último sólo esperamos evitar futuros holocaustos.

Por último, mientras que millones de judíos y no judíos - desde estudiantes de secundaria israelíes a visitantes extranjeros, entre ellos presidentes y primeros ministros - acuden habitualmente a Yad Vashem, casi nadie, sobre todo entre los judíos, realiza una visita al Monte del Templo.

Aunque es cierto que cualquier judío que desee visitar el Monte del Templo tiene que ser consciente de algunas cuestiones y restricciones halájicas, el hecho es que hay muchos rabinos actuales que están dispuestos a dar una orientación adecuada a fin de facilitar dicha visita. Por otra parte, la posición rabínica que prohíbe a todos los judíos ascender al Monte del Templo es una opinión estricta que no es compartida por todos los rabinos. Irónicamente, esta corriente o "mentalidad de prohibición" no impidió que Maimónides, uno de los más grandes jamás codificadores de la ley judía, visitara y orara en el Monte del Templo.

La verdad es que todo el tema del Monte del Templo, dada la confusión existente con respecto a la llamada prohibición halájica junto con la realidad del control islámico casi completo del lugar, es algo que la mayoría de los judíos simplemente prefieren ignorar.

Además, ¿quién quiere ponerse en la situación humillante de ser echado del Monte del Templo simplemente por haber cometido el crimen impensable de decir una oración o recitar unos versos del Libro de los Salmos? O bien, ¿quién desea experimentar la sensación humillante de ser seguido de cerca y vigilado por miembros del Waqf jordano, la entidad no israelí que esencialmente controla el Monte del Templo en el corazón de Jerusalén?

Si bien es cierto que los policías israelíes también están en el Monte del Templo, mi experiencia de primera mano me dice que parecen ser mucho más comprensivo con sus amigos del Waqf que con los visitantes judíos que están ayudando a escoltar.

Por supuesto, para un judío que quiera tener el placer de no estar sujeto a ninguna de estas  incómodas situaciones, lo primero que debe hacer es obtener el permiso de la policía para entrar en el Monte del Templo, algo que no debe darse por sentado. Por ejemplo, si un judío lleva una gorra o una camiseta con la bandera de Israel, hay muchas probabilidades de que sea visto como una "provocación", algo que provocará que la policía le niegue el acceso al Monte del Templo.

Esta es la situación actual, por muy absurda que pueda parecer. Siendo así como están las cosas, ¿cómo podemos permanecer en silencio ante tanta injusticia? Del mismo modo, y a pesar de todo lo anterior, ¿cuánto tiempo podemos esperar sobrevivir como una nación soberana en nuestra propia tierra si nos limitamos a dar la espalda al lugar que representa el verdadero centro y el corazón del pueblo judío?

Aunque el Kotel o Muro de las Lamentaciones sea agradable, y deberíamos estar contentos de que podemos visitarlo libremente y poder rezar allí mismo, tenemos que entender que no es el Monte del Templo.

Por último, al evitar este problema delicado esencialmente estamos sofocando una parte integral de nuestra identidad nacional. Si esto es así, entonces, ¿qué nos dice acerca de nosotros como pueblo, o como nación, y cuáles son las consecuencias de ello para nuestro futuro?

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home