Saturday, January 31, 2015

Cuando los judíos liberales americanos se vuelven locos - Dror Eydar - Israel Hayom



1.- El periodista judío-estadounidense Jeffrey Goldberg apunta contra el primer ministro israeli Benjamin Netanyahu, y de inmediato es citado por múltiples publicaciones como si dijera algo revolucionario que nunca se ha dicho antes. Netanyahu trata de convencer al Congreso de los Estados Unidos de una intensificación de las sanciones contra Irán, a despecho de la opinión del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y ​​que los funcionarios de la Casa Blanca y sus medios de comunicación liberales que parecen haberse vuelto locos.

Cuando se trata de Irán, al igual que con respecto a los palestinos, la raíz del problema es si usted cree realmente al otro lado. Y Netanyahu no los cree, y tampoco lo hacen la mayoría de los ciudadanos de Israel. La falta de fe no es una cosa personal, sino que se basa en la experiencia y en un estudio empírico a largo plazo que hemos llevado a cabo en el laboratorio del "proceso de paz". Los estadounidenses también son bienvenidos a mirar hacia atrás en la historia de las negociaciones con Irán y ver por sí mismos a los que les han llevado por mal camino.

Goldberg afirma que desde el momento que Israel es el socio menor, no tiene más remedio que aceptar los dictados de los Estados Unidos con el fin de mantener una relación estable. Bueno, es cierto que en ciertos aspectos Israel depende de los EEUU, pero esta relación está lejos de ser feudal. En una situación en la que los intereses existenciales de Israel entren en juego, un líder israelí decente optará para proteger los intereses de Israel en lugar de preservar las relaciones cordiales con los EEUU.

Netanyahu está preocupado por si Obama firma un mal acuerdo con Irán, y Goldberg sugiere que debería haber iniciado un diálogo discreto con el presidente de Estados Unidos para influir en su pensamiento. Guauu. Qué gran consejo. Pero los puntos de vista de estos hombres de Estado sobre la respuesta de Occidente al Islam global, y específicamente al Islam radical, no podían ser más diferentes. En primer lugar, Obama se niega a reconocer la existencia del terrorismo islamista, y parece que él no cree que Irán pueda cumplir sus amenazas. Él analiza la amenaza islamista con conceptos racionales como el balance de la disuasión, el costo / beneficio y los intereses lógicos. Netanyahu, por su parte, ve las cosas de una manera muy diferente. Puesto que él es responsable de proteger la supervivencia de Israel en un ambiente lleno de población hostil, no puede darse el lujo de asumir que Irán pueda seguir adelante con su amenaza de usar una bomba nuclear. A sus ojos, el acuerdo con los iraníes es una cosa terrible. Para él, la única solución viable es la erradicación total e irreversible de la opción nuclear.

2.- Goldberg sugiere que Netanyahu haga un trueque con Obama. ¿Cómo? Pues "trabajando con Obama en temas de interés para los Estados Unidos (como el avance en el proceso de paz entre israelíes y palestinos, por ejemplo, tomando la iniciativa una vez más y siendo más y más flexible), con el fin de hacer que la parte americana entienda que su gobierno está interesado en dar, no sólo en tomar".

Así que Netanyahu no cree a los iraníes, y Goldberg, al igual que muchos en la izquierda, no cree que Israel quiera verdaderamente la paz. Los judíos pues son culpables. Resulta que todavía no hemos alcanzado nuestra cuota de locura corriendo alrededor de la banda de Ramallah, cuyos miembros nunca han mostrado ningún indicio de que realmente quieren resolver el conflicto.

Pero el argumento es mucho más profundo: ¿Acaso lo que Goldberg y sus secuaces están diciendo en realidad es que Israel tiene que tragar por un lado y dejarse atacar, con el fin de poder salvarse a sí mismo del otro? Porque esa es la verdad. A la luz de la gran experiencia que hemos acumulado y de los enormes cambios geopolíticos que acontecen en el Islam y en el Oriente Medio, bajo el actual conjunto de circunstancias un Estado palestino sería apenas una "bomba nuclear menor" para Israel de lo que representa un Irán nuclear.

En cualquier caso, Goldberg da por sentado que toda la culpa procede de Netanyahu, quien ha optado al parecer por destruir la relación con Obama. Tal como lo describe, la Casa Blanca se ha sentido insultada y poco respetada por Netanyahu (Goldberg olvida mencionar que Netanyahu fue humillado por Obama en sus primeras reuniones). Pero cuando tu casa se enfrenta a una amenaza existencial, a veces es preciso renunciar a las reglas de etiqueta y llamar a todas las puertas.

La historia nos enseña que a veces es imprescindible violar las reglas tradicionales de protocolo, precisamente con el fin de preservar la tradición. Esa es la forma en que se llegó a la Mishná. Fue escrita en el siglo II a pesar de una tradición de siglos que prohibía la escritura de la Torah oral. Por cierto, John Boehner, el presidente del Congreso afirma que la Casa Blanca fue notificada con antelación sobre la invitación a Netanyahu.

Pero Goldberg sigue atacando a Netanyahu con el argumento de que la legislación adicional (de sanciones) contra Irán es "superflua", porque "sólo el líder iraní más obtuso dejaría de darse cuenta de que un fallo en el proceso de negociaciones llevaría a más sanciones". ¿En qué está basando esta suposición? Los iraníes no han hecho más que ganar tiempo, y una vez que tengan la bomba, ¿de qué van a servir las sanciones? Occidente no sabe cómo negociar con Irán, al igual que la izquierda israelí y mundial no sabe cómo hacer frente a las organizaciones terroristas y a las naciones que las financian. Neville Chamberlain no fue un fenómeno único en la historia, hay quienes continúan su trabajo.

Los iraníes parecen ser más sofisticados que los representantes de Occidente. Dicen cosas simples, pero la actitud liberal de toda la vida hacia los demás, sea como sea, y especialmente hacia el Oriente Medio Oriente, no hace más que complicar las cosas. La castración que representan para la percepción occidental las reglas de la corrección política, y la crítica ofrecida por Edward Said en su libro "Orientalismo", que fue ampliamente adoptada por los liberales occidentales, ha provocado que Occidente haya olvidado cómo negociar al modo de los iraníes . Los iraníes están guiados por una fe irracional que la manera occidental de pensar es incapaz de comprender.

3.- Pero lo peor del artículo de Goldberg es el libelo de sangre que sugiere que Netanyahu le dijo a su gente que ya había "dado de baja" a Obama (por su próxima salida de la presidencia). Qué gran intento el de Goldberg el de revolver las cosas, tratando de ganarse favores como un mezquino y buen judío de corte. Goldberg puede decir lo que quiera acerca de la administración. Estoy seguro de que Netanyahu nunca dijo tal cosa. Goldberg no lo oyó directamente de Netanyahu, pero aún así ha optado por publicar la cita calumnioso como verdadera, y luego tiene el descaro de predicar. Debido a que sólo Goldberg y su pandilla de charlatanes liberales comprenden la delicadeza y la complejidad de las relaciones entre Israel y los Estados Unidos. Netanyahu necesita aprender de Goldberg. Increíble.

Goldberg afirma que la apelación de Netanyahu ante el Congreso socavará el apoyo bipartidista a Israel, porque sería enfrentar a los demócratas contra Netanyahu. No necesariamente. Los miembros del Congreso son capaces de distinguir entre su aliado - Israel - y tal o cual líder. En el peor de los casos, atacarán a Netanyahu personalmente (tal como lo están haciendo ahora, especialmente sus esbirros en los medias). En cualquier caso, no se verá perjudicado el abrumador apoyo de Israel, tal como cada encuesta de opinión nos sugiere.

Pero las cosas son un poco más complicadas que eso. Lo que más irrita a Goldberg no es la preocupación de que Israel vaya a perder el apoyo de parte de los Estados Unidos, sino otra cosa: que Netanyahu está poniendo a los judíos liberales norteamericanos en la incómoda posición de tener que elegir entre Netanyahu y Obama. Voy a hacer que sea más fácil para usted, Mr. Goldberg: siéntase libre de elegir a Obama.

Después del establecimiento del Estado judío, usted ha decidido permanecer en la diáspora. Ese es su derecho. Pero el Estado de Israel se enfrenta a un grave peligro, y todo lo que le preocupa es que usted no se siente cómodo como judío liberal americano.

La idea de la doble lealtad se ha incrustado en la historia de nuestro pueblo desde hace muchos años. El comportamiento de críticos como Goldberg, Thomas Friedman, Peter Beinart y otros, es una reminiscencia de la conducta de los judíos de Alemania en los siglos XIX y XX. Entonces, también el sionismo se interpuso en su camino de asimilación e integración en la sociedad alemana, porque el sionismo les identificaba no como pertenecientes a Alemania, sino a su antigua patria. ¿Quién dice que la historia no tiene un sentido irónico?

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home