Wednesday, October 22, 2014

Ha llegado el momento de abordar la cuestión de los refugiados palestinos - Adi Schwartz - i24news



Los palestinos rechazarán masivamente cualquier acuerdo de paz que no conceda a cada uno de los 5 millones de personas registradas como "refugiados palestinos" (los pocos de miles de refugiados que aún sobreviven y sus millonarios descendientes) elegir establecerse en Israel. Considerar esta solicitud como un mero punto objeto de negociación - tal como lo hace la mayoría de la comunidad involucrada en las negociaciones de paz - no es solamente una ilusión, sino una mala interpretación de las verdaderas aspiraciones palestinas. Peor aún, renunciar a esta demanda daría lugar a una revuelta violenta o a la muerte política y física del liderazgo político palestino.

Esta es, en esencia, la conclusión de un nuevo informe elaborado por la organización no gubernamental, el Grupo Internacional de Crisis, obtenida al abordar la importancia de la cuestión de los refugiados palestinos.

Mientras que el discurso sobre la paz se centra en los asentamientos israelíes en la Ribera Occidental y en las disposiciones de seguridad, ha existido poca discusión sobre la necesidad de encontrar una solución satisfactoria al problema de los refugiados. Dada la importancia del tema en la psique colectiva palestina, este silencio es muy desconcertante.

Según los autores, el enfoque que ha guiado las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos desde 1991 consistía en aplazar una cuestión que se vuelve cada vez más difícil. Sin embargo, escriben, "el liderazgo palestino será capaz de negociar un acuerdo sólo si se gana el apoyo o al menos la aquiescencia de los refugiados".  En lugar del habitual mantra de que "todo el mundo sabe en que consistirá aproximadamente el acuerdo de paz", los autores del informe advierten que la actual forma de afrontar la cuestión de los refugiados es una receta para el fracaso y conducirá a socavar la solución de dos estados para dos pueblos.

El problema de los refugiados palestinos nació después de la guerra árabe-israelí de 1947-48, cuando los gobiernos árabes decidieron dejar que la situación de los refugiados palestinos se gangrenara en los campos de refugiados para ser así utilizada como una herramienta política con la que dañar a Israel, negándose por lo tanto a reasentarlos fuera de esos campamentos. Debido a esto, el número de "refugiados palestinos" registrados ha aumentado de 750.000 en 1948 a cinco millones en la actualidad.

Los negociadores palestinos siempre han insistido en que los refugiados de 1948 y sus descendientes deben tener la oportunidad de venir a Israel y vivir en las ciudades y pueblos de donde eran originarios sus antepasados. Israel, con el apoyo de Estados Unidos y Europa, se niega a aceptar tal solicitud ya que perturbaría la demografía del país mediante la reducción de su mayoría judía. Hay "significativas inconsistencias entre el enfoque de los palestinos de la cuestión de los refugiados y el paradigma de dos estados (para dos pueblos)", afirma el informe.

Un asesor del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, dijo a los autores que "incluso con grandes concesiones por parte de Israel, los palestinos no aceptarán un acuerdo que no prevea que los refugiados tengan la opción de instalarse donde quieran, incluido Israel". Sin embargo, señalan los autores, los mediadores y negociadores extranjeros no toman esta afirmación en serio y están convencidos de que en realidad se trata de una moneda de cambio que utilizan los palestinos.

Aún más alarmante es lo que los autores encontraron cuando se reunieron con los residentes de esos campamentos y en las ciudades de la Ribera Occidental y la Franja de Gaza, “donde las opiniones parece que podrían ser más flexibles" que en otros lugares. "Esta es una exageración", dicen los autores, "cuando lo que es común entre los palestinos es afirmar que ningún líder palestino podría ganarse el apoyo popular para un acuerdo si no concede a cada refugiado la posibilidad de elegir donde quiere residir, incluso en Israel", escriben los autores.

Muchos palestinos predicen que esto provocará un estallido de violencia. Un joven líder de un campo de refugiados les dijo en una entrevista que “Abbas no sería capaz de poner un pie en Palestina después de la firma de un tal acuerdo... Incluso si se fuga a Amman, allí sería asesinado". Una proporción significativa de los encuestados dijo que apoyaría el asesinato de miembros de la dirección política palestina si renuncian a esa demanda.

El informe llega a la conclusión de que aún queda mucho trabajo por hacer en el lado palestino para cambiar este enfoque tan intransigente e irrealista. Los autores sugieren poner en marcha un debate público sobre las prioridades nacionales y las oportunidades entre los palestinos, a sabiendas de que Israel nunca dará a los refugiados la opción de establecerse en Israel. También recomiendan una "estrategia de desarrollo para los refugiados que mejore las condiciones de vida en los campamentos de refugiados". Sin embargo, mantener en la indigencia a los refugiados se ha considerado hasta ahora como la "única manera de mantener su identidad".

Einat Wilf, una ex miembro de la Knesset del partido Laborista y una de las pocas figuras públicas israelíes que abordan la cuestión de los refugiados, acogió con satisfacción el informe y dijo que "si bien los diplomáticos occidentales están dispuestos a lograr una paz entre Israel y los palestinos, deberían darse cuenta de que el problema de los refugiados no es el más fácil, sino con mucho, y dentro del orden del día, el problema más difícil".

El reciente fracaso de las negociaciones debería ser una oportunidad para revaluar todo el proceso de paz. Sería bueno para los negociadores leer el informe y aplicar sus conclusiones. Más que nada, es hora de que la cuestión de los refugiados, que está en el corazón del conflicto, entre en el orden del día y no se posponga a una fecha posterior.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home