Friday, January 16, 2015

¿Por qué el New YorkTimes no se preocupa por los judíos europeos? Solicita únicamente testimonios de acoso y violencia contra los musulmanes - Liel Leibovitz - Tablet


- ¿Has visto esto? Un islamista irrumpe en una escuela judía de Europa y asesina a tres alumnos y a un rabino mientras grita Aláh es grande.
- Oh, Dios mío, eso es terrible.
- Guau...
- Yo espero que la policía esté protegiendo a los musulmanes del incremento de la islamofobia.
- Yo también.


En algún momento de ayer, el Times cambió el titular de la sección "Comparta su experiencia como musulmán en Europa" por "Comparta su experiencia después de los atentados de París". A partir de las 17:20 del jueves, el texto del artículo emitía el mismo llamamiento, de estar dirigido inicialmente a los musulmanes, a todos los europeos en general.

A raíz de los atentados de París de la semana pasada, el New York Times se ha interesado comprensiblemente por escuchar las experiencias de las minorías en Europa durante estos días. Eso es digno de elogio. Se trata solamente de ese tipo de periodismo que arroja luz sobre la vida cotidiana de las personas que se enfrentan a la adversidad en el mundo entero. Es importante, informativo y perspicaz, y lo aplaudimos, y lo leemos con ganas.

Pero alto ahí. En realidad, el NYTimes está única y obsesivamente interesado en las experiencias de un único grupo minoritario en Europa: los musulmanes.

Para tal fin, el diario ha hecho un llamamiento a sus lectores musulmanes en el extranjero para que compartan sus experiencias. "Los ataques mortales acontecidos en París en la sede del Charlie Hebdo, un semanario satírico francés que satirizó al Islam, y en una tienda de comestibles kosher, han intensificado las tensiones en Europa donde una creciente radicalización de los jóvenes musulmanes parece coincidir con un creciente sentimiento anti-islámico".

Es difícil de entender la permanente obsesión del diario, en sus encuestas y en su página editorial, con la amenaza mortal de la "islamofobia", un dudoso término que agrupa los crímenes reales con los crímenes de pensamiento, por ejemplo la reimpresión de la portada de Charlie Hebdo, y todo ello cuando las personas que están siendo acosadas, golpeadas y asesinadas en Europa en estos días son en gran medida judías. Y esto es especialmente cierto cuando las personas que realizan esos acosos y provocan esas violencias y asesinatos son islamistas.

Mientras que ninguna persona sensata e inteligente confunde a los islamistas radicales con la mayoría de los musulmanes que viven en Europa o en otros lugares, eso no quiere decir que los islamistas radicales no sean unos fanáticos violentos que están matando a la gente, o que los judíos no sean objetivos especiales del fanatismo ideológico de esos islamistas. Convertir a los musulmanes en las auténticas víctimas de esta ola de ataques violentos obra de islamistas - cuando en ningún momento les ha tenido como blancos, y esperemos que eso nunca suceda -, es el tipo de sustitución que el NYTimes aparentemente considera como la versión más políticamente correcta de la muy desagradable realidad que se vive actualmente en las calles de Europa. Pero hacer eso mientras las auténticas víctimas de la última ronda de asesinatos islamistas siguen siendo lloradas por sus familias, resulta francamente feo.

Resulta penoso tener que repetir al NYTimes que el trabajo básico de cualquier gran diario no es censurar la realidad - negándose a imprimir la portada del Charlie Hebdo e ignorando el hecho de que en gran medida las víctimas son judías -, ni sustituir a las auténticas víctimas por unas supuestas y potenciales víctimas, los musulmanes europeos. La verdad debe relatarse sin temor ni favores. Sin embargo, a pesar de la conducta nociva de sus editores, el NYTimes sigue empleando a algunos de los más grandes periodistas en el mundo. Así que, ¿por qué no dejar que ellos hagan su trabajo?

Si los principales objetivos de la violencia racial y religiosa en Francia, Gran Bretaña, Suecia y otros países europeos son los judíos, a pesar del tamaño relativamente pequeño de esas comunidades judías, ¿por qué al NYTimes no le interesa que los judíos europeos compartan sus sentimientos?

Con los ataques antisemitas en Francia al alza en un 90% en el 2014, y con los judíos franceses siendo víctimas de todo tipo de violencias, desde ataques a las sinagogas a violaciones brutales y asesinatos, ¿no debería por ello mismo estar el NYTimes más interesado en sus historias? ¿Acaso no debería este diario prestar más atención al incremento del nivel de la violencia antisemita que sufren los judíos de Gran Bretaña, donde solamente en julio pasado hubo 302 incidentes antisemitas, 21 de ellos ataques violentos?

Que el NYTimes sólo se preocupe por las experiencias de los musulmanes, especialmente cuando los incidentes violentos contra los musulmanes, incluso a raíz de los atentados de París, permanecen como hechos más bien aislados, resulta bastante alucinante.

Esto ya no se trata de un sesgo de carácter moderado que se incrusta inevitablemente en toda empresa humana. Más bien se trata de una omisión deliberada que sugiere que, en lo que se refiere al NYTimes, “los judíos no pueden ser las víctimas, inclusive en Europa”. Y esa idea, pura y simple, es intolerancia.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home