Saturday, February 07, 2015

¿Quién está detrás del creciente antisemitismo en Italia? - Yair Rosenberg - Tablet



Mucho antes de que Israel fuera a la guerra en Gaza y de los arrebatos antisemitas que siguieron en las calles de Europa, los judíos de Italia ya estaban diciendo a los investigadores que cada vez más se encontraban bajo ataque. Un nuevo estudio del Institute for Jewish Policy Research (IJPR), basado en los datos recogidos a través de 2012, encuentra que más de dos tercios de los judíos de Italia informan de un aumento en el antisemitismo. Estos resultados concuerdan con estudios similares en el resto de Europa, sobre todo uno elaborado por la Agencia Europea de Derechos Fundamentales en 2013, que encontraba que el 76% de los judíos europeos percibía como el antisemitismo había empeorado en los últimos cinco años.

Pero los resultados también difieren en los países de Europa de una forma importante. Considerando que los estudios realizados en estados como Francia han descubierto que el antisemitismo reside predominantemente entre la población musulmana, el informe realizado sobre Italia por el IJPR indicaba que los musulmanes jugaban solamente un pequeño papel en el creciente sentimiento anti-judío en Italia. En cambio, los encuestados señalaban a un culpable diferente: a la izquierda italiana. Este impresionante contraste se puede ver en la siguiente tabla:

Un total del 43% de los judíos italianos dijo que percibían que el acoso o los abusos (generalmente verbales) antisemitas provenían de aquellos con una "visión política de izquierdas", mientras que un 29% afirmaba que la violencia antisemita provenía de la misma fuente. Por el contrario, esos números eran solamente del 16% y el 17% respectivamente para aquellos con una "visión islamista", mientras que los que tenían una "vista ideológica de derechas" representaban el 23% en lo referente a los acosos antisemitas, y un 32% para la violencia anti-judía que se les atribuía.

Estos resultados ponen de relieve una realidad fundamental que debe ser reconocida urgentemente si se quiere detener el resurgimiento del antisemitismo en Europa: que el odio a los judíos no se deriva de ningún grupo en particular, ya fueran musulmanes, de extrema derecha o de extrema izquierda. En cambio, el antisemitismo hunde sus raíces en muchas fuentes diversas.

Aparentemente, estos diferentes grupos podrían parecen tener poco en común, pero el antisemitismo siempre ha derivado su potencia de su capacidad para que cosmovisiones totalmente opuestas aprueben su despreciable y conspiradora empresa. Esta es la razón por la que los judíos han sido culpados por todo, desde las depredaciones del capitalismo a los males del comunismo. De hecho, el antisemitismo nunca habría logrado su impresionante influencia en Europa si no fuera por su capacidad de forjar coaliciones a través de las líneas ideológicas y religiosas.

Echarle la culpa a un grupo político o a una comunidad europea por el aumento del antisemitismo, representa por lo tanto una forma de evitar el problema. Es una excusa y no una contabilización honesta. Después de todo, es fácil para la extrema derecha culpar a los musulmanes e izquierdistas del aumento del antisemitismo, así como es fácil para la izquierda radical achacarlo a la derecha reaccionaria. Pero la verdad es que cada una de estas comunidades es en parte responsable del problema, y ​​cada una de ellas tiene la responsabilidad de erradicarlo dentro de sí mismos.

Sólo cuando los europeos dejen de señalar con el dedo a los demás y empiecen a mirarse a si mismos van a tener una oportunidad de controlar este prejuicio que ha permanecido durante tanto tiempo su continente.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home