Saturday, August 30, 2014

Una controvertida opinión: (Sí, Hamas es preferible a la Autoridad Palestina) - Shraga Blum - i24news



Es ciertamente difícil de escribir - y de leer - un artículo con este título cuando acabamos de salir (tal vez ...) de siete semanas de fuego casi ininterrumpido de Hamas y la Yihad Islámica. Pero, contrariamente a la opinión expresada por Avraham Burg en su último artículo, esta guerra no es "la primera guerra religiosa" entre Israel y los árabes palestinos. Y Hamas, a pesar de su fanatismo sanguinario, no es nuestro enemigo más peligroso.

Incluso si no se trata de una guerra de religión clásica, el conflicto que opone a Israel y a los árabes palestinos está basado en motivos religiosos y civilizacionales cuyo aspecto territorial no es más que una de sus expresiones, probablemente la más conveniente y la más cómoda en términos de "marketing". Cualquier tentativa de encontrar una solución duradera debe comenzar obligatoriamente con una justa comprensión de sus fundamentos, sin los cuales el resultado será similar a un vendaje aplicado sobre una herida no desinfectada. Con todas las consecuencias que se desprenden, como vimos después de los Acuerdos de Oslo.

La oposición árabe al sionismo nació mucho antes de la creación del Estado de Israel, por no hablar de antes de la Guerra de los Seis Días. Ella se tradujo en la década de 1920 en la creación artificial de un movimiento nacional "palestino" autónomo, bajo el impulso del Mufti de Jerusalén Haj Amin Al-Husseini. Toda su ideología fue extraída del Corán y de la tradición religiosa musulmana. Fue en el nombre del Islam que consagró toda su vida a la lucha contra el sionismo, fue en su nombre también que predicó un antisemitismo virulento y alentó a las primeras masacres de judíos en la Palestina del Mandato, y fue en el nombre del Islam que el Mufti se unió al nazismo y colaboró ​​activamente con Hitler. Yasser Arafat lo vio como su padre espiritual y todas las corrientes musulmanas yihadistas que castigan a la región hoy en día - Hezbollah, los Hermanos Musulmanes, Hamas, el IE - lo veneran. El que no entienda este dato fundamental no alcanza a comprender el inicio del conflicto.

Y es por eso que en función de este dato, Hamas es paradójicamente "preferible" a Fatah. Burg no estaba del todo equivocado cuando decía que Netanyahu, por razones estratégicas, "prefiere a un Hamas fuerte y a un Fatah débil", y se muestra reacio a un reforzamiento del poder de Abu Mazen tras la Operación "Margen Protector". Pero lo que Burg ve como un obstáculo y un freno a su obsesión de que Israel renuncie a Judea y Samaria, la derecha israelí lo ve como un retorno saludable de los proyectores hacia la naturaleza del conflicto. El mundo, hoy en día, cada vez se da más cuenta del aspecto político-religioso hegemónico del Islam, y de su rechazo a ver prosperar a las comunidades no musulmanas dentro de la geografía islámica. Ni hablar por lo tanto de un Estado judío.

Desde hace muchos años, se nos echa a la cara de manera simplista que "Israel debe luchar contra los extremistas de Hamas, pero a la vez y por contra debe negociar con los 'moderados' representados por la Autoridad Palestina de Abu Mazen". Ahora bien, en lo que concierne a la negativa árabe palestina a reconocer la existencia de un Estado judío, la distinción entre "extremistas" y "moderados", como la que existe entre "religiosos" y "seculares" es pura ficción. Sobre esta cuestión, el "religioso" Hamas y el "secular" Fatah son sólo dos caras de la misma moneda. El primero (Hamas) pone sus cartas sobre la mesa, mientras que el segundo (Fatah) las avanza de manera oculta y disimulada de cara a la comunidad internacional, lo que le hace mucho más peligroso. Esta división tácita del trabajo ha permitido a todos los líderes de la OLP no solamente seducir a la opinión pública internacional, sino también a la izquierda israelí, haciéndoles admitir y creer que la OLP se ve impulsada por un nacionalismo convencional, político, racional y sobre todo pragmático. Pero el análisis de sus discursos en árabe y de su sistema educativo nos muestra claramente que la oposición al sionismo entre esos que se reclaman afectos al secularismo, o incluso al marxismo, reposa en un fundamento cultural y religioso islámico que niega a un pueblo dhimmi el derecho a ser libre en su tierra una vez que ésta fue islamizada.

Es preferible afrontar a un enemigo que anuncia abiertamente su voluntad, que a un enemigo que utiliza la astucia y la mentira acerca de sus verdaderas intenciones. Los acuerdos de Oslo han querido perpetuar esta ruptura artificial entre "extremistas" y supuestos "moderados". Shimon Peres lo ha recordado recientemente diciendo estar "orgulloso de haber dividido al movimiento nacional palestino en dos campos, uno de los cuales, el de Abu Mazen, es el campo de la paz" (sic).

La táctica adoptada por Fatah consiste en producir en inglés un lenguaje audible para las opiniones públicas sensibles al discurso sobre la descolonización y la defensa de los oprimidos. Por lo tanto, y a largo plazo, la Autoridad Palestina es mucho más peligrosa para Israel que Hamas, ya que se ha involucrado y entregado a una empresa sistemática e insidiosa de deslegitimación de Israel que cubra gradualmente al planeta.

La diferencia táctica entre Hamas y Fatah se puede resumir así: ambos están convencidos de que el Islam no puede tolerar la presencia de un Estado judío en la región, independientemente de su tamaño. Mientras que el primero (Hamas) piensa y actúa sobre la base de la guerra y el terrorismo, el segundo (Fatah) piensa tácticamente en conseguirlo a través de un proceso de paz, una etapa intermedia hacia el objetivo final.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home