Saturday, June 28, 2014

Cómo el trauma nacional de Kfar Etzion ayudó a llevar a los chicos israelíes de yeshiva a Cisjordania – Benny Morris - Tablet



La masacre del 13 de mayo de 1948 jordanos de decenas de  tropas judías que se habían rendido en el kibutz Kfar Etzion, y que fue llevada a cabo por milicianos árabes de las aldeas próximas y por legionarios jordanos, fue probablemente la mayor masacre de judíos perpetrada por los árabes en la primera guerra árabe-israelí.

Un año después, en las primeras horas de la mañana del cuarto día de Iyar de 5709 (3 de mayo de 1949), el primer aniversario en el calendario hebreo de la caída del kibbutz, el coronel Shlomo Goren, el rabino jefe de las IDF, acompañado de un minián de jóvenes de Jerusalén, celebró un servicio conmemorativo en una colina de Israel desde la que se podía ver, a lo lejos, las ruinas de Kfar Etzion.

El "Bloque" de Eztion, los cuatro kibutzim - Kfar Etzion, Ein Tzurim, Massu'ot Yitzhak y Revadim - se había establecido entre 1943 y 1947 en las colinas de Judea, en medio de un grupo de aldeas árabes en la parte sur de la Ribera Occidental, una zona que Jordania iba a ocupar en mayo de 1948 y que Israel recuperaría en junio de 1967. El “bloque” se encuentra en el corazón de la tierra bíblica de Israel, entre el Hebrón de Abraham y la Belén del rey David.

Durante la conmemoración de ese primer aniversario, se encendieron velas conmemorativas, se leyeron capítulos de la Mishná y fue coreada la rahamim El Maleh (Dios misericordioso), una oración judía para los muertos "en memoria de los mártires del Bloque de Etzion". Los disparos se oyeron en el aire conmemorando a los 151 combatientes judíos fallecidos, de los cuales 21 mujeres, durante la batalla de dos días. De ellos 127 murieron en el segundo día de la batalla, el 13 de mayo de 1948, el día antes de que el Estado de Israel fuera proclamado. De éstos, la mayoría fueron asesinados en el centro de Kfar Etzion, el asentamiento central del bloque, cuando se rendían o después de que se hubieran rendido.

El Bloque, y especialmente el kibutzim de Kfar Etzion y su puesto de avanzada al sudeste, el en desuso "monasterio ruso", había sido una espina para los palestinos, que habían estado luchando allí contra la Haganá durante casi la mitad la guerra civil de la Guerra de 1948, desde noviembre 1947 a mayo de 1948. El bloque fue sitiado por los irregulares árabes entre diciembre 1947 y mayo de 1948, y su reabastecimiento solo era posible desde el aire (el bloque tenía una pequeña pista de aterrizaje). La mayoría de las mujeres y los niños de los cuatro asentamientos fueron evacuados hacia el interior. Periódicamente, los defensores del bloque disparaban contra los vehículos árabes a lo largo de la carretera Belén-Hebrón, lo cual irritó a los palestinos.

Pero el bloque también era un problema para la Legión Árabe jordana, el ejército financiado, equipado y dirigido por los británicos. Durante la Segunda Guerra Mundial, el rey jordano Abdullah, un aliado de Gran Bretaña, había "prestado" a los británicos una serie de personal de la Legión Árabe que los británicos, a falta de mano de obra, habían utilizado para proteger las instalaciones de todo el Oriente Medio. En 1945-1948, este personal fue desplegado por los británicos y luego empleados para luchar contra la insurrección de una serie de guerrillas judías / terroristas, el IZL (Irgun zva'I Leumi, u Organización Militar Nacional) y el LHI (Lohamei Herut Yisrael o combatientes por la libertad de Israel), proteger sus bases y los caminos de Palestina.

Una de ellas era la carretera Belén-Hebrón, que era un segmento del eje Jerusalén-Beersheba-Rafah-Canal de Suez, a través del cual los británicos y la Legión llevaban los suministros a partir de las bases del lado británico en el Canal de Suez, y que facilitarían la retirada final  británica de Palestina, programada para ser completada antes del 15 de mayo de 1948, cuando finalmente tuviera lugar.

En mayo de 1948, los legionarios británicos debían haber abandonado Palestina completamente cuando los británicos procedieran a retirar sus tropas hacia casa. Pero a los británicos les era necesario asegurar las carreteras hasta el último momento, y Abdullah, que tenía la intención de ocupar Cisjordania justo después de la partida de los británicos, y desde luego tenía un evidente interés en mantenerlos al oeste del río Jordán como una vanguardia de su ejército. Él también estaba interesado en la obtención de la carretera que unía Jerusalén a Beersheba.

Así pues, varias compañías de la Legión permanecían todavía en la zona de Hebrón y Belén, en la primera quincena de mayo. Los ataques de los defensores del bloque a los vehículos de la Legión que viajan a lo largo de la carretera durante abril y principios de mayo, da relieve de la amenaza que representaba dicha carretera para el futuro del bloque. Además, toda la zona sur de Belén había sido destinada por la partición de la Asamblea General de la ONU - la resolución de 29 de noviembre 1947 - a la soberanía árabe, y ni los palestinos ni Abdullah querían a un grupo de asentamientos judíos armados en su territorio.

Por lo tanto, en la mañana del 12 de mayo de 1948, probablemente después de recibir la luz verde de los británicos, dos compañías de la Legión Árabes con el respaldo de más de una docena de vehículos blindados con ametralladora, cañones (contra los que los defensores del bloque no tenían respuesta real) y mortero, y con el apoyo además de cientos de milicianos palestinos, atacaron Kfar Etzion y sus puestos avanzados en el extremo sur del área. Los aproximadamente 150 defensores judíos fueron claramente superados, y sus posiciones fueron demolidas y invadidas una tras otra. Los defensores sin embargo plantearon una dura batalla. Pero al mediodía del 13 de mayo los vehículos blindados habían tomado el monasterio ruso y penetrado en las rejas y trincheras del perímetro, alcanzando el centro de Kfar Etzion.

Los defensores entendieron que el juego había terminado. Muchos dejaron las armas y portaron banderas blancas, reuniéndose en el patio central del kibutz (aunque algunos defensores en los puestos periféricos aun permanecían y tal vez continuaron resistiendo, sin darse cuenta de que el cuerpo principal se rendía). Un sobreviviente recordó:
"Los defensores comenzaron a reunirse entre el monasterio alemán abandonado y el edificio de la escuela. Los primeros árabes comenzaron a legar. Nos ordenaron sentarnos y después de ponernos de pie y levantar los brazos.
Un árabe nos apuntó con una Tommy y otro quería lanzarnos una granada, pero otros les detuvieron. Esto fue tomado como una prueba más de que tenían la intención de llevarnos prisionero. Un camarógrafo en traje europeo, vistiendo un kaffiya blanca, apareció y nos fotografió. Entonces un carro blindado con ametralladoras montadas llegó... y se detuvo cerca de la escuela. Tan pronto como el fotógrafo dejó de trabajar, los tiros comenzaron desde todas las direcciones. Los que no fueron abatidos por la primera andanada huyeron en varias direcciones. Algunos corrieron a la bodega, algunos tomaron las armas de nuevo. Una masa de árabes corría por todos los lados y atacaba a los judíos en el centro de la población y en los puestos de avanzada gritando salvajemente 'Deir Yassin'".
Un mes antes, el 9 de abril, tropas del IZL y del LHI habían atacado y conquistado el pueblo de Deir Yassin, al oeste de Jerusalén. Decenas de mujeres y niños fueron asesinados durante y después de la batalla, y "Deir Yassin" se convirtió en un grito de guerra y un grito de venganza entre los árabes de Palestina, y hasta este día "Deir Yassin" es considerado por muchos palestinos como el núcleo simbólico y el leiv motiv de la guerra de 1948 o de la Nakba (catástrofe).

En la década de 1950, la rama de Historia del IDF nombró al comandante Yitzhak Yakobson, un oficial de Estado Mayor, para que estudiara la batalla del Bloque de Etzion. En su amplio informe, "El Bloque de Etzion en la Guerra de la Independencia", describió cómo tres de los presos en el patio lograron escapar y llegar a Massu'ot Yitzhak, o bien cayeron en manos de oficiales de la Legión que los protegieron.

Otra sobreviviente, "Aviva F.", describe cómo un oficial de la Legión la salvó de dos árabes que trataron de violarla y  disparaban contra dos muertos, y que procedieron a acabar con un número de judíos heridos que encontraron mientras la conducían a un lugar seguro. Los sobrevivientes también testificaron que los legionarios también habían participado en la masacre junto a los milicianos.

Yakobson, basándose en el testimonio posterior de legionarios, señaló que dos de los legionarios habían resultado heridos mientras trataban (sin éxito) de salvar la vida de tres judíos, mientras otros legionarios habían matado a una serie de milicianos en los tiroteos. Pero Yakobson concluyó que "en primer lugar, y ante todo, la masacre había surgido de una mentalidad salvaje de sed de venganza y de sangre judía, y fue una sucesora directa de la masacre [de judíos] en Hebrón en 1929", cuando, como parte del desencadenamiento de unos disturbios estatales antijudíos, una turba árabe asesinado a 66 desarmados judíos ultra-ortodoxos.

Por su parte, el comandante británico de la Legión Árabe, el general John Glubb, ofreció posteriormente una serie de versiones de lo que había sucedido. En The Times (Londres) del 2 de julio de 1968, escribió simplemente: "Ni un solo judío fue masacrado en Kfar Etzion". Pero antes, en su libro Un soldado con los árabes (1957), escribió tal vez haciendo alusión a los excesos: "La Legión Árabe trató a todos los judíos como prisioneros de guerra. Tan pronto como la Legión Árabe se retiró, los aldeanos del distrito de Hebrón saquearon las colonias judías, no dejando piedra sobre piedra. Estas colonias habían sido tan agresivas que habían vuelto deliberadas las represalia árabes". El ministro británico en Amman, Alec Kirkbride, telegrafió (falsamente) a Londres que "la Legión Árabe previno la masacre de los habitantes y el saqueo de las colonias, que de otro modo habría sido imposible de evitar a manos de los árabes locales". El comandante del sexto batallón de la Legión, Abdullah el Tell, que había comandado el asalto a Kfar Etzion, fue marginalmente más veraz. Él escribió en sus memorias, "Las Memorias de Abdullah Tall" (1960): "Los combatientes judíos restantes continuaron resistiendo desde una posición fortificada. Esto obligó a los soldados a matarlos a todos. Hicimos sólo tres prisioneros. Todos los combatientes judíos fueron asesinados".

David Ben-Gurion dijo más tarde que los muertos del Bloque de Etzion habían "salvado Jerusalén", es decir, que su resistencia había protegido los accesos del sur de la ciudad y, desde hacia meses habían desviado de otros frentes de batalla a una considerable mano de obra árabe de la ciudad.

Después de la batalla y la masacre, los milicianos palestinos saquearon a fondo el kibutz y le prendieron fuego. Tras la caída de Kfar Etzion, los otros tres asentamientos, con funcionarios británicos y la Cruz Roja mediando, se rindieron del 13 al 14 mayo a la Legión, yendo sus defensores a un cautiverio de un año en un campo de prisioneros de Jordania en Zarqa. Los asentamientos fueron saqueados y arrasados. Glubb señaló con bastante exactitud que de los 350 sobrevivientes judíos de la batalla, la casi totalidad de los procedentes de Revadim, Ein Tzurim y Massu'ot Yitzhak fueron bien tratados en el campo de prisioneros en Jordania de Zarqa, aunque, a su regreso a Israel el año siguiente se quejaban del aburrimiento y del calor.

Más tarde ese mismo año, en octubre-noviembre de 1949, al Rabino Goren (quien eventualmente se convirtió en el Gran rabino asquenazi de Israel), tras el acuerdo que se alcanzó con los jordanos, se le permitió recorrer el bloque, "encontrando los huesos de los muertos esparcidos por las trincheras, en torno a los puestos quemados y las estructuras demolidas... El anuncio de la Cruz Roja de que los árabes habían enterrado los cuerpos tres días después del final de la batalla no era exacto. En muchos lugares hemos encontrado, junto a los cuerpos, piezas de ropa con etiquetas de lavandería, un obvio testimonio de los nombres de sus propietarios... Los árabes nos dijeron que habían recogido a sus propios muertos y les habían enterrado en sus pueblos, de acuerdo con sus costumbres, y que todos los cuerpos que permanecían en Kfar Etzion eran de judíos".

Los restos de los judíos caídos en el Bloque Etzion (así como de otros dos campos de batalla que habían quedado en manos del enemigo) fueron trasladados a Israel y enterrados el 17 de noviembre de 1949 en el cementerio militar de Monte Herzl, en Jerusalén. Cerca de 50.000 personas, la mitad de la población judía de Jerusalén, se alineaba en las carreteras mientras el cortejo fúnebre emprendía su camino hacia el cementerio. Reinaba el silencio. Muchas banderas honraban su paso. Desde primera hora de la mañana, todo el trabajo se detuvo como si fuera una ciudad yerta.

Esa tarde, colonos judíos, incluyendo a algunos de los 350 supervivientes del Bloque Etzion que estaban de vuelta tras su estancia de un año en el campo de prisioneros de Jordania, así como algunos de los sobrevivientes de los campos de exterminio nazis de Europa, se reunieron en las casas de la aldea árabe abandonada de Ein Khod, a los pies del Monte Carmel, al sur de Haifa, y establecieron el nuevo asentamiento de Nir Etzion.

En el Oriente Medio, como tal vez en otros lugares, las masacres tienden a vengarse y a reproducirse con otras masacres, siendo la venganza un valor básico y real de la vida. El 29 de octubre de 1948, las tropas de la 8ª brigada del IDF, específicamente su 89º Batallón, conquistaron la aldea árabe de Dawayima, en las estribaciones occidentales de las colinas de Hebrón. Según un veterano de 89º Batallón, Avraham Vered, las casas del pueblo "estaban repletas del botín obtenido con la caída del Bloque Etzion... Los combatientes judíos que atacaron Dawayima sabían que... la sangre de los sacrificados en Etzion clamaba venganza; y que los hombres de Dawayima se encontraban entre los que participaron en la masacre". El  89º batallón bombardeó el pueblo con morteros y luego irrumpieron en é, con las tropas montadas sobre semiorugas blindadas, y con las ametralladoras ardiendo.

Vered describió lo que sucedió después: "A medida que nos subimos a los techos, vimos a los árabes corriendo en los callejones. Abrimos fuego contra ellos... Desde nuestra posición elevada vimos una gran llanura que se extendía hacia el este... y la llanura estaba cubierta de miles de árabes que huían... Las ametralladoras comenzaron su charla y la huida se convirtió en una derrota". Al parecer, fueron asesinadas varias decenas de hombres y mujeres que estaban detenidos en el pueblo después de su captura. Una investigación posterior secreta del IDF sobre este incidente concluyó que "22 de esos detenidos había sido asesinados, aunque desde hacia varias semanas los árabes venían quejándose a los diplomáticos occidentales y a las Naciones Unidas que 500 o 1.000 personas habían muerto en Dawayima”.

Pero la último "venganza", no tanto por la masacre de Kfar Etzion como por el desarraigo y la destrucción de la totalidad del bloque de asentamientos, fue, por supuesto, el reasentamiento de bloque y su enorme expansión desde 1967. Desde 1949, cada mes de mayo, los sobrevivientes y sus hijos, y los huérfanos a causa de la batalla, se reúnen en el Monte Herzl para recordar y, tal vez, soñar. Y tal como se vio después, el Bloque de Etzion fue el primer asentamiento israelí en Cisjordania después de la victoria en la Guerra de los Seis Días, del 05 al 10 de junio de 1967.

De hecho, ya el 13 de junio, Raanan Weitz, el director del Departamento de Asentamientos de la Agencia Judía, visitó la zona, llevando consigo a cuatro de los supervivientes, uno de cada kibbutz. Durante las siguientes semanas, los grupos de supervivientes y sus hijos hacían peregrinaciones al lugar. Para ellos, se trataba de algo personal, pero también representaba un microcosmos de Judea y Samaria, y el deseo de volver y reasentarse representaba un microcosmos del deseo del pueblo judío de restablecer la tierra bíblica de Israel.

A mediados de agosto, un grupo de activistas del Bloque de Etzion se reunió con el primer ministro Levi Eshkol, instándole a un reasentamiento. Eshkol, un trabajador agrícola en su juventud y un ejecutivo clave de los asentamientos, tanto antes como después de 1948 (fue el jefe del Departamento de Asentamientos de la Agencia Judía en 1948-1963), vacilaba. Pero, como ha sucedido a menudo en la historia del sionismo, la “intervención árabe" le ayudó a tomar la decisión. Las resoluciones de 01 de septiembre 1967, hechas públicas tras la reunión en la cumbre de los países árabes en Jartum, según relataba en el 2006 Gershom Gorenberg en su libro “El Imperio Accidental" (este pasaje y los dos párrafos que siguen se basan en el trabajo de Gorenberg) resultó ser el punto de inflexión.

Los árabes habían acordado por unanimidad responder con los "tres no": no a un reconocimiento de Israel, no a una negociación, y no a una paz con Israel. Esto significaba que Israel tenía ahora que decidir unilateralmente qué hacer con Cisjordania. El 22 de septiembre, los activistas del Bloque de Etzion se reunieron nuevamente con Eshkol. Le preguntaron: “¿Cuándo podemos asentarnos en la zona?” Hanan Porat, uno de los huérfanos del Bloque de Etzion, dijo: "Nos estamos acercando a Rosh Hashaná. ¿Seremos capaces de orar allí en Rosh Hashaná?" Eshkol le respondió: "Nu, kinderlach, si desean orar, sigan adelante y oren". Porat le contestó: "Cuando decimos 'orar' queremos decir regresar". Eshkol le contestó: "Yo he dicho lo que he dicho".

Pero esta ambigüedad délfica fue, en efecto, subsanada a la semana siguiente cuando el gabinete, a instancias de Eshkol, aprobó la creación de un puesto militar avanzado (Nahal) en Kfar Etzion. Los Nahal, los puestos de avanzada de las dos décadas previas, se habían ido convirtiendo de una manera rutinaria en pocos años en asentamientos civiles. El 27 de septiembre un grupo de supervivientes y la generación de los niños, dirigidos por Porat, llegaron hasta Kfar Etzion y, con mucha fanfarria, se trasladaron hasta el campamento completamente vacío que la Legión Árabe había construido en el lugar.

El diario israelí Haaretz informó: "Un número de mujeres, viudas de los caídos [en 1948], estaban de pie a un lado y lloraban amargamente por aquellos cuyos hijos ahora habían venido a honrar viviendo de nuevo aquí". El gobierno anunció la creación de un Nahal o puesto de avanzada con un objetivo de seguridad. Pero, de hecho, Kfar Etzion había sido restablecido de nuevo  y el Bloque de Etzion había resucitado para con posterioridad abarcar a decenas de miles de colonos, aunque en esos momentos solamente se ponía en marcha. La empresa de los asentamientos de Israel en Cisjordania había comenzado.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home