Friday, September 19, 2014

Andanzas y desventuras del Haaretz



De Mideast Dispatch Archive, de Tom Gross, dos noticias:
- ¿Por qué los periodistas dicen que los informes sobre el conflicto árabe-israelí son "amañados" 
La edición en inglés del Haaretz publica hoy una versión abreviada de la entrevista con el ex corresponsal de la AP en Jerusalén, Matti Friedman y conmigo, sobre la cobertura por parte de los medios de comunicación internacionales del conflicto palestino-israelí. 
Como señalé en un despacho la semana pasada, el artículo apareció originalmente en hebreo, y fue publicado el 5 de septiembre en la revista Marker (que forma parte de la edición de fin de semana del Haaretz). 
Tanto Matti Friedman como yo nos mostramos descontentos con la forma en que la edición inglesa del Haaretz tradujo parte del texto del hebreo, cambiando y matizando lo que dijimos. 
Friedman ha realizado la siguiente declaración esta mañana: "La traducción descuidada y condensada de un buen artículo en hebreo de Dafna Maor en Marker de hace 10 días, no hace ningún favor al entrevistador y/o a sus entrevistados - el matiz y el contexto se pierden, y una cita se me atribuye equivocadamente a mí. Se trata de descuido, no de deformación intencionada de contenido, pero si este tema que parecía importante ahora parece menos grave, eso sería lamentable". 
Yo añadiría también que esto no es culpa de la periodista que nos entrevistó, Dafna Maor, quien es la directora de Relaciones Externas de Marker, sino de los editores de la edición en inglés del Haaretz. 
Después de nuestras quejas (el editor de la edición en inglés del Haaretz es un “abonado” a este tipo de quejas y revisiones), el Haaretz acordó cambiar la versión en línea del artículo, pero la edición impresa quedó con la versión que tergiversa lo que dijimos. 

- El Haaretz solicita una reunión extraordinaria esta noche (14 de Septiembre) con algunas de las cientos de personas que les han comunicado no querer proseguir con su suscripción
Aunque las distorsiones fueran debidas probablemente a la falta de personal del Haaretz (el diario ha despedido recientemente alrededor de un tercio de su personal para frenar las crecientes pérdidas), también existe una gran preocupación por su excesiva y sesgada politización. 
Existe un considerable malestar entre algunos de los empleados en la edición hebrea del
Haaretz que dicen que la edición en inglés ha distorsionado sus artículos, o añadido titulares engañosos a sus artículos. 
La edición en hebreo - a pesar de tener algo más de estilo en sus escritos y escritores – también contiene muchos artículos que tratan de socavar al Estado de Israel, o bien contienen errores de hecho y de bulto, por ejemplo, ese titular que erróneamente afirmaba que la mayoría de los israelíes apoyarían un "apartheid" en determinadas circunstancias, noticia que además fue reimpresa en periódicos de todo el mundo. Como resultado, miles de israelíes han cancelado sus suscripciones con el Haaretz. 
Tanto es así, que en las últimas semanas el propietario y editor de Haaretz, Amos Schocken, ha pedido desesperadamente a varios de sus principales escritores que llamaran personalmente por teléfono a ciertos personas que han cancelado su suscripción, para  tratar de persuadirlos de que reconsideren su decisión.  
Esta misma noche se ha invitado a cientos de ex suscriptores de Haaretz que han cancelado recientemente dicha suscripción - después de 20 o 30 años de serlo – a una recepción de gala con su personal en el Museo de Tel Aviv. En ella, se dice, se servirán refrigerios especiales, se discutirá su decisión con el personal, y se les dará una visión privada al museo, en un esfuerzo por recuperarles de nuevo. 
Sin embargo, varias personas que conozco que han sido invitadas esta tarde (todas ellas situadas dentro del espectro político del centro-izquierda israelí) dicen que están tan hartas con el modo de actuar del Haaretz, tratando de pintar a Israel de la peor manera posible, que ya no quieren tener nada que ver con el diario y no van a asistir.

Enojados lectores se confrontan con los editores del Haaretz - Shimon Cohen, Gil Ronen - Arutz Sheva
Amos Shocken, el editor del diario ultra-izquierdista Haaretz, se reunió hace unos días con unos 100 antiguos lectores del periódico que cancelaron recientemente su suscripción porque estaban hartos de su contenido extremista durante la Operación Margen Protector.
El hecho que causó el mayor escándalo fue un artículo del columnista rabiosamente izquierdista Gideon Levy, en el que llamaba a los pilotos del IAF "criminales de guerra" por bombardear Gaza.
Según Itamar Baz de la web que analizas los medias The Seventh Eye, el Haaretz invitó a 300 ex descontentos lectores a la reunión, aunque solamente un tercio de los cuales participó en el evento. Allí los ex lectores señalaron a Levy, así como a otros escritores conocidos por sus opiniones radicales: Uri Misgav, Rogel Alpher, Ari Shavit (¿¿??), Nehemia Strasler y Amos Harel (¿¿??).
Shocken habría dicho a los ex lectores que el Haaretz escribe sobre las relaciones entre israelíes y palestinos como "parte de una serie de luchas por el carácter del país, y que están destinadas a generar una sociedad más justa e ilustrada". "Una suscriptora del Haaretz", explicó Shocken, "es también una inversión en una póliza de seguro con respecto a la dirección a la que Israel debe dirigirse".
Shocken insistió en que Haaretz es un diario sionista que apoya la existencia de Israel como país judío y democrático.
El editor en jefe del diario, Aluf Benn, explicó la necesidad del equipo de redacción de "mostrar la otra cara" del conflicto de Gaza, argumentando que "cuando usted dice que tantas personas fueron heridas o asesinadas en Gaza, lo hace no determinando la responsabilidad moral... simplemente es lo que pasó. Si lo llevamos a la página 17 no seremos más justos o apoyaremos más al IDF. Si lo hicieramos así, estaríamos dando a nuestros lectores un pobre servicio. Sería como describir un partido de fútbol relatando solamente las acciones de un equipo, y no la historia que tuvo lugar allí".
Benn también dijo que el Haaretz decidió no publicar un artículo que comparaba a los palestinos con los rebeldes del Gueto de Varsovia.
Según Baz, David On, uno de los ex suscriptores, pidió a los editores que explicaran donde tenían establecidas sus líneas rojas. "Si, por ejemplo, Ismail Haniyeh (líder de Hamas) quiere publicar un artículo en el que explica por qué Israel debe ser aniquilado, ¿lo permitirán y publicarán en nombre de la democracia? ¿En qué momento van a decir 'ya no más' ?
"¿Qué tienen ustedes contra nuestros maravillosos pilotos? Hablen ustedes en contra de sus mandos o en contra de la jerarquía política", continuó, "¿pero qué tienen ustedes en contra de muchachos de 22 años sentados en el asiento de los pilotos y cumpliendo con lo que se les pide?¿Hacen el mal? ¿Son unos asesinos?"
Sus preguntas fueron recibidos con aplausos.
La descripción que realiza The Seventh Eye indica que la reunión se convirtió en tormentosa y, finalmente, los participantes empezaron a desfilar lentamente.


Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home